Translate

domingo, 27 de julio de 2014

OBEDIENCIA PARCIAL, BENDICIÓN PARCIAL

28 Así exterminó Jehú a Baal de Israel. 29 Con todo eso, Jehú no se apartó de los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel; y dejó en pie los becerros de oro que estaban en Bet-el y en Dan. 30 Y Jehová dijo a Jehú: Por cuanto has hecho bien ejecutando lo recto delante de mis ojos, e hiciste a la casa de Acab conforme a todo lo que estaba en mi corazón, tus hijos se sentarán sobre el trono de Israel hasta la cuarta generación. 31 Mas Jehú no cuidó de andar en la ley de Jehová Dios de Israel con todo su corazón, ni se apartó de los pecados de Jeroboam, el que había hecho pecar a Israel.

2 REYES 10:28-31


El mensaje de hoy nos lleva a una necesaria reflexión acerca de la Obediencia.

¿Qué es Obedecer? Obedecer es hacer lo que se me manda. Pero ¿qué ocurre cuando la obediencia es parcial?. Tenemos muchos ejemplos en la Biblia de esto; y en estos versículos podemos ver uno de ellos.

Jehú es ungido y enviado por Dios para acabar con la casa de Acab, lo cual hace con exactitud; pero lamentablemente, es obediente solo en relación a este tema; pues continúa en los pecados de idolatría de los otros reyes de Israel, ya que si bien exterminó a baal de Israel, dejó los becerros de oro. Y para que no queden dudas, vuelva a leer el versículo 31 y verá que dice que no cuidó de andar en la ley de Dios de todo corazón.

Amado hermano, la obediencia parcial no sirve, ni a nosotros ni a nuestra descendencia. Fíjese que por lo que obedeció Jehú, su descendencia ocuparía el trono de Israel, pero por su desobediencia, lo haría solo hasta la cuarta generación. En cambio, el rey David, cuyo corazón fue perfecto para con Dios recibió la promesa de nuestro Padre Celestial, de que siempre uno de su descendencia ocuparía el trono de Judá, y esto fue así; ya que el Rey de Reyes, el Eterno, el Señor de Señores, el que es Rey para siempre, conforme a la carne desciende de la familia del rey David.

Amados hermanos, además de esto, me refiero a las Bendiciones de la Obediencia, hay otro problema peor que este, y es que el que no obedece los mandamientos de Dios, está en riesgo de eterna perdición.

Hay algo mas que no quisiera dejar pasar por alto: vemos que Jehú exterminó a baal, pero no a los becerros de oro, y esto hermanos, es lo que muchas veces, algunos continúan haciendo dentro de la iglesia. ¿Qué quiero decir?, que desechan ciertos ídolos de su vida y se quedan con algunos, creyendo que esto es suficiente para agradar a Dios. Recuerde mi hermano, que los ídolos no son solo las imágenes que habitualmente son objetos de idolatría, si no todo aquello que yo amo mas que a Dios, o sea todo lo que yo pongo antes que a Dios; llámese vicios, familiares, dinero, ciertas cosas del mundo que no puedo o no quiero dejar, y las que prefiero mas que a Dios (programas de televisión, música, cantantes, artistas, baile y mas), y aún cosas que no fuesen pecado, si yo me dejase dominar de ellas, dándole prioridad antes que a Dios.

Y hermano, la idolatría es uno de los peores pecados ante los ojos de Dios. NO AME A NADA, NI A NADIE MAS QUE A DIOS.

Amada Iglesia, ¿qué es lo que deseas, que algunas de tus generaciones sean bendecidas, o todas? Entonces no imitemos la actitud de Jehú, obedeciendo lo que me conviene, lo que me agrada de los Mandamientos de Dios y dejando de lado lo que no me conviene, o lo que no me agrada tanto. Tengamos mas bien un corazón perfecto como el del rey David, un corazón que agrade a Dios. Y Usted me dirá: pero David pecó; si hermano, pecó muchas veces y aún pecados dignos de muerte como el de adulterio y asesinato; pero ¿sabe en que está la perfección?, en que siempre reconoció sus pecados, se arrepintió de todo corazón, se humilló ante Dios, aceptó las disciplinas puestas por nuestro Padre Celestial y jamás se inclinó ante otros dioses, ni se ensoberbeció ante Dios.

TODOS COMETEMOS ERRORES COMO EL REY DAVID, PORQUE NADIE ES PERFECTO, PERO CUIDEMOS EN PRIMER LUGAR DE NO PECAR DELIBERADAMENTE, DE ARREPENTIRNOS DE TODO CORAZÓN, DE HUMILLARNOS ANTE DIOS, ROGANDO SU PERDÓN, SU MISERICORDIA, DE ACEPTAR LAS CONSECUENCIAS DE NUESTROS ERRORES, SOPORTAR LA DISCIPLINA Y POR SOBRE TODO DE NO TRAICIONAR A DIOS POR NADA. JAMÁS PERMITA QUE NADA, NI NADIE LE APARTE DEL ÚNICO Y VERDADERO DIOS.

EL SEÑOR NOS BENDIGA AMADA IGLESIA. Y SI QUEREMOS BENDICIÓN COMPLETA, SEAMOS COMPLETAMENTE OBEDIENTES A NUESTRO SEÑOR. PAZ IGLESIA DE JESUCRISTO.




Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM