Translate

martes, 26 de agosto de 2014

MALDICIONES GENERACIONALES

El día veinticuatro del mismo mes se reunieron los hijos de Israel en ayuno, y con cilicio y tierra sobre sí. 2 Y ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros; y estando en pie, confesaron sus pecados, y las iniquidades de sus padres. 3 Y puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la ley de Jehová su Dios la cuarta parte del día, y la cuarta parte confesaron sus pecados y adoraron a Jehová su Dios.

NEHEMÍAS 9:1-3



Amada iglesia, de lo que hablaremos en este mensaje, desde lo espiritual, la ciencia médica, y hasta cualquier personas sensata, entiende y entenderá, al menos parte de, esta enseñanza.

La Biblia, la Palabra de Dios, habla de maldiciones generacionales, la ciencia médica de enfermedades hereditarias y de predisposición genética, y toda persona sensata y razonable de lo que uno aprende de los padres, y de los que nos “crían”; hasta, casi toda persona, de la herencia monetaria, material, o mas claramente de dinero.

La Palabra dice, que los hijos no morirán por los pecados de los padres; pero si es cierto que las consecuencias de los pecados de los padres caen sobre su descendencia.
Como por ejemplo, y esto es bien importante para entender muchas enfermedades y problemas, en uno de los diez mandamientos, donde Dios enseña que no se debe hacer imagen de nada ni de nadie y mucho menos adorarla, dice la Palabra que, Dios visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que le aborrecen. Y aborrecer a Dios es desobedecer sus mandamientos; uno de los mas claros y comunes, la idolatría.

Sin ir mas lejos, es bien sabido en muchos casos, que de padres golpeadores, hijos golpeadores, de igual manera con violadores, ladrones, asesinos, mentirosos, alcohólicos, rebeldes, y en casi todo aspecto de la vida. Muchos terminan haciendo lo mismo de lo que renegaron de sus padres. Y mas allá de lo científico, genético, hereditario, y/o por contagio, quien conoce el Evangelio de Jesucristo, y la verdad de Su Palabra, sabe que lo que gobierna a lo físico es lo espiritual, y que hay un mundo espiritual que la gente común ignora y toma para burla, y hasta pretenden jugar, sin saber ni entender lo que están haciendo, al mejor estilo soberbio y burlón.
Pues así como el amor y el odio no se ven, y anidan en el corazón de las personas, y gobiernan sus miembros, sus acciones, así también Dios, que no es un sentimiento pasajero sino Espíritu y Verdad, pide permiso para entrar en el corazón y en las vidas de las personas, pero el enemigo, el diablo y sus ángeles caídos, los demonios, no piden permiso, sino que se meten en las vidas de las personas, engañándolas y llevándolas por mal camino; por ejemplo, haciéndoles creer que todo esto es para burla o que es preferible creer en una imagen, estampita, o estatua muerta y adorar personas, que al Dios vivo y verdadero y a Su Palabra que conlleva un COMPROMISO para toda la vida, y que no es un dios de bolsillo al que visito y adoro cuando y como quiero.

Esos demonios son los que quieren gobernar las vidas, las familias, los hogares, la descendencia, los niños, los adultos, los gobernantes, al pueblo, a las naciones y al mundo entero. Por ejemplo, como cada día lo hacen a través de las mentiras, el modernismo, capitalismo y marketing, amor al dinero, y el libertinaje, y pretenden y logran, para condenación del mundo, que A LO BUENO SE LE LLAME MALO, Y A LO MALO SE LE LLAME BUENO. Y estos demonios son los que se encargan, conforme a las debilidades de la carne, en continuar con las maldiciones generacionales.

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! 22 ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; 23 los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho!

ISAÍAS 5:7-23

La ley de la siembra y la cosecha, son parte esencial de las maldiciones generacionales; en todo aspecto de la vida, y principalmente en los padres respecto a los hijos, y en los hijos respecto a los padres:

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

GÁLATAS 6:7-9

Hablábamos de las maldiciones generacionales por parte de quienes nos crían. Lamentablemente muchas niños y jóvenes ya no son criados ni enseñados, aunque si indirectamente en muchos casos (por el “abandono”), por sus padres, ni por la Palabra de Dios, sino por la televisión, las amistades, la perversa moda, por sus pares, y el mal ejemplo de la sociedad en general. Y sabiendo que Dios pide permiso para entrar en las vidas y satanás no, el hombre en su libertad de elección eligió lo malo, lo cómodo y lo fácil, el engaño por sobre la verdad, despreciar a Dios y a lo eterno y “amar” lo vano y pasajero, a sí mismo.

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20 amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.

DEUTERONOMIO 30:19-20

Por esto mismo, como dice la Biblia, la maldad en el mundo va en aumento; un mundo que vive en cada vez mas densas tinieblas y ceguera espiritual, y que pretende también, siendo el deseo mas preciado del enemigo, del diablo, llevarse a los hijos de los cristianos y mas aun de los pastores, para su destrucción y mal ejemplo a la sociedad, para que los rebeldes se sientan justificados en los pecados de los que se dicen hijos de Dios, sin entender que el uno y el otro tendrán el mismo fin si no se arrepienten, el infierno como destino, pues la Salvación es personal.

Y el mundo en lugar de buscar la solución en Dios, a los problemas sociales, a los problemas económicos, a las enfermedades físicas y espirituales, y a la falta de amor, y de ser agradecido con quien les dio la vida y creó el mundo, buscan la solución en ellos mismos, para su propia gloria, poniendo, en su soberbia, a la humanidad por sobre Dios; cuando Dios dio a su Hijo en sacrificio por la humanidad.

Y en lugar de adorar a Dios, al Creador y dador de la vida, de arrepentirse de sus pecados, y de seguir a Jesucristo, el Hijo de Dios, y a su ejemplo, prefieren dar gloria al hombre, a los descubridores, científicos y sabios de este mundo, para buscar en ellos mismos la solución, pero sin apartarse del pecado; desechando a Dios y erigiéndose ellos como dioses; y usando la historia de la religión y de las iglesias mentirosas para justificarse en su accionar; no comprendiendo que lo que nosotros predicamos, la Voluntad de Dios, no es lo que nos parece, no es religión, y no es vanidad, sino el Evangelio de Jesucristo de Paz y Salvación, del único Dios verdadero, y del único mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, su Hijo. Pues el problema no está en el conocimiento sino en desechar a Dios y sus mandamientos.

AMADA IGLESIA, AMADO LECTOR: QUIEN OBEDECE A DIOS Y A SUS MANDAMIENTOS, ES BENDECIDO Y DEJA BENDICIÓN A SU DESCENDENCIA Y A LOS QUE LE RODEAN; QUIEN ES REBELDE PADECE LAS CONSECUENCIAS DE UNA VIDA GOBERNADA POR LOS DEMONIOS, QUIENES NO PIDEN PERMISO PARA ENTRAR EN LAS VIDAS DE LAS PERSONAS.

TODOS TENEMOS DEBILIDADES Y DEMONIOS QUE NOS PERSIGUEN, Y QUE PERSIGUIERON A NUESTROS PADRES PARA DESTRUCCIÓN; MALDICIONES GENERACIONALES Y MALOS EJEMPLOS E INFLUENCIAS CONTRA LAS CUALES DEBEMOS BATALLAR; LA DIFERENCIA ESTA EN QUE MUCHOS DE ELLOS, DE NUESTROS PADRES, NO TUVIERON A JESUCRISTO PARA PODER VENCER, MAS NOSOTROS TENEMOS LA VICTORIA ASEGURADA, AUNQUE TENGAMOS QUE BATALLAR, SI PERMANECEMOS EN LA FE, ESFORZÁNDONOS Y CLAMANDO A DIOS POR LA FORTALEZA PARA OBEDECER A SUS MANDAMIENTOS.

RECUERDA: EN DIOS ESTÁ EL CAMINO, LA VERDAD, Y LA VIDA; EN EL MUNDO, ALEJADO DE DIOS, SOLO HAY ENGAÑO, MALDICIÓN, Y,
COMO FINAL, MUERTE ETERNA.


DIOS TE BENDIGA Y TE DE ENTENDIMIENTO. PAZ SHALOM.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM