Translate

miércoles, 16 de julio de 2014

COMPARTIENDO CON PECADORES

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. 10 Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos. 11 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? 12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. 13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

MATEO 9:9-13


AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, hay muchas enseñanzas en este mensaje:

La primera que debemos aclarar es que Jesucristo no dijo “sanos” y “justos” porque los hubiera; pues todos llegamos al Señor sin ser sanos ni justos, de hecho la Biblia dice que no hay uno justo, y mucho menos antes del sacrificio de Cristo, el cual nos justificó. Si no que el Señor dijo “sanos” y “justos” para hacerles entender a los fariseos hipócritas, que si ellos se creían sanos y justos no tenían necesidad del Señor, pues quien no reconoce sus pecados y errores, no puede ser ayudado ni transformado por el Señor, pero los demás SI.

Y aquí es donde va el centro de esta enseñanza: ¿Por qué Jesús compartió la mesa con publicanos y pecadores, y rameras también en su momento?, porque ERAN PECADORES ARREPENTIDOS QUE BUSCABAN EL PERDÓN DE SUS PECADOS EN JESÚS, no eran pecadores que querían continuar con su pecado, sino que tenían el anhelo y la intención de dejarlo. Esto es así, pues ¿cómo podría uno explicar que Jesús fue a compartir con pecadores que no buscaban arrepentimiento? ¿con qué propósito lo haría?; claramente el Señor dijo al final de este pasaje y en otros que Él vino a buscar a los que querían arrepentirse, a los que necesitaban la misericordia, a los que se habían perdido.

¿Por qué aclarar esto? Por dos razones:

Primero porque hoy en día, muchos buscan excusarse en la Palabra, con sus propias interpretaciones, conforme a sus concupiscencias, para compartir con quienes Dios no les mandó a compartir, en desobediencia a Su Palabra. Y segundo, porque muchos en su hipocresía desechan almas que Dios está buscando rescatar.

Dios no puede ser burlado; tampoco tu te engañes a ti mismo.

Así que, mis amados hermanos, seamos sabios en con quienes debemos compartir y con quienes no; porque si bien todos podemos equivocarnos en algún momento, y Dios nos perdona si nos arrepentimos, las consecuencias son inevitables; por eso esforcémonos en crecer en sabiduría y en consultar a Dios todo antes de hacer nada, con humillación y abriendo bien los oídos; sabiendo que crecemos en sabiduría y en poder escuchar al Espíritu Santo cuando obedecemos y nos humillamos con sinceridad y verdad.

AMADA IGLESIA, ESFORCÉMONOS, SEAMOS SABIOS Y SINCEROS, Y NO HIPÓCRITAS; RECORDEMOS QUE LA SALVACIÓN ES PERSONAL; Y QUE SI BIEN NO ALCANZAREMOS LA PERFECCIÓN EN ESTA TIERRA, SI ES LA PERFECCIÓN NUESTRA META, Y A LA CUAL CADA VEZ MAS DEBEMOS ACERCARNOS.

COMPARTAMOS CON SABIDURÍA DE DIOS Y CON QUIENES DIOS NOS MANDA. Y NOSOTROS MISMOS SEAMOS SINCEROS Y ENTENDIDOS DE NUESTROS ERRORES (PIDIENDO A DIOS POR LOS QUE NOS SON OCULTOS) PARA QUE SEAMOS DE LOS QUE QUEREMOS LA BENDICIÓN Y LA FORTALEZA, Y NO DE LOS HIPÓCRITAS, O MAS CLARAMENTE DE LOS REBELDES QUE NO LA QUIEREN. POR MAS CHIQUITA QUE PAREZCA LA REBELDÍA.


DIOS TE BENDIGA AMADA IGLESIA DE CRISTO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM