Translate

sábado, 7 de febrero de 2015

ARREPENTIMIENTO Y PERDÓN

45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; 46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.
LUCAS 24:45-48



Era necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos, porque si no hubiese sido así, todos nosotros hoy no tendríamos salvación de nuestras almas. Muchos conocen a Jesús, pero no conocen bien la obra que Jesucristo vino a hacer.

Dice la Palabra de Dios en Génesis, que por cuanto todos habíamos pecado, estábamos destituidos de la Gloria de Dios, nadie tenía salvación; pero por el gran amor que Dios tiene hacia la humanidad decidió enviar a su Hijo para salvarnos; porque todos los sacrificios que se hacían de animales eran inútiles, ya que no se acababa de derramar la sangre de ellos y ya estaban pecando nuevamente. De esta forma la sangre de los animales llenaba la tierra y no servía, es por eso que Dios decidió enviar a su Hijo, como cordero, para que por medio de su sangre pura fuese pagado el precio de nuestros pecados y diese salvación a toda la humanidad.

JESUCRISTO VINO A TRAER SALVACIÓN PARA NUESTRAS ALMAS, mas allá de que cuando usted va a la iglesia le dicen que Jesús libera, sana y prospera; esto es verdad porque está escrito también, pero no es ese el fundamento principal por el cual usted tiene que venir a la iglesia. Usted tiene que venir a la iglesia a buscar la salvación de su alma y de sus familiares.

El que no busca de Dios, no está a salvo como muchas veces se enseña. Estamos en camino de salvación cuando, en primer lugar recibimos a Jesucristo en el corazón, como dice la Biblia que el cree con el corazón y confiesa con la boca que Jesús es el Señor, ese será salvo; por lo cual es importante que cuando ya tenemos entendimiento de pecado y de arrepentimiento hagamos esta confesión de Fe para entrar en este camino.

Como dice en uno de los versículos que estamos desarrollando hoy ¿qué es lo que se tiene que predicar? El arrepentimiento y el perdón de pecados. Hermanos amados es necesario que haya arrepentimiento, la obra de Dios no se puede consumar en nosotros si no entendemos que cometemos pecados, tal vez nuestros pecados no sean de los que el mundo considera como tales, como por ejemplo la delincuencia, el crimen o la violación, pero existen otros que el hombre no tiene en cuenta, como la mentira, el adulterio, la murmuración, la falta de amor, la falta de buscar a Dios, cosas que el mundo no las tiene en cuenta, sin embargo Dios sí. Porque ¿cuál es el mandamiento mas grande? Amar a Dios por sobre todas las cosas; y muchas veces lo tenemos a Dios como el chico de los mandados o como el delivery, cuando lo necesito lo llamo, después no lo tengo en cuenta el resto de mi vida. Cuando me ocurre alguna desgracia, recién me acuerdo de Dios. Hermano no es que está mal que usted acuda a Dios cuando tiene una necesidad, está bien y así tiene que ser, pero también está bien y es necesario que TODOS LOS DÍAS busquemos de Dios.

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

MATEO 22:36-40

Todos los días tenemos necesidades, y si no la tengo yo, la tiene mi vecino, mi familiar, mi hermano, alguien tiene un problema por el cual tengo que orar, pero mas allá de todo esto, tengo que buscarlo porque lo amo, tengo que lograr enamorarme de Dios y comprender que gracias a su gran amor, yo tengo la salvación. Cuando uno se enamora de una persona, quiere estar todos los días con ella, se la pasa pensando, la llama, busca la forma de estar todo el tiempo juntos. Así tenemos que ser con el Señor, todos los días querer estar en Su Presencia, estar anhelando el momento de ir a la iglesia con alegría; no nos tiene que pesar el congregar, todo lo contrario tenemos que estar ansiosos pensando que allí me voy a encontrar con mi Dios para adorarle y escuchar Su Palabra. Porque mi Dios es la persona que mas me ama, nadie me ama en la tierra mas que ÉL. Porque nadie va a hacer por usted un sacrificio tan grande como hizo Dios, de enviar a su Hijo amado a entregar su vida para nuestra salvación; nadie le va a perdonar tanto como el Señor le perdona. ¡Cuántas veces pedimos perdón y no nos quieren perdonar!, mas Dios si lo hace. Él ya hizo su parte, ahora nosotros también tenemos que hacer la nuestra; en primer lugar es necesario reconocer que tenemos faltas, es necesario arrepentirse, reconocer que pequé y que hay cosas en mi vida que es necesario cambiar.
No solo eso, si no que a medida que vaya conociendo la Palabra de Dios, va a reconocer que hay muchas cosas en su vida que están mal y usted no lo sabía; pero cuando descubra estas cosas, no se tiene que enojar, si no que tiene que pedir a Dios que le perdone, decirle que no lo sabía, pero que está dispuesto a cambiar y a no hacerlo mas. Y si lo sabía, pida perdón y diga que no tenía la fuerza para cambiar, pero que ahora con su ayuda lo va a hacer; porque Dios sabe cuando queremos hacer las cosas y no podemos, y nos da la fortaleza para hacerlo. Lo importante es no decir no, no, como que el Señor no tiene razón en lo que está diciendo; Dios siempre tiene razón, ÉL es perfecto. Lo que tengo que hacer es decir sí Señor, tenes razón, perdóname, me arrepiento; y allí el Señor nos perdona hermanos.



RECUERDE MI HERMANO, ES MUY IMPORTANTE EL ARREPENTIMIENTO, PORQUE A VECES PREDICAMOS DEL PERDÓN Y NOS OLVIDAMOS DE ESTA PALABRA QUE ES TAN IMPORTANTE Y FUNDAMENTAL PARA QUE DIOS NOS PERDONE.

SIN ARREPENTIMIENTO NO PUEDE HABER PERDÓN.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM