Translate

sábado, 13 de diciembre de 2014

JONÁS, JONÁS, ¿A DÓNDE VAS?

Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 2 Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. 3 Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. 4 Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave.

JONAS 1:1-4

Amada iglesia de Jesucristo, ciertamente la Palabra de Dios, la Biblia, las Sagradas Escrituras, no son como cualquier libro, pues fueron inspiradas por el Espíritu Santo de Dios; no son palabras muertas, pues nuestro Señor Jesucristo quien las inspiró está vivo; tampoco son palabras vacías pues Cristo mismo es la Palabra, el Verbo de Dios, quien tiene el Poder para que ellas se cumplan en nuestras vidas.

Mucho menos son meras historias, ya que son hechos verdaderos del amor, la misericordia y la justicia de Dios para con sus siervos y la humanidad. Y que nos muestran los deseos de Dios para sus hijos, las bendiciones de aquellos que le obedecieron y las consecuencias de aquellos que le desobedecieron; y que fueron escritas como ejemplo para que nosotros no codiciemos cosas malas y busquemos a Dios, porque sus mandamientos no son gravosos sino que son VIDA.

Amado lector, así como Jonás muchos de nosotros hemos querido huir de la Presencia del Señor cuando Él nos llamó a servirle, yendo por nuestro propio camino, tratando de escondernos de Su Presencia. Pero como Dios ya nos tenia escogidos desde el vientre de nuestras madres, en su infinito amor y misericordia prefirió, así como a Jonás, que pasemos momentos difíciles a causa de nuestras rebeldías, para que volvamos a Él, a fin de que no nos perdamos eternamente.

Fíjese que la tempestad que se había levantado en el mar, no era una casualidad natural, ni una tormenta mas, sino que era una acción de Dios para amonestar a Jonás y hacerlo volver al camino verdadero; pues no olvide mi hermano que cuando Dios nos llama a Su Camino y para servirle, no solo está buscando nuestra Salvación, sino que a través de nuestra obediencia otras muchas almas alcancen la vida eterna; mas, de igual modo, cuando somos rebeldes, así como Jonás, no solo nosotros pagamos las consecuencias sino también los que nos rodean se ven perjudicados por nuestro pecado. Cuando somos rebeldes a la voz de Dios, para volver a Su Camino, o simplemente para obedecer una orden, y nos vamos para otro lado, las consecuencias que se desatan sobre nuestras vidas, no son causa de la “casualidad”, de la llamada “mala suerte”, ni culpa de los demás, sino que son causadas por nuestra desobediencia y permitidas por Dios para que, abatida nuestra soberbia, arrepentidos volvamos a Él, a la Vida. Por eso el camino se hace difícil, porque en la rebeldía no es contra las personas que luchas sino contra Dios que te está llamando, y contra tu propio “yo” que te quiere llevar por el camino de la perdición.

Pero ¿a dónde huiremos de la Presencia de Dios? Ciertamente si Dios nos ha llamado no podremos escapar de Él. Mas si persistimos en el pecado, con obstinación, tampoco Dios podrá ser burlado, pues seremos desechados y el Señor tomará a otro mejor que nos remplace, así como hizo con el rey David respecto a Saúl.

Amada iglesia del Señor, amado lector, Dios nos está llamando a volvernos a Él y a servirle en la Salvación de las almas. Y no solo se levantarán consecuencias sobre nuestras vidas, a fin de que nos volvamos a Él y no nos perdamos eternamente, sino que ya el Señor ha dicho por Su Palabra y confirmado por el Espíritu Santo a través de sus siervos, que muy pronto vendrán las consecuencias de la rebeldía de la iglesia y del mundo sobre todas las naciones, especialmente sobre el continente americano, pues Dios está cansado, así como sus hijos fieles, de la abominación del pecado de la iglesia y del mundo; y si el Señor viniese hoy a levantar a Su Pueblo en el ARREBATAMIENTO muy pocos seríamos (me incluyo por Fe) arrebatados, pues la mayoría de las iglesias se han torcido en pos del modernismo y de las doctrinas erróneas, falsas y de demonios, en pos de las concupiscencias de los corazones. Por esto es necesario una sacudida bien fuerte, PRINCIPIO DE DOLORES, para que LA IGLESIA DESPIERTE y muchos se vuelvan a Él y dejen de huir rebelde y egoístamente por sus propios caminos que llevan a la perdición; a fin de que la IGLESIA TENGA SU ÚLTIMO Y GRAN AVIVIAMIENTO, POR LA MISERICORDIA DE DIOS, A TRAVÉS DEL ESPIRITU SANTO, ANTES DE SU ARREBATAMIENTO, PARA TESTIMONIO AL MUNDO ENTERO, DE QUE LA VENIDA DE CRISTO ESTÁ CERCA, Y QUE QUIEN SE QUEDE PADECERÁ LA IRA DE DIOS SOBRE EL MUNDO ENTERO.

OBEDIENCIA Y SANTIDAD, SIN LA CUAL NADIE VERÁ A DIOS.

DEJA DE ESCAPAR Y VUELVE A DIOS, PUES LAS BATALLAS QUE SE TE PRESENTEN AL QUERER VOLVER AL CAMINO DEL SEÑOR, NO SE COMPARAN A LA IRA DE DIOS QUE TENDRÁS QUE SUFRIR SI PERSISTES EN SEGUIR POR TU PROPIO CAMINO.

SE VIENE UN LLAMADO CON DOLOR A GRAN ESCALA, PUES MUCHOS MORIRÁN EN LOS ACONTECIMIENTOS QUE VENDRÁN Y QUE EL ESPÍRITU LLAMA “PRINCIPIO DE DOLORES”. ¡DESPIERTA IGLESIA!, ¡DESPIERTA TU QUE ESTÁS EN TINIEBLAS, Y ABRE TU CORAZÓN A LA LUZ DE CRISTO, PARA QUE TENGAS SALVACIÓN, TU Y TU FAMILIA!

EL QUE TIENE OÍDO, OIGA
LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM