Translate

miércoles, 4 de junio de 2014

UN VERDADERO MINISTRO DE DIOS

Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

1 CORINTIOS 2:1-5


Amada iglesia de Jesucristo, es común en estos últimos tiempos ver supuestos Ministros de Dios que llevan el mensaje del Evangelio, por ganancia deshonesta, o simplemente con el corazón, pero no con la sinceridad y la verdad de un verdadero Ministro.
También, tal cual lo dice la Palabra, cuando a muchas de estas almas, que han pasado por la experiencia de falsos ministros, Dios les muestra un verdadero Ministro de Su Palabra, tampoco lo quieren recibir, ni tomar como Pastor, siendo que Dios se lo puso, ya que necesitaban y clamaban por esto, para poder ser guiadas; pero como se acostumbraron a moverse sin la obediencia a un Ministro, ya solo lo usan para cuando necesitan, pero luego lo desechan como a los otros falsos, siendo que este es verdadero, pero no lo desechan por falso sino porque no quieren sujetarse, y no obedecen a los consejos, porque su carne se acostumbró así; pues no se han despojado de todas sus rebeldías, ni quieren hacerlo.

Tomemos el ejemplo del Apóstol Pablo, quien lo dio todo por las almas, pero que luego esas mismas almas le decían de que no era apóstol, no lo querían sustentar en sus necesidades, y encima escuchaban a los ajenos, tanto a falsos ministros como a sus propios pensamientos, aunque sea en parte, en lugar de escuchar y obedecer en todo a aquel que fue puesto por Dios y habla por Su Palabra.

De hecho que los verdaderos Ministros de Dios, somos respaldados, primeramente por El Espíritu Santo, y por las Sagradas Escrituras, y luego por el Poder de Dios manifestado en cada uno, además por el desprecio de muchos y los padecimientos por el nombre de Cristo, por predicar la verdad; como dijo el Apóstol Pablo CON DEMOSTRACIÓN DEL PODER DE DIOS. Ya que siendo Ministros de Dios, cuando claman, el Poder de Dios se manifiesta a través de ellos para bendecir a las almas necesitadas y que Dios quiere bendecir, no en los rebeldes, salvo por misericordia en un momento de humillación del rebelde por una gran necesidad.

Amada iglesia de Cristo, un verdadero Ministro de Dios no es aquel que está lleno de estudios y de letra, ni el que se ocupa solo de “obras de beneficencia”, sino aquel que conoce la Palabra, la discierne espiritualmente, y la pone por obra en su vida; un verdadero Ministro del Altísimo es aquel que tiene el Amor de Dios, y que lo demuestra PREDICANDO LA VERDAD, y VIVIÉNDOLA; soportando por esto los vituperios, las injusticias, los padecimientos, las ingratitudes, y todo tipo de prueba y tropiezos, soportando la tentación, sostenido en la batalla por la diestra del Señor, a causa de su obediencia.

Amada iglesia no se olvide que la Palabra dice, que MUCHOS FALSOS PREDICAN MENTIRA Y ENGAÑO DE SU CORAZÓN, Y LA VANIDAD DE SUS MENTES, CONFORME A LOS SENTIMIENTOS Y NO AL ESPÍRITU, PERO TAMBIÉN DIOS DICE EN SU PALABRA: “Y MI PUEBLO ASI LO QUISO”.

Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; 31 los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?

JEREMÍAS 5:30-31

Porque lo que se siembra se cosecha. El Evangelio debe ser completo, no se le debe dar un lugar al Señor en nuestro corazón, sino toda nuestra vida, todo nuestro ser, cada acto y cada pensamiento, santificándonos en ello por dentro y por fuera, en todo tiempo; dejando las costumbres, y anhelando mas de Dios, en sabiduría para obediencia, y en sus misericordias para todos.

NO DESECHE LA PALABRA DE DIOS A TRAVÉS DE UN MINISTRO; NO INTENTE JUSTIFICARSE EN EL ERROR DE LOS FALSOS E INCONSTANTES; NO SE GUIE POR EL CORAZÓN, SINO POR OBEDIENCIA A DIOS; APÁRTESE DE QUIEN NO ES UN VERDADERO MINISTRO; Y OBEDEZCA A AQUEL QUE DIOS LE PUSO PARA GUIARLO Y BENDECIRLO, A TRAVÉS DE LA VERDAD Y EL PODER DE DIOS. NO SEA UNA OVEJA AMBULANTE, NI UN CABRITO REBELDE, QUE SOLO BUSCA AL VERDADERO MINISTRO EN LA NECESIDAD; AFÍRMESE Y APRENDA OBEDIENCIA COMO JESUCRISTO, PARA ASÍ SER BENDECIDO Y DEJAR BENDECIÓN A SU ALREDEDOR.

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen

HEBREOS 5:7-9

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. 16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

JUAN 21:15-17

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

HEBREOS 13:17



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

 “Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM