Translate

domingo, 31 de enero de 2016

¿SOLO LOS BAUTIZADOS PUEDEN PARTICIPAR DE LA SANTA CENA O CENA DEL SEÑOR? Enseñanza.

Amada iglesia de Jesucristo debemos ser cuidadosos en hacer todo conforme a los mandamientos de Dios, pues se trata del destino eterno de las almas y no de algo perecedero de esta tierra.


Para poder comprender esto, primero debemos saber y entender que significa o cual es el significado de cada uno de estos dos simbolismos; el por qué de cada uno de ellos:


BAUTISMO

El bautismo es un mandamiento de Dios que debe hacerse, pues nuestro Señor Jesús lo dejó bien en claro cuando Él mismo, siendo sin pecado, se bautizó para dejarnos ejemplo.

La Palabra “BAUTISMO” significa inmersión, consiste en sumergir todo el cuerpo en agua por un instante, y simboliza la muerte de la vieja persona, con su antigua manera de vivir conforme a la carne, y el nacimiento de una nueva criatura que vivirá conforme al Espíritu. Pues así como Cristo murió y resucitó cargando en Él todos nuestros pecados, así nosotros morimos con Él, morimos al pecado y nacemos en Cristo Jesús.

Veamos los pasajes bíblicos:

Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados.

MARCOS 1:4

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

ROMANOS 6:4

sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

COLOSENSES 2:12

un Señor, una fe, un bautismo,

EFESIOS 4:5

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

GÁLATAS 2:20

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

MARCOS 16:16


SANTA CENA O CENA DEL SEÑOR:

La Santa Cena es un mandamiento de Dios en el que recordamos la muerte y resurrección del Señor hasta que Él venga de nuevo a buscarnos.

Al comer del pan y beber de la copa, estamos comiendo del cuerpo de Cristo y bebiendo Su sangre, que fue derramada confirmando el NUEVO PACTO, en el cual el perdón de los pecados es por medio de la sangre del Señor Jesucristo derramada en Su muerte a favor de todos los que le reciben como Señor y Salvador de sus vidas y han nacido de nuevo a través del bautismo; estamos participando como parte del Cuerpo del Señor, que es la Iglesia de Cristo. Y estamos participando teniendo plena conciencia y discernimiento de lo que estamos haciendo; porque si no fuese así, la Palabra del Señor dice que el participare de la Santa Cena sin discernir lo que está haciendo juicio come y bebe para sí mismo.

Es importante decir que la Santa Cena se hizo justo el día de la pascua judía. Porque la pascua judía recuerda el día en que el pueblo de Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto. “Nuestra pascua”, que es Jesucristo, simbolizada en la Santa Cena, es nuestra liberación de la esclavitud del pecado a través de Su sacrificio, de Su muerte y resurrección, esto es para todos los que le recibieron como Señor y Salvador y han nacido de nuevo (bautismo), como ya lo hemos explicado antes.

Veamos los versículos bíblicos:

El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua?

26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

MATEO 26:17,26-29

19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

LUCAS 22:19-20

24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

1 CORINTIOS 11:24-26

27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

32 mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

1 CORINTIOS 11:27-32


¿CUÁNDO SE TOMA LA SANTA CENA INDIGNAMENTE?

Al ser la Santa Cena la identificación misma con el Señor de que somos parte de Su Cuerpo, de Su Iglesia, participamos de ella indignamente cuando nos comportamos contrariamente a la Voluntad del Señor sin un VERDADERO ARREPENTIMIENTO antes de participar.

Por ejemplo, cuando no hemos perdonado toda ofensa, cuando nos comportamos egoístamente sin pensar en la necesidad del otro, cuando vivimos de manera hipócrita para con Dios; básicamente cuando no hemos hecho un cambio verdadero en nuestro corazón de que QUEREMOS Y NOS ESFORZAMOS por vivir como al Señor le agrada, conforme a su Nuevo Pacto, al Evangelio del Señor.


CONCLUSIÓN:

ENTONCES ¿LOS NO BAUTIZADOS PUEDEN PARTICIPAR DE LA CENA DEL SEÑOR?

NO. Ni tampoco nadie que no tenga en su corazón el arrepentimiento sincero de sus pecados, y deseo sincero de comportarse como un hijo de Dios.

Y si alguien que no se esfuerza por vivir como a Dios le agrada con arrepentimiento sincero no puede participar de la Santa Cena, ¿cuánto menos podrá participar alguien que ni siquiera ha tomado la decisión de dejar la vieja manera de vivir atrás para vivir como le agrada a Dios, conforme al Espíritu, a través del Bautismo?


LOS QUE NO HAN NACIDO DE NUEVO NO PARTICIPAN DE LA SALVACIÓN, NO HAN SIDO LIBRES TODAVÍA, POR TANTO LOS NO BAUTIZADOS NO DEBEN PARTICIPAR DE LA SANTA CENA, YA QUE NO SON PARTE DEL CUERPO DE CRISTO, PUES EN SU CUERPO NO PUEDE HABER PERSONAS MANCHADAS POR EL PECADO, Y ALGUIEN QUE NO HA SIDO BAUTIZADO TODAVÍA NI SIQUIERA HA MANIFESTADO LA VOLUNTAD DE SER LIMPIADO POR LA SANGRE DEL SEÑOR JESUCRISTO. SIN MUERTE NO HAY NUEVO NACIMIENTO.
EN LA OBEDIENCIA ESTÁ LA BENDICIÓN.


7 Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: !!Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?

8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,

MATEO 3:7-8

14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,

16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?

17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?

21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?

23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?

26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

SANTIAGO 2:14-26


EPÍLOGO

Amada Iglesia de Cristo, la Venida de nuestro Señor está cerca, y debemos estar preparados para irnos con Él.

TODO LO PODEMOS EN CRISTO QUE NOS FORTALECE!

Perdona toda ofensa y vive como a Dios le agrada, porque la Salvación es personal, y debes ser canal de bendición para Salvación de tu familia y de los que el Señor ponga en tu camino.

SI ASI LO HACEMOS EL SEÑOR NOS PROMETE ESTAR CON NOSOTROS TODOS LOS DÍAS HASTA EL FIN.


SIGUE FIRME Y NO DESMAYES, BATALLA CONTRA EL PECADO TODOS LOS DÍAS Y NO OBEDEZCAS A TU CORAZÓN SINO AL ESPÍRITU SANTO DEL SEÑOR.

AMÉN.
PAZ, SHALOM.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)


“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA
WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM