Translate

martes, 8 de julio de 2014

HOMBRE DE DIOS, NO NIÑO DEL MUNDO

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

GÉNESIS 2:24


Ciertamente este es un problema en los varones de hoy en día, aun conociendo del Evangelio, que no se comportan como padres de familia, como hombres de Dios, sino como niños del mundo, inmaduros e inconstantes.

Cuando nos unimos a una mujer, luego de Dios, ella pasa a ser lo principal en nuestras vidas, tanto en cuidado como en enseñanza para Salvación, cuidándola como a vaso frágil y siendo, el hombre, cabeza de su casa para guiar a su mujer y a sus hijos a Salvación, mediante el orden que Dios estableció en Su Palabra.

No es ya nuestra madre, ni nuestro padre lo principal en nuestras vidas (aunque si debemos seguir honrándolos), tampoco nuestras amistades (las que por cierto una vez nosotros en Cristo, y creciendo en el Camino, se van achicando), sino la mujer que Dios nos dio a cuidar. Por supuesto, Dios está primero, pero la mujer a nuestro lado, pues la Palabra no dijo que el hombre y la mujer serán un solo espíritu, sino UNA SOLA CARNE, siempre juntos, en Cristo Jesús.

Aunque no es lo principal de este mensaje, también vale aclarar dos cosas: Primero, que si bien debemos tratar a nuestra mujer como a vaso mas frágil, como lo merece una hija de Dios, una princesa del Reino de los Cielos, y no se nos debe olvidar jamás, tampoco debemos permitir que el enemigo se meta en ella queriendo gobernar la casa, pues Dios dijo que la cabeza es el hombre, y que a él le pedirá cuentas el Señor por toda su casa, por si mismo, por su mujer y por sus hijos, y a la mujer por si misma y por sus hijos (recordando que en última instancia, la Salvación es personal). Y segundo que en estos tiempos en que vivimos, en donde la cobardía ha tomado a muchos “hombres”, para maltratar a sus mujeres y principalmente para no buscar de Dios, son muchas las mujeres que terminan siendo cabezas espirituales de su hogar, buscando la Salvación de ellas, de sus maridos, y de sus hijos; pues si bien esto no es lo ideal, Dios se vale de quien le quiera escuchar para bendecir los hogares, aun de los niños, por la cobardía que gobierna a muchos “hombres”.

Así que es necesario volver a las bases, a la Roca, a las sendas antiguas, para que nuestro hogar no este sobre arena y se caiga. Ya lo dice la Palabra, el hombre ganará el pan con el sudor de su frente, y la mujer dará a luz los hijos con dolor; así que no invirtamos los roles, varones a ganar el pan con el sudor de vuestras frentes para vuestra familia y para compartir con la obra, y dejen de perder el tiempo en lo que no edifica, ni a su casa, ni a la iglesia de Cristo, ni a la Salvación de las almas, poniendo primero a Dios, y a congregarse en la iglesia antes que al trabajo, sabiendo que Dios es el dador de todas las cosas, y que si algo nos estorba el tiempo para buscar de Dios es porque Dios tiene algo mejor. Mujeres cuidad a vuestros hijos y criadlos en el temor de Dios y en la enseñanza de Su Palabra, y no perdáis el tiempo en escuchar consejos del mundo, sino confiad en la provisión de Dios que no les dejará faltar nada, ni en lo espiritual ni en lo material.

La familia es la primera institución que Dios creó, y es la que satanás busca destruir, desde la cabeza hasta los pies. Busquemos de Dios, ordenemos nuestra familia, poniendo en las manos del Señor lo que no podemos, sabiendo que para Dios nada es imposible; y si todavía no tenemos nuestra familia, sujetémonos a nuestros padres y preparémonos para formar un hogar en Cristo, y no conforme al corazón, a los ojos, y a nuestros propios pensamientos, para que nuestra familia sea bendecida y llevada por camino de Salvación.

RECORDEMOS QUE MUY POCOS TIENEN LA POSIBILIDAD DE LEER UN MENSAJE COMO ESTE, DE PARTE DEL SEÑOR, GUIADO EN LA PALABRA DE DIOS, ASI QUE TOMÉMOSLO PARA NUESTRAS VIDAS Y PONGÁMOSLO POR OBRA (Y ENSEÑÉMOSLO), PARA QUE NUESTRA FAMILIA SEA DIFERENTE A LAS DEL MUNDO, UNIDA Y LLENA DE AMOR; ¿TODAVÍA NO LO VE? SI CREE Y PERSEVERA LO VERÁ, PORQUE DIOS LO HARÁ.

AMADO VARÓN DE DIOS, DESECHE LO QUE NO VIENE DE DIOS; SI YA TIENE FAMILIA, DEJE LO QUE ERA DE NIÑO, Y OCÚPESE EN SER EL HOMBRE DE SU CASA QUE DIOS QUIERE QUE SEA.
DESECHA LA COBARDÍA Y VISTETE DEL PODER DE CRISTO JESÚS; PUES SOLO ÉL ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA.

TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE.”


FILIPENSES 4:13



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM