Translate

martes, 15 de julio de 2014

DEFIENDE LO QUE DIOS TE DIO

11 Después de éste fue Sama hijo de Age, ararita. Los filisteos se habían reunido en Lehi, donde había un pequeño terreno lleno de lentejas, y el pueblo había huido delante de los filisteos. 12 El entonces se paró en medio de aquel terreno y lo defendió, y mató a los filisteos; y Jehová dio una gran victoria.

2 SAMUEL 23:11-12


Amada Iglesia he observado en estos años que hay hermanos que vienen a la iglesia y se esfuerzan en el Señor sembrando conforme a la Voluntad de Dios en obediencia y Fe. Sin embargo, después de un tiempo cuando vienen los ataques del enemigo, flaquean en la Fe y huyen abandonando todo lo que sembraron, así como lo hizo el pueblo delante de los filisteos en el pasaje bíblico antes leído.

Hermano, la siembra que hiciste queda en el lugar donde te esforzaste y si tú la abandonas, vendrá otro valiente como Sama, la defenderá, echará a los filisteos y se quedará con tu cosecha, con todo derecho, porque tú abandonaste el campo sembrado.

Esto también ocurre habitualmente en las iglesias, es por eso que como dice la Palabra, muchos postreros pasan a ser primeros, porque los que fueron primeros abandonaron la batalla y huyeron delante del enemigo, llámese presiones familiares, burlas, problemas laborales, económicos, de salud, de vicios, de carácter (orgullo, soberbia, vanidad), etc. Ese terreno sembrado puede ser la felicidad de tu hogar, la liberación de tus hijos, la liberación de vicios, la prosperidad material y espiritual, la salud, el ministerio que Dios tiene preparado para ti.
¿Cuántas veces no miraste a tu alrededor y dijiste: ese hermano que acaba de llegar recibe todo lo que pide, y yo que hace años que estoy en la iglesia no logro lo que deseo? Esta puede ser una respuesta mi hermano: no peleaste la batalla, dejaste que el filisteo te venza y perdiste lo que sembraste, o porque los filisteos te lo robaron, o porque otro valiente defendió lo que era tuyo y lo cosechó por ti.

Mi amado hermano, es hora de que dejes de huir de las batallas que el enemigo te presenta y empieces a luchar y defender el terreno que tienes en el Señor con toda valentía, sabiendo que en el Señor tendrás Victoria, si permaneces en Fe, Obediencia, Santidad y Amor. Pelea contra esos gigantes que batallan, por lo general dentro de ti mismo, como lo son la soberbia, el orgullo, la cobardía, la vanidad, la ira, la pereza, los celos, y todos esos sentimientos nacidos del corazón carnal, que son engañosos como dice el profeta Jeremías.

9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
JEREMÍAS 17:9

Hermanos, ese es el peor enemigo del cristiano, el que lleva dentro de sí mismo, los sentimientos del corazón; porque muchas veces te engañan a ti mismo, haciéndote perder bendiciones, por no poder vencerlos y actuar conforme al Amor de Dios, y no conforme a lo que el corazón te dicta. La mejor guía es el Espíritu Santo y no tu corazón, recuérdalo, que te será de gran bendición entender esto y obedecer.

16 Jesús dijo: ¿También vosotros sois aún sin entendimiento? 17 ¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? 18 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. 20 Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.
MATEO 15:16-20


AMADO HERMANO, NO BUSQUES TANTO A LOS ENEMIGOS AFUERA, MIRA DENTRO DE TI, ESUCUDRIÑA TU CORAZÓN, TUS SENTIMIENTOS, MIRA TU CARNE Y TU ESPÍRITU; ¿QUIÉN TE GOBIERNA?

Y POR CIERTO NO ABANDONES LA SIEMBRA, NO SEA QUE OTRO LEVANTE TU COSECHA. PELEA, BATALLA CONTRA LOS FILISTEOS, CONTRA LOS GIGANTES QUE TE QUIEREN ROBAR LA BENDICIÓN; NO TE DEJES VENCER POR TUS SENTIMIENTOS, NI POR NINGÚN GIGANTE QUE NO SOLO BUSCARÁ ROBARTE LA BENDICIÓN, SI NO LO QUE ES PEOR, LA SALVACIÓN DE TU ALMA.

¡AH! Y SI ERES PASTOR, CUIDA TU REBAÑO, NO LO ABANDONES. SHALOM.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM