Translate

sábado, 12 de julio de 2014

QUE TU BOCA SEA SABIA, CUIDA TUS PALABRAS

¿Proferirá el sabio vana sabiduría,
   Y llenará su vientre de viento solano?
3 ¿  Disputará con palabras inútiles,
con razones sin provecho?

JOB 15:2-3


Amada iglesia de Jesucristo, si hay algo que debemos cuidar y ejercitar en Cristo Jesús, es nuestra lengua, nuestras palabras. Dice la Biblia que por nuestras palabras seremos justificados y por nuestras palabras seremos condenados; también dice que en las muchas palabras no falta pecado; aun mas importante dice que, quien es capaz de refrenar su lengua, ese es varón perfecto, pues podrá refrenar también todos sus miembros.

¿Cuales son las palabras que deben salir de nuestras bocas? ¿palabras ociosas, de sentimientos carnales, de costumbre, o de impulsos y rebeldía? NO, las palabras que deben salir de nuestras bocas deben ser PALABRAS DE SABIDURÍA, y la Palabra de Dios dice que el principio de LA SABIDURÍA ES EL TEMOR DE DIOS. Por lo tanto quien tiene temor de Dios cuida sus palabras, porque si no su Fe sería vana, tan solo por interés, un engaño. Pues el Señor Jesucristo dijo:

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

MATEO 12:36-37

Debemos cuidar nuestras palabras siempre. Primeramente desechando toda mentira y engaño, pues quien no desecha el engaño es hijo del diablo. También que nuestro SI sea SI, y nuestro NO sea NO, cumpliendo todo lo que de nuestros labios salga; no como aquellos que dicen, por ejemplo: mañana voy y hago esto o aquello, y no lo hacen, siendo egoístas y mentirosos. Pues Dios nos mandó a pensar primero en el otro, antes que en nosotros mismos; poniendo por sobre todas las cosas, la Salvación de las almas, mediante el orden de Dios.

Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

MATEO 5:37

Amado hermano, satanás es astuto, y sabe que nosotros muchas veces no caemos en ciertos pecados porque tenemos limitaciones en cuanto a nuestra carne, pero como sabe que a casi nadie le cuesta mucho mover su lengua, y que no se cansa, así como el ojo de ver y el oído de oír, como dice la Palabra, es por ahí por donde mas ataca y mayores estragos hace; pues muchos se dejan usar por el enemigo para destrucción, a través de sus oídos, de sus ojos y de su lengua, aun diciéndose cristianos e hijos de Dios.

Por lo tanto seamos sabios y busquemos la fortaleza en Dios, cuidando nuestra Salvación y ayudando a la de los que nos rodean, con temor y temblor; sabiendo que no es por nuestra propia sabiduría y fuerza que venceremos, sino a través de Cristo; y sabiendo también esto otro, que Cristo no le dará su sabiduría y fortaleza a aquellos que no tengan una fe genuina, viviendo en engaño e hipocresía.

tiempo de callar, y tiempo de hablar;

ECLESIASTÉS 3:7

Clamemos al Señor para que sepamos cuando debemos callar y cuando debemos hablar; para que así no seamos guiados por nuestra carne, sino por el Espíritu Santo de Dios, el cual ve mucho mas allá de lo que nuestros ojos pueden ver y no se equivoca.
Y hablemos Palabras que nos edifiquen, abundando en acciones de gracias a Dios y en misericordias, para así no dar lugar al diablo. Prestando también especial atención en apartarnos y en reprender con autoridad, con nuestras bocas, de toda apostasía y engaño de estos últimos tiempos.

El hijo sabio recibe el consejo del padre;
Mas el burlador no escucha las reprensiones.
2 Del fruto de su boca el hombre comerá el bien;
Mas el alma de los prevaricadores hallará el mal.
3 El que guarda su boca guarda su alma;
Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.
4 El alma del perezoso desea, y nada alcanza;
Mas el alma de los diligentes será prosperada.

PROVERBIOS 13:1-4

AMADO HERMANO Y HERMANA EN CRISTO JESÚS, AMADO LECTOR, SE DILIGENTE EN OBEDECER A DIOS PARA QUE TU ALMA SEA PROSPERADA.


NO CAIGAS EN LA TENTACIÓN DEL DIABLO; QUE TU BOCA SEA SABIA, CUIDA TUS PALABRAS.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM