Translate

miércoles, 26 de noviembre de 2014

¿POR QUÉ TE ABATES OH ALMA MÍA?

5¿Por qué te abates, oh alma mía,

  Y te turbas dentro de mí?

  Espera en Dios;

  porque aún he de alabarle,

  Salvación mía y Dios mío.

SALMO 42:5


Amada Iglesia del Señor, sabemos que las gentes del mundo, muchas veces se encuentran en esta situación de abatimiento y turbación. Una persona abatida es alguien que esta vencido, que no encuentra soluciones y se siente perdido. Una persona turbada es alguien que está tan preocupado, que su mente se nubla y no puede ver las respuestas a sus problemas.

Sin embargo, lo mas triste es que esto también ocurre dentro de la iglesia del Señor. Hay momentos en la vida en que nos olvidamos del Dios tan grande que tenemos y nos sentimos vencidos, parecería que ni siquiera nuestro Dios tiene solución para nuestro problema.

Amados hermanos, hagamos como este salmista, hablemos a nuestra alma y recordémosle que no tiene porque abatirse, ni turbarse; si tenemos un Dios grande, para el cual “nada es imposible”; que no miente, ni promete falsamente. Dígale como este salmista “Espera en Dios”; porque aún hemos de alabarle por sus grandezas y las proezas que hará en nuestras vidas, porque aún hemos de alabar su mano poderosa moviéndose en favor de sus hijos, porque aún veremos Su Gloria, aún le glorificaremos porque también nos sacará de la tribulación que estamos viviendo; aún contaremos ¡cuán grande es nuestro Dios! Y ¡cuán poderosas y maravillosas son sus obras!.

Amados hermanos, no esperen respuestas en el hombre, sea en el médico, en el abogado, en el político o en un amigo; porque muchos de ellos son mentirosos y prometen, pero no cumplen. Y otros aunque tienen buena voluntad, no tienen el poder para ayudarnos, porque son hombres y tienen límites; no así Dios. Tampoco esperen que el dinero les resuelva los problemas, muchos ponen su confianza en el, sin embargo, les aseguro que hay muchos ricos con grandes problemas a los cuales el dinero no les puede ayudar y darían toda su fortuna por salir de ellos; mas no es el dinero la respuesta.

RECUERDE AMADO QUE NI TODO EL ORO, NI LA PLATA DEL MUNDO LE SACARÍA DEL INFIERNO, SOLO LA SANGRE DE JESUCRISTO NOS LIMPIA DE NUESTROS PECADOS Y UN ARREPENTIMIENTO SINCERO NOS LIBRA DE ESA CONDENACIÓN ETERNA.

Amados del Señor, vuelvan su corazón a ÉL, al Altísimo, al único ser omnipotente; persevera, confía, no pierdas la Fe, pues nadie es mayor que nuestro Dios. Pero pon tu vida a cuenta con Dios, mira como has estado obrando, si vives conforme a Su Voluntad, o si has estado haciendo lo que tú quisiste. Si has obrado mal, arrepiéntete y testifica tu Fe con tus obras; y entonces Dios podrá glorificarse grandemente en tu vida. Y si has hecho como el Señor te manda, espera en Él y confía que pronto la tormenta pasará y la Paz del Señor se manifestará en tu vida. Eso sí, examínate conforme a la Palabra de Dios, y no conforme a tu criterio personal.

No sea un cristiano mediocre, que siempre espera que Dios le resuelva los problemas, pero el no cambia, sino que siempre sigue siendo igual; no se diferencia del mundo. Estas personas están 30 o 40 años y no ven la Gloria de Dios grandemente en sí mismos, porque ellos no abandonan las viejas mañas, cambian 2 o 3 cosas y en el resto siguen siendo iguales que antes de conocer al Señor; no están dispuestos a entregarle todo a Dios, pero si esperan que ÉL haga todo por ellos. Esto es hipocresía, esto es creer que Dios es tonto.

No juegue con el Señor, no juegue con su Salvación, si bien Dios es amor y grande en misericordia, también es un Dios Justo, que hace justicia y que no dejará pasar por alto el pecado, ni permitirá que se burlen de ÉL. SI USTED NO CAMBIA, NO PRETENDA NADA DE DIOS.

USTED ESPERA EN DIOS, PERO DIOS PRIMERO ESPERA EN USTED.

PERO USTED AMADO QUE HA SIDO FIEL AL SEÑOR, A SUS MANDAMIENTOS Y NO SE HA DESVIADO DE LA VOLUNTAD DEL ALTÍSIMO A PESAR DE LAS DIFICULTADES QUE LE HA TOCADO PASAR, NO DESMAYE, NO BAJE LOS BRAZOS, ESPERE EN DIOS, PORQUE AÚN HA DE ALABAR SU GRANDEZA, AÚN HARÁ PROEZAS EN SU VIDA, AÚN MOVERÁ SU BRAZO PODEROSO EN FAVOR SUYO.

EL SEÑOR TE BENDIGA VARÓN Y VARONA VALIENTE Y ESFORZADO. EL ALTÍSIMO ESTA CONTIGO Y AÚN TE BENDECIRÁ. PAZ. SHALOM.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM