Translate

viernes, 3 de octubre de 2014

TU FE AUMENTA, TUS MILAGROS TAMBIÉN

21Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. 22Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. 23Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. 24El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. 27Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

MATEO 15:21-28


Amada Iglesia, la Fe tiene una parte muy importante en la vida del cristiano, pues en primer lugar; por la Fe en el sacrificio de Jesucristo es que podemos ser salvos, pero además sin Fe es imposible recibir algo de Dios, porque sin Fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6).

Este relato, que nos cuenta el Evangelio de Mateo, es una gran muestra de lo que es la Fe, pues nuestro mismo Señor Jesucristo resaltó la Fe de la mujer cananea, quien a pesar de no ser del pueblo de Dios, creyó en el poder sanador de Jesucristo.

Veamos varios puntos a destacar: en primer lugar, la mujer cananea clamaba al Señor que tuviese misericordia de ella, no le pedía, sino que clamaba a ÉL. En segundo lugar, dice que se postró ante ÉL pidiendo socorro. En tercer lugar, se humilló ante el Señor, diciendo que aún los perrillos recibían de las migajas de sus amos.

Amados hermanos, ¿cuántos de nosotros hacemos lo mismo que esta mujer cananea? Amada Iglesia es fundamental que en el corazón del cristiano estén estas características a la hora de orar, de hablar con Dios. En primer lugar, debemos clamar misericordia al Señor, reconociendo que no somos merecedores de sus favores, pero conociendo Su Grandeza y Su Amor hacia nosotros. En segundo lugar, es necesario postrarse ante Su Presencia en señal de humillación, rogando su pronto auxilio en medio de la tribulación que estamos pasando. En tercer lugar, nuestra oración debe ser hecha con toda humildad, con ruegos y súplicas, entendiendo que ÉL es bueno y que nosotros no somos merecedores de nada, creyendo que su infinita Misericordia nos alcanzará. No debemos orar con soberbia, ordenando a Dios como si tuviese alguna obligación hacia nosotros, ni tampoco pedir con enojo, porque así no recibiremos nada de ÉL.

Muchos dicen, “Dios sabe lo que necesito, si ÉL quiere me lo va a dar”, esto también es un acto de soberbia, mire si la mujer cananea hubiese pensado así, otro sería el final de su historia. Dios todo lo sabe, pero quiere que Usted le diga lo que desea, pues muchas veces lo que deseamos, no es lo que realmente necesitamos. Dios no se impone dándonos por la fuerza, si no que ÉL tiene sus oídos atentos a nuestras peticiones. Pero si quiere recibir algo de Dios, es necesario pedir bien, esto es con Humildad y con Fe, creyendo que lo recibirá.

3Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

SANTIAGO 4:3-4

¡Cuidado también con lo que pedimos!, Dios no concederá peticiones egoístas y que sean para deleitarse en el mundo.

ENTONCES AMADOS HERMANOS PODEMOS CONCLUIR, QUE LA VERDADERA FE INCLUYE CLAMOR Y HUMILLACIÓN, TANTO EN LA POSTURA QUE ADQUIRIMOS PARA ORAR COMO EN LA FORMA DE HABLAR A DIOS.

NÓTESE QUE LA MUJER CANANEA NO SE OFENDIÓ CUANDO EL SEÑOR LA TRATÓ DE PERRILLA, SI NO QUE ACEPTÓ SU CONDICIÓN Y SIGUIÓ CLAMANDO MISERICORDIA AL SEÑOR JESUCRISTO. ESTO NO LO HACEN MUCHOS DE LOS QUE CONGREGAN EN LA IGLESIA, QUE CUANDO RECIBEN UNA PALABRA DE EXHORTACIÓN, LEJOS DE HUMILLARSE Y RECONOCER SU DEBILIDAD Y ACEPTAR QUE ES NECESARIO QUE CAMBIÉN, SE OFENDEN Y ABANDONAN LA IGLESIA, ESTO ES SEÑAL DE SOBERBIA Y ORGULLO, LO CUAL NOS ALEJA DE DIOS Y DE SUS BENDICIONES. MAS EL HOMBRE DE CORAZÓN HUMILDE ES BENDECIDO.

SI QUIERES QUE AUMENTEN TUS MILAGROS, AUMENTA TU FE, HUMÍLLATE ANTE DIOS Y SE OBEDIENTE A TODOS SUS MANDAMIENTOS.

17Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

ROMANOS 10:17

¿QUIERES QUE AUMENTEN TUS MILAGROS? CONGREGA Y ABRE TUS OÍDOS PARA ATENDER A TODO LO QUE DIOS TE QUIERE HABLAR. NO SEAS SOBERBIO CUANDO TE DICEN UNA VERDAD QUE NO TE AGRADA, SINO HAZ COMO LA MUJER CANANEA QUE ACEPTÓ SU CONDICIÓN Y SE HUMILLÓ, Y ASÍ FUE BENDECIDA POR EL SEÑOR JESUCRISTO. DIOS TE BENDIGA AMADA IGLESIA.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM