Translate

martes, 1 de julio de 2014

LOS QUE SUFREN LA PALABRA DE DIOS

Entonces el sacerdote Amasías de Bet-el envió a decir a Jeroboam rey de Israel: Amós se ha levantado contra ti en medio de la casa de Israel; la tierra no puede sufrir todas sus palabras. 11 Porque así ha dicho Amós: Jeroboam morirá a espada, e Israel será llevado de su tierra en cautiverio. 12 Y Amasías dijo a Amós: Vidente, vete, huye a tierra de Judá, y come allá tu pan, y profetiza allá; 13 y no profetices más en Bet-el, porque es santuario del rey, y capital del reino.

AMÓS 7:10-13


Amada iglesia de Jesucristo, en este mismo error caen los rebeldes hoy en día, en creer que las palabras de advertencia y exhortación que salen de la boca de los siervos de Dios, son maldiciones y palabra de hombre, cuando en realidad son palabras de Dios, de los juicios que vendrán por sus rebeldías, avisando el Señor de antemano, en su gran amor y misericordia, para ver si alguien se arrepiente.

Y como en aquel tiempo, estaban Amós y Amasías, así también están hoy los verdaderos siervos de Dios, y aquellos que le dicen al pueblo lo que quieren escuchar, mas no lo que necesitan.

Fíjese que en este mensaje el sacerdote mandó decir al rey que no podían sufrir las palabras de Amós, profeta de Dios, cuando las Sagradas Escrituras dicen que la sana doctrina, la sana enseñanza, la Palabra de Dios, se sufre:

Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. 5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

2 TIMOTEO 4:1-5

¿Leyó amado hermano?, la Palabra de Dios se sufre, porque es nuestra carne de pecado la que sufre; la que se quiere guiar por el corazón y por los impulsos y propios pensamientos, por las costumbres y la sociedad, por las rebeldías y la vanidad, mas no por el Espíritu Santo. Pero quien se ejercita en obedecer al Espíritu aunque esta carne sufra, aunque no le guste, recibirá los frutos de su justicia; primeramente para Salvación del alma, y luego para bendición, aun de este cuerpo que nos quería llevar al pecado y la perdición.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

HEBREOS 4:12-13

A DIOS DAREMOS CUENTAS. NO DESCUIDE SU SALVACIÓN POR LA COMODIDAD DE OIR LO QUE A SU CARNE LE GUSTA.
APÁRTESE DE QUIENES LE HABLEN LISONJERAMENTE; ESFUÉRCESE POR ESCUCHAR Y OBEDECER, SABIENDO DE ANTEMANO QUE NO LE SERÁ GRATO AL PRINCIPIO, PERO LE COLMARÁ DE BENDICIONES, Y LE GUIARÁ A SALVACIÓN.
PORQUE LOS MANDAMIENTOS DE DIOS SON VIDA, A LOS QUE EN ELLOS SON EJERCITADOS.


NO SE QUEDE EN LA COMODIDAD, SUFRA LA PALABRA DE DIOS Y ALCANCE SALVACIÓN.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM