Translate

martes, 7 de abril de 2015

MI PUEBLO NO OYÓ MI VOZ

11   Pero mi pueblo no oyó mi voz,
 E Israel no me quiso a mí.
        12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;
        Caminaron en sus propios consejos.


SALMO 81:11-12


Amada Iglesia del Señor, Dios es Amor y Misericordia, pero también llega el día en que la dureza del corazón de Su Pueblo le cansa (no por cansancio de la carne porque Él es Espíritu sino por Justicia) y toma decisiones como esta, de dejar que el pueblo haga conforme a su propia voluntad. Esto es lo peor que nos puede pasar, porque la sabiduría humana está muy lejos de la Sabiduría Divina.

Amados hermanos, nuestro Dios tiene muchas promesas de bendiciones para Su Pueblo, pero no para un pueblo rebelde y contradictor, sino para un pueblo Obediente, Santo, Humilde de corazón y Manso a la Voz de Su Padre Celestial.

Muchas veces hay hermanos que reclaman a Dios que cumpla sus promesas, con un alto grado de soberbia, sin poder reconocer siquiera que son desobedientes y que es por eso que no reciben las bendiciones del Señor. Amados, cuando somos sordos a la Voz de Dios es demasiado pretender encima que nos bendiga, como si fuésemos hijos Obedientes.

Amados, hay quienes caminan bajo sus propios consejos, son sus propios pastores, ya que no escuchan ningún consejo, ya que se creen mas sabios que los Siervos de Dios, e incluso que Dios mismo; pues los Siervos del Señor aconsejamos conforme a la Palabra de Dios, por tanto los consejos no son nuestros, sino de nuestro Padre Celestial y es a Su Voz que no oyen, no a la nuestra, es al Señor a quien desechan, no a nosotros.

Lo peor que se puede hacer es menospreciar los consejos de nuestro Padre y creer que es mejor hacer lo que nosotros pensamos, porque esto es soberbia, altivez de espíritu y falta de fe; y nada nos aleja mas del Señor que estas cosas.

Amados hermanos, quien no oye a Dios es todo aquel que menosprecia Sus consejos, que no obedece a Sus Mandamientos; y el Señor dice que quien no le obedece, no le ama. Quien dice amar a Dios y no obedece Su Palabra, el tal es un mentiroso y los mentirosos no entrarán al Reino de los Cielos.

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

JUAN 14:21-24

Quien camina bajo sus propios consejos irá de tropiezo en tropiezo, de mal en peor, de error en error, y lo que es peor, andará solo, sin el respaldo del Altísimo; pues nuestro Padre acompaña y bendice a los hijos obedientes, no a los hijos de desobediencia.

Hermano, si no obedeces al Pastor que Dios te puso, no obedeces a Dios porque ÉL dice en Su Palabra “Obedeced a vuestros pastores” (Hebreos 13:17). Si haces esto, entonces, tú eres tu propio pastor, sigues tus propios consejos y a menos que te arrepientas sigues el camino del pueblo de Israel, 40 años en el desierto y los rebeldes perecieron en el, nunca salieron.

SI QUIERES SALIR DEL DESIERTO Y NO PERECER EN EL, DISPÓN TU CORAZÓN A OBEDECER A LOS MANDAMIENTOS DEL DIOS ALTÍSIMO, DEJA QUE EL BUEN PASTOR GUÍE TUS PASOS Y NO CAMINES MAS CONFORME A TUS PROPIOS CONSEJOS, APOYADO EN TU PROPIA PRUDENCIA.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”. 

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM