Translate

lunes, 7 de julio de 2014

EL DOLOR POR EL PUEBLO QUE NO ENTIENDE

¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo! 2 ¡Oh, quién me diese en el desierto un albergue de caminantes, para que dejase a mi pueblo, y de ellos me apartase! Porque todos ellos son adúlteros, congregación de prevaricadores. 3 Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y no se fortalecieron para la verdad en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice Jehová. 4 Guárdese cada uno de su compañero, y en ningún hermano tenga confianza; porque todo hermano engaña con falacia, y todo compañero anda calumniando.

JEREMÍAS 9:1-4


Amada iglesia de Jesucristo, aquí nuestro Dios, si bien habla de su pueblo Israel, su pueblo escogido, también habla de su pueblo gentil que ha aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador; pues si bien es una palabra del Antiguo Testamento, recuerde que Dios hizo en Jesucristo de dos un solo pueblo; por lo tanto esta Palabra es para todos aquellos que creen pertenecer al pueblo de Dios.

Ciertamente, tanto Dios como sus siervos, sentimos gran dolor por ver como gran cantidad de pueblo, que ha conocido del Evangelio de Jesucristo, se pierde en el engaño y en el pecado; porque no han predispuesto su corazón y su tiempo, con diligencia, a desechar todo lo pasado y aprender todo de nuevo, para vivir conforme a la Voluntad de Dios, sino que solo se conformaron en las migajas de lo que necesitaban, según sus propios pensamientos, y no buscaron crecer en Cristo para Salvación, pues su corazón estuvo en el interés de una necesidad y no verdaderamente en hacer la Voluntad de Dios, cuidando la Salvación.

Dice también esta pasaje de las Sagradas Escrituras, que no se fortalecieron para la verdad. Ya, el Señor Jesucristo nos advirtió en los evangelios que el Espíritu está dispuesto a obedecer a Dios pero que la carne es débil, y que por lo tanto debemos velar. ¿Qué quiere decir esto?, el velar, es el estar en comunión con Dios, apartado de lo malo, en oración, congregándonos, escudriñando la Palabra, alabando a Dios con nuestras bocas y con nuestra obediencia, en todo lugar y en todo momento; esto es FORTALECERSE PARA LA VERDAD, para PERMANECER en ella, la cual nos lleva a vida y a vida eterna; porque CRISTO ES LA VERDAD, SU PALABRA. Pues como ya dijimos, LA CARNE ES DÉBIL, y para vencer la debilidad de nuestra carne que nos lleva al pecado, debemos FORTALECER EL ESPÍRITU, VELANDO.

Dice la Palabra que vivieron en la mentira y no en la Verdad; algunos infiltrados en las filas del Señor, de manera consciente, y otros de manera inconsciente, engañados como consecuencia de sus rebeliones. Es por eso que es imprescindible la comunión con Dios, para no ser engañados en estos tiempos donde, ya desde hace mucho, el Señor nos dice: NO CONFÍES EN NADIE. Por eso el Señor nos dejó sus mandamientos, también la entrada directa a Su Presencia mediante la oración, y a sus siervos que se guían por el Espíritu, para guiarnos a nosotros por camino de Salvación. No deseche lo que Dios le dio.
Solo recuerde que si lo que escucha no se condice con lo que dice la Palabra y con el Amor de Dios, deséchelo y apártese. Mas si lo que escucha es conforme a la Palabra y al Amor de Dios, tómelo y póngalo por obra.

AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, HAY GRAN DOLOR EN DIOS Y EN SUS, VERDADEROS, SIERVOS, CUANDO EL PUEBLO NO ESCUCHA LAS ADVERTENCIAS QUE VIENEN DE PARTE DE ÉL, Y NO SE APARTAN DE LO MALO; PUES HACEN VANO EL SACRIFICIO DE CRISTO, PISOTEANDO SU SANGRE, Y DESPRECIANDO SU AMOR, PAGANDO LAS CONSECUENCIAS DE ELLO.

DIOS TE HIZO LIBRE DEL PECADO, PARA QUE SIGAS SUS PASOS, PARA VIDA. RECUÉRDALO.

Y NO OLVIDES QUE:

1 DIOS NO ES SENTIMIENTO, SINO AMOR DEL ESPÍRITU (JEREMÍAS 17:9-10 y 1 CORINTIOS 13).
2 NO TODO EL QUE DICE: SEÑOR, SEÑOR, ENTRARÁ EN EL REINO DE DIOS (MATEO 7:21-23).
3 Y QUE, MUCHOS PROCURÁN ENTRAR POR LA PUERTA, QUE SIGUE SIENDO ESTRECHA, Y NO PODRÁN (LUCAS 13:23-24).


EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR, OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM