Translate

miércoles, 11 de junio de 2014

LA INCREDULIDAD Y EL ENGAÑO DEL PECADO

12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. 14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio,

HEBREOS 3:12-14


Mis amados hermanos, nuestro Dios nos ama tanto que no cesa de advertirnos acerca de la necesidad de cuidar la salvación de nuestras almas, la cual nuestro Señor Jesucristo compró a precio de Su sangre.

Esta advertencia no fue escrita para los del mundo; si no para nosotros, pues empieza diciendo “Mirad hermanos”. Y nos pide que no haya en nosotros corazón incrédulo, que nos haga apartar de Dios. Muchos creen que es necesario ser lo que el mundo llama mala persona para ir al infierno; sin embargo acá esta claro que es malo ser simplemente incrédulo. Fíjese Usted que si hablamos de hermanos en la Fe, no estamos hablando de que no creen en Jesús, mas bien estamos hablando de que no le creen a Jesús; pues todos aquellos que no Obedecen a La Palabra de Dios es porque no creen en lo que está escrito en la Biblia, por lo tanto no le creen ni a Dios, ni a Jesucristo.

Hermano amado, acá hay una clara advertencia: la incredulidad, esto es el incumplimiento de los Mandamientos de Dios, nos aparta de nuestro Padre Celestial, pues el no obedecer a Sus Mandatos es un claro acto de soberbia, y la Biblia nos enseña que nuestro Padre Celestial mira de lejos a los soberbios, los cuales no entrarán en el Reino de los cielos.

Muchos desprecian y rechazan la exhortación como si fuese algo malo y no fuese de parte de Dios, sin embargo la Palabra claramente nos manda a exhortarnos unos a otros a fin de que el engaño del pecado no endurezca nuestros corazones apartándonos de la Salvación. Amada Iglesia, uno de los grandes engaños de los últimos tiempos, es la falsa enseñanza de ciertos predicadores que hacen creer a los hermanos, que la salvación no se puede perder. Y si esto fuese así, ¿para qué entonces Dios hace tantas advertencias a Sus Hijos de la necesidad de apartarse del engaño del pecado?

El versículo 14 es claro respecto a lo antes hablado, cuando dice “Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio”, ¿Leyó? ¿hasta cuándo hay que retener nuestra confianza del principio?, Sí, hermanos, hasta el fin, hasta el fin, hasta que el Señor nos llame a SU Presencia.

Quien confía en Dios, es aquel que le obedece en todo, pues por medio de la obediencia es que demostramos nuestra confianza en nuestro Padre Celestial. Si no retenemos esta confianza demostrada por nuestra obediencia, hasta el fin de la carrera, no entraremos en el Reino de los cielos; pues Dios no tiene una balanza en la puerta de Su Reino, si no que el estado espiritual, en que nos encontremos en el día de nuestra partida de esta tierra, determinará nuestro destino final.

Amada Iglesia, hay muchos que, habiendo comenzado por el Espíritu, hoy están en la carne, y consecuentemente en grave riesgo de perdición del alma; porque fueron fascinados por el engaño del pecado y creyeron que pueden hacer lo que quieran que de todos modos se van a salvar (salvo siempre salvo); engañados por la creencia de que la Gracia es la puerta abierta al libertinaje, malinterpretando la verdadera función de la Gracia que Cristo nos dejó, a fin de que podamos ser salvos, pero sabiendo claramente que es necesario cuidar esa salvación, mediante la Obediencia a Toda la Palabra de Dios, sabiendo que hoy, por medio del Espíritu Santo que nos fortalece, podemos vivir en Obediencia y apartados del pecado.

Finalmente quiero recordar que en el versículo 13 dice “HOY”, esto es hermanos que aprovechemos este tiempo, porque mientras tenemos vida podemos recibir exhortaciones que nos aparten del pecado, luego cuando se acaba la vida, ya no hay mas oportunidades para la salvación. Además se acerca el tiempo en que Cristo vendrá a buscar a Su Iglesia desde las nubes y ya no habrá mas oportunidad para el arrepentimiento porque Dios ya se habrá llevado a Su Iglesia.

AMADOS HERMANOS CREE A DIOS, CREE EN SU DOCTRINA, OBEDECE A SUS MANDATOS; QUE NINGUNA CLASE DE INCREDULIDAD MORE EN TU CORAZÓN PORQUE ESTO TE APARTARÁ DE DIOS Y EN CONSECUENCIA DE LA SALVACIÓN.

Y NO DEJES QUE EL ENGAÑO DEL PECADO TE ATRAPE EN TUS CONCUPISCENCIAS, PUES LA ARTIMAÑA MAS COMÚN DE SATANÁS ES EL ENGAÑO, HACIENDO CREER QUE CIERTOS PECADOS NO LO SON, O NO SON TAN GRAVES, O YA NO VIVIMOS BAJO LA LEY, SI NO BAJO LA GRACIA, ASÍ QUE TODO ESTÁ PERMITIDO, PORQUE LA SALVACIÓN NO SE PIERDE.

¡CUIDADO! NO TE ENGAÑES A TÍ MISMO, PORQUE A DIOS NADIE LO PUEDE ENGAÑAR.
¡CUIDA TU SALVACIÓN! PUES EL ADVERSARIO TE LA QUIERE HURTAR (RECUERDA QUE EL HURTO ES UN ACTO QUE OCURRE SIN QUE TE DES CUENTA).


DIOS NOS AMA, ESCUCHA SUS ADVERTENCIAS, TEN OÍDOS PARA OÍR.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM