Translate

jueves, 3 de julio de 2014

EL SEÑOR YA TE LLAMÓ

4 Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: 5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. 6 Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.

JEREMÍAS 1:4-6


Es necesario que todo hijo de Dios entienda que el llamado de nuestro Padre, es desde el vientre de nuestra madre; como le dijo al profeta Jeremías, que antes que se formase en el vientre de la madre, le conoció; así mismo fue con cada uno de nosotros. Y no solo esto, si no que antes que naciese, lo santificó y lo dio por profeta. ¿Se da cuenta de lo que le estoy diciendo?

Dios nos santificó, nos apartó para ÉL, nos llamó antes de nacer; solo que el momento de comenzar a poner por obra nuestro ministerio es el que a veces demora, como en el caso de nuestro Señor Jesucristo que principió su ministerio a los 30 años, porque así lo determinaba la ley del servicio a Dios, que tenía entonces el pueblo de Israel.

Mis hermanos, muchos se excusan, en que vendrán a Dios, a su tiempo, cuando el Señor los llame; sin entender esta verdad, que Dios nos llama, nos escoge desde antes de nacer. Con este pensamiento, muchas veces somos nosotros los que demoramos el cumplimiento de la obra Divina en nuestras vidas. Ya es tiempo de acabar con las excusas y las esperas, y empezar a congregar, a fin de que el Señor nos prepare para su servicio.

Amada Iglesia, lo que si es importante que entiendas, es que todo aquel que tiene interés de trabajar para Dios, tiene que saber que es necesario prepararse para ello. Recordemos lo que dijo el Apóstol Pedro respecto a la elección de los primeros diáconos.

1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía;
HECHOS 6:1-5

Así es mis hermanos, si Usted quiere servir a Dios es fundamental ser llenos del Espíritu Santo, de sabiduría, y de Fe. Para que estas cosas estén en nosotros, es necesario un proceso de crecimiento, el cual lo logramos en la iglesia, congregando, escuchando y obedeciendo a todo lo que el Señor nos manda.
La sabiduría es muy necesaria, pero sin la llenura del Espíritu Santo no sirve; hay muchos que están llenos de estudio y letra, pero faltos del Espíritu Santo, es por eso que no sirven como siervos de Dios, porque la Palabra sin Espíritu es muerta; pues es el Espíritu el que da vida; y quien no tiene el Espíritu Santo no puede discernir la Palabra como realmente es, y se convierte de esta manera en un mal maestro y peligroso, pues un ciego que guía a otro ciego, hará que ambos caigan en el pozo de la perdición.

Solo la Obediencia y la comunión con Dios hará que seamos llenos del Espíritu Santo, pues el Señor da su Santo Espíritu a aquellos que le obedecen, viviendo en la Santidad de la Palabra.

Y finalmente mi hermano, sepa que si Dios le envía a hacer algo, no dude y hágalo, pues en el proceso de crecimiento, nuestro Señor sabe, mejor que nosotros mismos, para que estamos capacitados y para qué no. Así que no tema cuando Dios le envíe, y procure seguir creciendo. ¡Ah!, pero tampoco se apresure y quiera ir Usted solo, antes de que Dios le mande, pues por mas buenas intenciones que tenga, si no está listo, en lugar de ser bendecido y de bendición, puede resultar todo lo contrario. TODO DEBE HACERSE EN EL TIEMPO DE DIOS Y COMO ÉL MANDA. QUIEN TIENE EL ESPÍRITU SANTO PODRÁ DISCERNIR ESTO.

AMADO VARÓN Y VARONA DE DIOS, NO TE DEMORES MAS EN RESPONDER AL LLAMADO DE DIOS, NO ESTES ESPERANDO A QUE TE LLAME, YA LO HIZO, ANTES QUE NACIESES TE SANTIFICÓ Y TE DIO UN MINISTERIO QUE LLEVAR A CABO EN ESTA TIERRA.

Y TU, HERMANO Y HERMANA QUE QUIERES SERVIR AL SEÑOR, CONGREGA, OBEDECE, SANTIFICATE, APRENDE, ESCUDRIÑA LA PALABRA, PARA QUE SEAS LLENO DE FE Y DEL ESPÍRITU SANTO PARA PODER SERVIR AL SEÑOR EN LA VERDAD, Y SER BENDECIDO Y DE BENDICIÓN, UN DIGNO OBRERO DEL DIOS ALTÍSIMO, APROBADO PARA TODA BUENA OBRA.

NO TEMAS, NO LE PONGAS NINGUNA EXCUSA A DIOS, COMO LO HIZO EL PROFETA JEREMÍAS; SI ÉL TE ENVÍA ES PORQUE SABE QUE PODRÁS HACERLO. ¿O SABRÁS TÚ MAS QUE DIOS CUÁL ES TU CONDICIÓN?

DIOS TE AMA. ESCÚCHALO PARA QUE ÉL TE ESCUCHE. LA PAZ DEL SEÑOR SEA CON TODOS NOSOTROS AMADA IGLESIA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM