Translate

jueves, 26 de junio de 2014

JESUCRISTO TE ESPERA

10 No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño; 11 Y gimas al final, Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo, 12 Y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión; 13 No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído! 14 Casi en todo mal he estado, En medio de la sociedad y de la congregación.

PROVERBIOS 5:10-14


Amada Iglesia, en todos estos años de servicio al Señor, he observado que en muchos hermanos se cumplen estos versículos.

Ciertamente, cuando no escuchamos los sabios consejos que nos dan de parte del Señor, llegará el día en que nos lamentaremos por no haberlo hecho. Muchos hermanos llegan a los últimos años de su vida y recién se dan cuenta de los valiosos años que perdieron en el mundo, entregando sus fuerzas al mundo y no consagrando su vida al Señor.

Es una bendición cuando los jóvenes, dócilmente abren sus oídos para escuchar los consejos y las reprensiones que vienen de parte de Dios, porque entonces no tendrán que sufrir por haber desperdiciado los años de vigor en el mundo, entregando su cuerpo y su fuerza a los extraños, para perdición.

Amada Iglesia, en estos años de Ministerio he visto caer a muchos hermanos en dolor y sufrimiento por no haber inclinado sus oídos para oír la voz de los que los instruíamos y exhortábamos con amor, a fin de evitarles la caída. Hay quienes por no oír los consejos los hemos visto terminar separados de su familia, en adulterio, en las drogas y otros vicios, en prostitución, en pobreza, en enfermedades, en depresión, en angustias, en tristezas, completamente extraviados en el mundo. Y no solo los hemos visto caer a ellos, si no también a sus familiares (drogadicción, alcoholismo, enfermedades, fornicación, etc.).

La gran bendición de los que han caído por sus rebeldías es que puedan, como dice en estos proverbios, reconocer que han estado mal ante Dios, la congregación y la sociedad, lamentarse por ello, y arrepentidos volver a buscar el perdón y la misericordia de Dios, decididos esta vez a prestar oídos a los consejos del Señor y a obedecer a la voz de los que en nombre del Señor le instruyen.

MI AMADO HERMANO, NUNCA ES TARDE PARA ARREPENTIRSE Y VOLVER AL SEÑOR DE TODO CORAZÓN Y CONSAGRAR NUESTRA VIDA A ÉL. SI NUESTRO ARREPENTIMIENTO ES VERDADERO, DIOS NOS DEVOLVERÁ LA FUERZA QUE NUESTRO CUERPO PERDIÓ, PARA QUE AHORA LA USEMOS PARA SU HONRA Y SU GLORIA.

NUESTROS MIEMBROS QUE SE DESGASTARON SIENDO INSTRUMENTOS PARA EL ENEMIGO, DIOS LOS RESTAURARÁ PARA QUE AHORA SEAN HERRAMIENTAS ÚTILES EN SUS MANOS, PARA SALVACIÓN DE LAS ALMAS QUE HOY ESTÁN PERDIDAS.

Mi amado hermano, que estás firme y fiel al Señor, que nada ni nadie te aparte de la Obediencia al ÉL, para que no tengas el día de mañana que lamentarte. SE FIEL SIEMPRE, SANTIFICA TU VIDA CADA DÍA MAS, Y NO TE ARREPENTIRÁS JAMÁS Y SERÁS DE BENDICIÓN PARA TI, LOS TUYOS Y LOS QUE TE ESCUCHEN.

PERO LO MAS IMPORTANTE, QUE NO QUERÍA OLVIDAR DE DECIRTE MI HERMANO, ES QUE APROVECHES MIENTRAS ESTÁS VIVO PARA ARREPENTIRTE Y VOLVERTE A DIOS; RECUERDA QUE UNA VEZ QUE PARTIMOS DE ESTE MUNDO, NO HABRÁ LAMENTACIÓN QUE TE DE OPORTUNIDAD DE SALVACIÓN.

LAS LAMENTACIONES SOLAS NO SIRVEN, ES NECESARIO ACOMPAÑARLAS CON ARREPENTIMIENTO, Y MIENTRAS ESTÁS VIVO; LUEGO, ACABADA LA VIDA, YA ES TARDE PARA TODO.

APRESÚRATE, DIOS TE AMA Y TE ESTÁ ESPERANDO; DEJA DE LAMENTARTE, ARREPIÉNTETE Y VUELVE YA AL SEÑOR. MAÑANA PUEDE SER TARDE.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM