Translate

lunes, 14 de julio de 2014

EL DESIERTO DEL CRISTIANO

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

MATEO 4:1-2


Amada iglesia de Jesucristo, el desierto, el padecimiento, es una de las principales cosas necesarias para: primero, aprender obediencia, como dice en Hebreos 5:8, luego para ejercitarnos en la Fe, aprendiendo a depender de la paz del Espíritu y no de los sentimientos de la carne, y en tercer lugar para prepararnos para el ministerio que Dios nos quiere dar en esta tierra, y sus propósitos.

¿Por qué es necesario?
Porque en el desierto la que padece es la carne para dar lugar al Espíritu a que se fortalezca. En el desierto uno padece frío, calor, soledad, desconcierto, desorientación, hambre, sed, peligro, todas cosas que debilitan la carne y nos hacen buscar y depender mas de Dios, preparándonos en el Espíritu, para las batallas diarias para poder perseverar en la Fe hasta el fin, para ser obedientes, y en el caso particular del mensaje de hoy, para el ministerio que debemos llevar adelante, para el cumplimiento de los propósitos de Dios con nuestras vidas.

Nuestro Señor Jesús fue llevado al desierto literalmente por el Espíritu, donde padeció en ayuno por cuarenta días y cuarenta noches a fin de prepararse para el ministerio mas grande que alguien haya llevado en la tierra, padeciendo de principio a fin, hasta la muerte, y muerte de cruz, dándolo todo sin recibir nada.

Los hijos de Dios, y mas aun los siervos debemos prepararnos para seguir sus pisadas; y para esto es necesario que la carne, nuestro cuerpo, nuestro corazón y mente, se vayan desacostumbrando a la comodidad y a la vida común y normal del mundano, para vivir la vida del Espíritu, del cristiano verdadero, del ministro, del ejemplo que el Señor nos dejó, para Salvación. Vida que no es como la del mundo, como la de los deseos de la carne, sino de múltiples padecimientos, por la causa de Cristo, pero con la paz y la fortaleza de Dios.
Como dice la Palabra, con el subtitulo de: VIVIENDO POR LA FE

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. 11 Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. 12 De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.”

2 CORINTIOS 4:7-12

Absolutamente a nadie, pensando humanamente, nos gusta el desierto, los padecimientos que son necesarios pasar en el Camino de Dios; pero humillándonos a comprender la Palabra de Dios en el Espíritu, comprendemos que es necesario y parte de la perfecta Voluntad de Dios.

Amado hermano, siervo de Dios, varón y mujer que deseas servir al Señor, o simplemente hacer Su Voluntad, sabe que cuanto mayores sean los propósitos de Dios con tu vida, mayores serán tus padecimientos, primero porque debes estar preparado, y luego porque satanás buscará frenarte y aun destruirte; pero si perseveras en la Fe, aprendiendo de los padecimientos obediencia, vencerás grandes batallas, alcanzando y cuidando tu Salvación, la de tu familia, y la de muchos que Dios te ponga delante y a tu alrededor.

AMADO Y AMADA DE DIOS, GÓZATE EN LAS TRIBULACIONES, AUNQUE TU CARNE SE LAMENTE, PORQUE GRANDES SON LOS PROPÓSITOS DE DIOS CON TU VIDA.

Y para completar este mensaje es importante decir: que la paciencia necesaria para soportar las tribulaciones del desierto tengan su obra completa; esto significa que todas las situaciones, problemas y momentos difíciles los soluciones o los soportes de la manera que la Palabra de Dios te dice que debes hacerlo, para que, como dije antes, TU PACIENCIA TENGA SU OBRA COMPLETA.

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada...


SANTIAGO 1:2-6

AMADA IGLESIA, ALIMENTA TU FE, GOZATE Y SOPORTA TU DESIERTO; PORQUE TU SI SABES QUE ES PARA GRANDES VICTORIAS Y SALVACIÓN. 

PRESTA TU OÍDO SOLO AL SEÑOR, Y GUARDA LA FE SIEMPRE.

PAZ, SHALOM.


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM