Translate

lunes, 8 de diciembre de 2014

EL VINO


Introducción


Dios te bendiga, te saludamos los Pastores Yozzia deseando que nuevamente podamos aprender algo juntos a través de La Santa Biblia guiados por el Espíritu Santo, el cual nos lleva a toda verdad. Hoy vamos a escudriñar en La Biblia acerca del vino. Para empezar te daremos la definición del diccionario de habla castellana.

Vino: licor alcohólico hecho de zumo de uvas fermentado.
El vino y sus características:

El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.
PROVERBIOS 20:1

Escarnecer: hacer burla a una persona echándole en cara alguna acción o beneficio (zahiriendo).

Cuantas veces habremos vivido en nuestro entorno familiar situaciones de escarnio producto de la ingesta de vino ocasionando divisiones familiares, peleas, rupturas de matrimonios, dolor a los hijos llevando al bebedor aun hasta su destrucción física y espiritual.

¡Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez; que se están hasta la noche, hasta que el vino los enciende!

ISAÍAS 5:11

El que ama el vino y los ungüentos no se enriquecerá.

PROVERBIOS 21:17

Dad la sidra al desfallecido y el vino a los de amargado ánimo. Beban y olvídense de su necesidad y de su miseria no se acuerden más.
PROVERBIOS 31:6-7

Hermanos el vino no se ha hecho para los cristianos si no para aquellos que al no conocer a Cristo buscan aliviar su dolor y su miseria en el alcohol, nosotros tenemos paz y consuelo en nuestro Salvador.

Fornicación, vino y mosto quitan el juicio.
OSEAS 4:11


SI EL VINO QUITA EL JUICIO DEFINITIVAMENTE NO ES PARA LOS HIJOS DE DIOS.
¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor para quien las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, Para los que van buscando las mistura. No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa se entra suavemente; Más al fin como serpiente morderá y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, y tu corazón hablara perversidades. Serás como el que yace en medio del mar, o como el que está en la punta de un mastelero. Y dirás: me hirieron, mas no me dolió; me azotaron, mas no lo sentí; cuando despertare, aún lo volveré a buscar.

PROVERBIOS 23:29-35

Y también, el que es dado al vino es traicionero, hombre soberbio, que no permanecerá; ensanchó como el seol su alma, y es como la muerte, que no se saciará; antes reunió para si todas las gentes, y juntó para si todos los pueblos.
HABACUC 2:5

Hermanos no podemos invitar al templo del Espíritu Santo, que es nuestro cuerpo, a morar a un escarnecedor, traicionero, soberbio, amador del deleite, empobrecido por el placer, a una serpiente venenosa que entra suavemente para hacerte mirar lo que no debes, hablar perversidades y permanecer tercamente en su seducción, hasta llevarte a la perdición del cuerpo y del alma, ya que si la serpiente mora en ti no tendrás entrada en el Reino De Los Cielos, allí solo entraran hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo.


El vino y los Siervos De Dios:

El hombre o la mujer que se apartare haciendo voto de nazareo, para dedicarse a Jehová, se abstendrá de vino y de sidra; no beberá vinagre de vino, ni vinagre de sidra.
NÚMEROS 6:2-3

Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda.

JUECES 13:4

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía.
DANIEL 1:8

Si el vino fuese del agrado de DIOS, ¿Por qué recomienda tantas veces que los siervos de Dios no lo bebamos?.

No des a las mujeres tu fuerza, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes. No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, ni de los príncipes la sidra; No sea que bebiendo olviden la ley, y perviertan el derecho de todos los afligidos.

PROVERBIOS 31:3-5

Pero también estos erraron con el vino, y con sidras entontecieron; el sacerdote y el profeta erraron con sidra, fueron trastornados por el vino; se aturdieron con la sidra, erraron en la visión, tropezaron en el juicio.
ISAÍAS 28:7

Si, el vino está incluido entre lo que destruye a los reyes, hace errar, entontecer, y tropezar en el juicio a los sacerdotes y profetas, ¿Por qué varón, varona de Dios, invitas todavía a la serpiente a las cámaras del Espíritu Santo?

Lee lo siguiente y después seguimos hablando.

Y Jehová habló a Aarón, diciendo: Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entres en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, y para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés.
LEVÍTICO 10:8-11

Ninguno de los sacerdotes beberá vino cuando haya de entrar en el atrio interior.
EZEQUIEL 44:21

¿Supongo que no me dirás que estos versículos pertenecen al Antiguo Testamento? No sería una respuesta sabia. Un estatuto perpetuo no tiene fin, es de cumplimiento permanente, no caduca jamás. ¡Cuidado! No sea que tu discernimiento entre lo santo y lo profano ya se haya entenebrecido.

No dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro.
1 TIMOTEO 3:3

Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas.
TITO 1:7

Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades.
1 TIMOTEO 5:23

Las ancianas a si mismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien.
TITO 2:3

Es claro que Timoteo bebía agua y se le permitió (está palabra da a entender claramente que antes no lo podía hacer) beber vino a causa de una enfermedad. ¿Estás tu enfermo?

Quizás me dirás que los diáconos pueden beber vino moderadamente, te cuento que conozco muchos que fueron diáconos y ahora están sumergidos en el vicio, totalmente extraviados y destruida hasta la familia. Sos libre de aferrarte a la voluntad permisiva o a la voluntad perfecta de Dios. Nosotros preferimos ser llenos del Espíritu Santo y no de vino, ya que ambos no viven juntos en un cuerpo.

¡Oh, si el me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino.
CANTARES 1:2

No os embraguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.
EFESIOS 5:18

Yo no creo que el Señor Jesús bebiese jugo de uvas fermentado (vino) en contra de la voluntad de su Padre, ya que Él nació cuando los nazareos no bebían vino por mandamiento, y Jesucristo fue siempre lleno del Espíritu Santo; pero si así hubiese sido: ¿tienes tú su fortaleza espiritual?. Con todo eso como dijo el Apóstol Pablo, “si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Cristo” (1 CORINTIOS 11:16).


EL VINO Y EL AMOR DE DIOS

Hermano, tal vez tú seas fuerte en cuerpo y espíritu, incapaz de caer en el vicio; pero los hijos de Dios debemos pensar en nuestros hermanos antes que en nosotros mismos.

Pero mirad que esta libertad vuestra no venga ser tropezadero para los débiles. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos, e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.

1 CORINTIOS 8:9,12,13

Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios
1 CORINTIOS 10:31-32

Y cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se les colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.

MATEO 18:6

Ten cuidado hermano, no sea que tu respeto a las tradiciones, tales como el uso de vino en la Santa Cena haga tropezar a tu hermano
débil; eres libre, pero mayor que la libertad es el amor.

Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió. No sea, pues, vituperado vuestro bien; porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come. Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite. ¿Tienes tu fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.

ROMANOS 14:15-17,20-22

Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos.
ROMANOS 15:1

En 1 Corintios 13:5 dice que el amor no hace nada indebido. Recuerde el versículo 17 de Romanos 14, donde dice que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. NO HAY JUSTICIA SIN AMOR.


CONCLUSIÓN:

Fue firme la palabra de Jonadab hijo de Recab, el cual mandó a sus hijos que no bebiesen vino, y no lo han bebido hasta hoy, por obedecer al mandamiento de su padre; y yo os he hablado a vosotros desde temprano y sin cesar, y no me habéis oído.

JEREMÍAS 35:14

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.
OSEAS 4:6

Hermano ten cuidado, no sea que estés desechando el conocimiento de Dios, el precio es muy caro y, ¿Cómo pagaremos esa alma que se extravió por nuestra ignorancia o capricho? ¡Dios nos libre!
Recuerda el amor de Dios excede a todo conocimiento (EFESIOS 3:19)

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.
ROMANOS 13:10

¿Le darías un cigarrillo al que fue fumador o un poco de droga al que fue drogadicto? ¿Y por qué entonces en la Santa Cena le das un poco de vino al que fue alcohólico?
A un jovencito que nunca probó cigarrillo o droga, ¿se la harías probar?
Y ¿por qué le haces probar vino en la Santa Cena?

CUIDADO SIERVO QUE TU LIBERTAD NO VENGA A SER TROPEZADERO PARA TU HERMANO POR QUIEN CRISTO MURIÓ.


TESTIMONIO: Sin haberme gustado el vino jamás, en una Santa Cena probé un vino que me atrapó tanto por su sabor, que después sentí un deseo fuerte de beber más, y pensé en comprar para tomar en mi casa, ya que aún no era pastora y según me habían enseñado, me estaba permitido hacerlo. La seducción fue tan grande que cada vez que iba a llegar el día de la Santa Cena, yo solo podía pensar en que otra vez tomaría ese vino y además elegía el cáliz mas grande para poder beber mas. Gracias a Dios, pude vencer y decir no, porque me di cuenta que me atrapaba mas que el deseo de participar de la Santa Cena por la comunión con el Señor y eso me hizo entender que mis deseos no podían ser buenos y no solo no compramos ese vino, sino que para evitar la tentación decidimos no tomar mas la Santa Cena, por lo menos en esa iglesia, para no poner en riesgo nuestra vida espiritual. Pero lamentablemente, con el tiempo escuche a otros obreros del Señor este mismo testimonio, con la diferencia de que ellos no tuvieron la misma bendición que yo de poder vencer, y habiendo empezado por un sorbo en la Santa Cena, terminaron con varias botellas en su mesa arrastrando consigo a su familia, y algunos volviendo a caer en el alcoholismo del cual habían sido libertados por el Señor. Ten cuidado, no esperes a contar tu propio testimonio, o que algún hermano de la iglesia caiga en esta tentación; ¿quién sabe si lo podrás volver a rescatar?.

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
1 CORINTIOS 13:1-3


¿SABES POR QUÉ SIN AMOR NO SOMOS NADA?
PORQUE DIOS ES AMOR

EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR, QUE OIGA.





Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM