Translate

jueves, 8 de octubre de 2020

PENSAR EN EL OTRO, PERO ¿CÓMO?


5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.
6 Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.
7 Luego, después de esto, dijo a los discípulos: Vamos a Judea otra vez.
JUAN 11:5-7

Mis hermanos y hermanas, este mensaje es realmente importante. El Señor me lo ha dado para compartirlo con su iglesia, para nuestra edificación.
Uno puede, y debe, tener el deseo de "pensar en el otro", pero ¡cómo hacerlo correctamente!

Podemos creer que leyendo la biblia encontraremos la forma correcta de aplicar el "pensar en el otro", lo cual no es otra cosa que amar. Y es cierto, pero no de manera tan directa como podemos suponer. ¿Cómo es esto?
Si releemos el pasaje bíblico arriba podremos ver un detalle que tal vez haya pasado por alto. El mensaje dice que Jesús amaba a Lázaro y a sus hermanas, pero que aún así al enterarse que estaba enfermo decidió quedarse dos días mas en lugar en el que estaba. ¿Por qué?

Claramente las Escrituras, antes de decir que el Señor se quedó dos días mas al enterarse de la enfermedad de Lázaro, nos dice que Jesús lo amaba a él y a sus hermanas; para dejarnos claro que el amor era lo que en este caso lo llevo a no salir corriendo a ver a su amigo. Pues había un tiempo específico y un propósito el cual debía cumplirse para Gloria de Dios y para que la gente crea; y Jesús lo sabía. Lo sabía porque vivía en comunión con el Padre en ORACIÓN. Sin oración la lectura de las Escrituras no es suficiente para saber como actuar en cada situación.

El propósito era la confirmación de que Jesús es LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA, regresando a la vida a una persona con ya 4 días de muerto.

A veces la forma de actuar ante una circunstancia nos puede parecer obvia, pero JAMÁS DEBEMOS MOVERNOS O QUEDARNOS QUIETOS SIN CONSULTAR ANTES A DIOS.


8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.
ISAÍAS 55:8-9

Hay una cosa que he aprendido o clarificado en estos días mis hermanos, y es la siguiente: para poder aplicar el amor de Dios correctamente lo mas importante, lo primero, es la OBEDIENCIA.
Iglesia de Cristo, nuestra tarea ni siquiera es realmente "pensar" sino "obedecer". Si tan solo obedeciéramos a Dios (pues la obediencia es la señal de una fe verdadera) cumpliríamos sin errar en aplicar correctamente el amar, el pensar en el otro.
Y para poder obedecer necesitamos CONOCER SU VOLUNTAD, PASANDO TIEMPO CON DIOS EN ORACIÓN; así como nuestro Señor Jesús nos dejó ejemplo orando en todo tiempo y antes de tomar cualquier decisión. 

No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.
JUAN 5:30

12 En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.
13 Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles:
LUCAS 6:12-13


AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, LA VIDA DE UN CRISTIANO NO SE BASA REALMENTE EN PENSAR POR NUESTRA CUENTA, SINO EN OBEDECER AL SEÑOR; PUES ESTA ES LA ÚNICA MANERA DE PODER OBRAR CORRECTAMENTE EN CADA SITUACIÓN. ASÍ COMO ABRAHAM NO PENSÓ LO QUE ERA MEJOR, SINO QUE SIMPLEMENTE CREYÓ A DIOS, Y OBEDECIÓ.



Si quieres ser hijo de Dios es necesario dar un primer paso. Invita al Señor Jesús a tomar el control de tu vida con tus propias palabras. Aquí tienes una guía con lo esencial como confesión de FE (Romanos 10:9)

    “Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”. 

Si ya lo hiciste, te bendecimos y ¡Bienvenido a la familia de Jesús! Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



JESUCRISTOESLAVIDA.COM

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Favor de dejar sus comentarios para edificación de la iglesia de Cristo