Translate

jueves, 23 de octubre de 2014

LA EDIFICACIÓN DE LA IGLESIA

¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. 27 Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. 28 Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios. 29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. 30 Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero. 31 Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados. 32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; 33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.
1 CORINTIOS 14:26-33


Amada iglesia de Jesucristo, Dios dio a su Hijo para rescatar nuestras almas de la perdición, y nos dejó las enseñanzas para que cuidemos esa Salvación, y podamos perseverar hasta el fin. Una de ellas es el congregarse como un solo cuerpo, ir a la iglesia y edificarnos en la Fe. ¿A traves de quién somos edificados en la Fe? A traves del ESPÍRITU SANTO.

Dice la Palabra que el Espíritu Santo reparte dones conforme a Su Voluntad; hay quienes reciben dones de sanidad, otros Fe, otros profecía, algunos el hablar en lenguas, otros interpretarlas, y mas. No todos tenemos todos, y ninguna queda excluido. Por algo somos iglesia, el cuerpo de Cristo. Pues asi como nuestro cuerpo está formado por diferentes miembros y todos son necesarios, asi también la iglesia. Es necesario quien hable en lenguas, es necesario quien las interprete, es necesario quien profetice, quien ore por los enfermos, quien administre, quien enseñe, quien JUZGUE.

Dice en este pasaje que todo debe hacerse en orden, pues Dios no es un Dios de confusión sino de orden. Claros ejemplos como son el hablar en lenguas, que debe hacerse por dos o tres personas, por turnos y con alguien que las interprete; asi también la profecía por turnos y los demás juzgar si es de Dios.

Amados hermanos, unos versículos atrás, dice la Palabra, que debemos ser niños en malicia pero maduros en nuestro modo de pensar. Debemos ser llenos de amor, vivir en santidad, esto es apartado de lo malo, recordando que lo malo no solo es matar o robar, sino todo lo que la Palabra de Dios dice que es malo y que no ayuda a la Salvación de las almas; pero también debemos ser maduros en nuestro modo de pensar, teniendo bien en claro, cuales son los engaños del enemigo, las falsas doctrinas, las mentiras que nuestra carne nos quiere hacer creer para vivir en comodidad y no en la verdad, y lo que la Palabra llama “la astucia de las doctrinas del error”, pues en ello es experto el enemigo, en enseñarnos tres o cuatro verdades pero meter una mentira en el medio, para que ya aquello que aprendimos este contaminado, y por lo tanto fuera de la verdad de Dios, de la bendición y de lo justo.

Y los demás JUZGUEN. Amada iglesia es cierto que la Biblia dice que no debemos condenar, y que con la misma vara que medimos seremos medidos, pero también dice que los espirituales juzgan todas las cosas, y que como dice aquí, debemos estar PREPARADOS PARA JUZGAR; pues quien no sabe juzgar, esto es discernir entro lo bueno y lo malo, entre lo que es de Dios y lo que no, está en grave riesgo, y pronto, de caer en engaño y condenación, y no alcanzará Salvación. Amada iglesia, debemos ser humildes y no condenar, mirando primero nuestro error, pero como dijo Jesús, es necesario que también crezcamos, quitando la viga de nuestro ojo, para que asi podamos ver bien y entonces corregir, exhortar, por la Palabra, el error de nuestro hermano, pues quien no sabe juzgar no podrá corregir, y si no somos corregidos nos perderemos.
No olvide que asi como Dios habla a traves de Su Espíritu, por medio de sus siervos, asi también satanás asiste a los cultos, e intenta engañar por medio de sus falsos espiritus demoníacos, y debemos juzgar por medio de la Palabra y del Espíritu Santo, si lo que estamos escuchando es de Dios o del diablo.

No olvide que para poder juzgar primero debemos dejar de ser carnales, y es necesario que nos apuremos en hacerlo, pues el engaño está a las puertas. Tenga en claro que siendo carnales, al juzgar erraremos, pues alguien nos traerá Palabra de Dios y nosotros la desecharemos porque no nos gusta, pero no porque verdaderamente no es de Dios; en cambio un espiritual, alguien crecido, maduro en el Espíritu, que conoce la Palabra de Dios, sabe que la Palabra del Señor es una espada de dos filos que penetra hasta partir el alma, el corazón, los huesos, y que discierne los pensamientos y las intenciones del corazón, Palabra verdadera pero que duele, que se sufre pero que lleva a vida eterna, y que se debe obedecer para alcanzar Salvación.
En cambio el carnal, el no crecido y que no ha sido enseñado en esto, juzgará malo lo bueno y se perderá en el error, y en lugar de obrar para la edificación de la iglesia, obrará con enojo, envidias, celos y calumnias.
EL EVANGELIO NO ES POR GUSTOS O PROPIOS PENSAMIENTOS, SINO POR LA VERDAD DE DIOS, ESCRITA EN SU PALABRA, Y REVELADA A TRAVES DE SU SANTO ESPÍRITU. ¿POR QUÉ NOS DUELE LA PALABRA DE DIOS? PORQUE LA PALABRA DE DIOS ES ESPÍRITU, Y NOSOTROS SOMOS DE CARNE, TENDIENTES AL PECADO, MAS EL ESPÍRITU DE DIOS ES SANTO, TRES VECES SANTO.

AMADA IGLESIA ESFORCEMNOS, OBEDEZCAMOS SU PALABRA, APARTÉMONOS DE QUIENES PERSISTEN EN EL ERROR Y CREZCAMOS POR EL ESPÍRITU PARA ASI CAMINAR EN LA VERDAD Y NO EN EL ERROR. DEBEMOS CRECER PARA PODER CORREGIR A NUESTROS HERMANOS, PERO DEBEMOS SER CORREGIDOS PARA PODER CRECER.

HÁGASE TODO PARA LA EDIFICACIÓN DE LA IGLESIA, EN EL ORDEN QUE DIOS LO ESTABLECIÓ, Y CON DILIGENCIA, PORQUE SU VENIDA EN LAS NUBES A BUSCAR SU IGLESIA, ESTÁ CERCA, Y DEBEMOS ESTAR PREPARADOS, PUES CADA UNO DE NOSOTROS SOMOS SU IGLESIA. ¿ESTÁS PREPARADO?



EL QUE TIENE OÍDOS PARA OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS.


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación. 



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM