Translate

martes, 24 de febrero de 2015

GOBIERNA TU REINO

1 Los filisteos pelearon contra Israel; y huyeron delante de ellos los israelitas, y cayeron heridos en el monte de Gilboa. 2 Y los filisteos siguieron a Saúl y a sus hijos, y mataron los filisteos a Jonatán, a Abinadab y a Malquisúa, hijos de Saúl. 3 Y arreciando la batalla contra Saúl, le alcanzaron los flecheros, y fue herido por los flecheros. 4 Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada y traspásame con ella, no sea que vengan estos incircuncisos y hagan escarnio de mí; pero su escudero no quiso, porque tenía mucho miedo. Entonces Saúl tomó la espada, y se echó sobre ella. 5 Cuando su escudero vio a Saúl muerto, él también se echó sobre su espada y se mató. 6 Así murieron Saúl y sus tres hijos; y toda su casa murió juntamente con él. 7 Y viendo todos los de Israel que habitaban en el valle, que habían huido, y que Saúl y sus hijos eran muertos, dejaron sus ciudades y huyeron, y vinieron los filisteos y habitaron en ellas.

1 CRÓNICAS 10:1-7

Hermanos amados el Señor nos está hablando de la muerte de Saúl y sus hijos. ¿Quién era Saúl? Saúl era el primer rey de Israel. Sabemos que un rey es aquel que gobierna un pueblo; pero fíjense hermanos que este rey no hizo la voluntad de Dios, no obedecía, hacía lo que él quería, de diez cosas que le pedía el Señor hacía cinco. No hacía las cosas como Dios le mandaba, y esa falta de obediencia, hermanos amados, le trajo problemas a Saúl y su familia.

Hermanos amados, el Señor nos está hablando en este día de la importancia de obedecer a la Palabra de Dios. Por su desobediencia Saúl se murió, se murieron sus hijos, se murió su escudero y se murieron todos los que le seguían; porque el rey no hizo las cosas como las tenía que hacer.

Así hermanos amados como este rey gobernaba un reino, así como el Pastor gobierna la iglesia, usted es el rey o la reina que gobierna en su hogar. Y si usted no se pone firme hermano y gobierna su casa y le obedece a Dios, su desobediencia hermano le puede costar la vida a Usted, a su descendencia y a todos los que dependen de Usted. El Señor quiere que tomemos conciencia de la necesidad de ser obediente al Señor; porque depende de como nos vaya a nosotros, así también le va a ir a nuestra descendencia, hermanos amados.

Como Usted haga, conforme a su obediencia, va a ser la obediencia del pueblo de Dios que tiene a su cargo. Su destino va a ser el destino de sus hijos. Fíjese que los hijos de Saúl no eran todos malos; por ejemplo Jonatán era muy amigo de David, le amaba fraternalmente y no era una mala persona, pero seguía a su padre y eso lo llevó también a él a la muerte.

¿Qué es lo que el Señor nos está queriendo decir? En primer lugar los que van a la iglesia y tienen un rey en su casa que gobierna y no es cristiano, haga lo que su rey le manda, pero ante todas las cosas obedezca a Dios; sujétese en todo aquello que no sea contrario a los mandamientos del Altísimo. Si su rey obedece a Dios, usted obedezca a su rey, pero si el rey se rebela contra Dios, Usted obedezca a Dios.
En segundo lugar el Señor nos está hablando de que la descendencia va a seguir los pasos nuestros, donde Usted vaya, allí mismo Usted lleva su descendencia. Si Usted es obediente al Señor, su descendencia va a obedecer al Señor. Dice la Biblia:

25 Joven fui, y he envejecido,
Y no he visto justo desamparado,
Ni su descendencia que mendigue pan.

SALMO 37:25

Aquel que haga la voluntad de Dios, jamás va a estar desamparado por el Señor, ni él, ni su descendencia, pero aquel que no hace la voluntad de Dios como fue el caso del rey Saúl, no solo desamparó su descendencia, si no que la llevó a la muerte juntamente con él.

Pero en tercer lugar también hay algo muy importante que quiero que le quede claro que nos está diciendo la Palabra de Dios, dice que los israelitas abandonaron ese lugar y lo tomaron los filisteos. ¿Qué es lo quiere decir el Señor, hermanos amados?, que cuando ÉL no está en un lugar, los gigantes lo toman y gobiernan ese lugar, cuando Usted no toma la autoridad que le da Dios y lo gobierna en el nombre de Jesús. Ningún hogar, ninguna familia, ninguna iglesia queda sin gobierno, si Usted no lo gobierna en el orden de Cristo Jesús, satanás lo va a gobernar en su lugar. Si Usted no lo lleva por el camino que Dios quiere, el enemigo se lo va a llevar por el camino que él quiere. Él va a tomar el control y dominio de su hogar, de su ciudad, de su iglesia, de su familia.

1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. 4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

EFESIOS 6:1-4

Hermanos es muy importante entender esto, no somos libres sin Cristo, somos libres en Cristo Jesús, pero sin ÉL somos esclavos de satanás. El que no es de Cristo, es de satanás hermanos, le guste o no le guste, consciente como algunos o inconscientemente, por el simple hecho de no hacer la voluntad del Señor, no hay camino alternativo. Existen dos caminos, o es siervo de Dios, libre en Cristo Jesús o es esclavo de satanás, atado a los pecados de este mundo.

Así que, o le gobierna Dios o le van a gobernar los filisteos (los gigantes de la droga, del alcoholismo, de la prostitución, de la delincuencia, de la enfermedad, de la rebeldía, de la mentira, del engaño, de la soberbia, del orgullo, de la vanidad, de la pereza y muchos mas). Los que son cabeza de hogar, de familia, tomen el control y dominio que les corresponde antes que el enemigo lo tome por Ustedes, pero para que Ustedes tengan el control y dominio de su hogar, también tienen que ser obedientes a Dios en todos sus Mandamientos, esto es Santidad; no como Saúl que no obedecía porque hacía solo en parte lo que Dios le mandaba, esto sí, esto no, como a él le parecía manejaba las cosas, y eso lo llevó a su muerte y la de su familia. Y muy probablemente se fue al infierno, porque él se suicidó y el suicidio es sinónimo de infierno porque Dios da y Dios quita la vida.

Así que amada iglesia le damos gracias a Dios por esta Palabra, que nos está llamando A TOMAR EL CONTROL Y DOMINIO DE LO QUE DIOS NOS PUSO A CARGO PARA QUE NO SEAN LOS FILISTEOS LOS QUE DESPUÉS DOMINEN Y GOBIERNEN NUESTRO HOGAR. PORQUE CUANDO LOS FILISTEOS TOMAN UN HOGAR, UNA FAMILIA, UNA IGLESIA, UNA CIUDAD ES MUY DIFÍCIL SACARLOS DE VUELTA, ES MUY COMPLICADO; SOLO EN OBEDIENCIA ABSOLUTA AL SEÑOR USTED VA A LOGRAR EXPULSAR A LOS FILISTEOS DEL REINO QUE LE PERTENECE Y USTED DESCUIDÓ.

EL SEÑOR NOS EXHORTA A SER OBEDIENTES A SU PALABRA, PARA QUE LOS FILISTEOS NO GOBIERNEN NUESTRA CASA.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



 MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM