Translate

viernes, 13 de junio de 2014

EL ESPÍRITU DE VERDAD

Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
JUAN 14:15-17

¿LEYÓ MI AMADO HERMANO?

Las personas del mundo no pueden entender la Biblia, la Palabra de Dios, porque se debe entender por medio del Espíritu de Verdad, del Espíritu Santo, el cual Dios le da a aquellos que le obedecen. No olvide que quienes desechan a un Dios superior, al Dador de la Vida, y en su soberbia creen que sus razonamientos son mayores que los del que le dio la vida, jamás podrán entender ni un poquito de la Palabra de Dios, ni conocer la Verdad, pues les está velada.

Dice el Señor que para recibir el Espíritu de Verdad que nos dará entendimiento de Su Palabra, y para demostrar nuestro Amor a Él, debemos OBEDECER SUS MANDAMIENTOS; pues de esta manera demostramos que creemos que SUS MANDAMIENTOS SON VIDA. Como ya he dicho a personas del mundo: no esperes entender cosas difíciles de la Palabra, sino empiezas por obedecer lo sencillo de entender, como NO MENTIRÁS, HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE, AMARÁS A TU DIOS CON TODO EL CORAZÓN, CON TODA TU ALMA Y CON TODA TU MENTE.

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.
1 CORINTIOS 2:10-16

Sin embargo, así como las personas del mundo y que viven conforme al mundo no pueden entender las cosas de Dios, así también muchos “cristianos” tampoco comprenden bien las cosas de Dios y caen en graves errores; ¿por qué? Porque no obedecen a todos los mandamientos de Dios ni buscan la sabiduría en Él, y por esta razón no comprenden bien la Palabra. Pues la sabiduría y el conocimiento de la Verdad no vienen por el mucho estudio sino por la obediencia y la comunión con Dios; el creer y obedecer a Dios como un niño a su padre.

Amados hermanos, para poder entender la Verdad es necesario tener la mente de Cristo y esto solo se logra cuando la prioridad en nuestras vidas es Dios. Si no ponemos a nuestro Padre Celestial primero es imposible pensar como Cristo. Nuestro Señor Jesucristo tenía como fundamento la obediencia absoluta e incondicional al Padre, solo con esta mentalidad es posible comprender la Biblia, pues sin Obediencia, la cual incluye la Santidad y la Fe no se puede tener comunión con el Dios Altísimo.

Si el amor a las cosas del mundo mora en nuestros corazones es imposible que podamos recibir el Espíritu de Verdad, pues no existe comunión entre el mundo y nuestro Padre Celestial. Hermano, comprenda, una cosa o la otra, o está con Dios, o está con el mundo. Quien cree que es posible estar bien con ambos, se engaña a sí mismo y es reo de satanás, atrapado por el pecado de soberbia, creyendo que sabe mas que Dios y que le puede engañar.

LA VERDAD PROVIENE DE DIOS Y ES PARA LOS OBEDIENTES, Y NO PARA LOS SABIOS TERRENALES; PUES A LOS SABIOS DE ESTE MUNDO LES ESTÁ ESCONDIDA POR DIOS, PARA QUE VIENDO NO VEAN NI ENTIENDAN, POR SU SOBERBIA Y CORAZÓN NO ARREPENTIDO PARA CON SU CREADOR Y DADOR DE LA VIDA.
BUSCA A DIOS CON SINCERO CORAZÓN Y ÉL TE REVELARÁ EL CAMINO DE LA SALVACIÓN, QUE ES JESUCRISTO NUESTRO SALVADOR.


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM