Translate

viernes, 20 de junio de 2014

DIÁCONOS, SERVIDORES

Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6 a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.
HECHOS 6:2-6


Amada iglesia de Jesucristo, la Palabra de Dios nos enseña como debe ser el servicio de su casa, el cual debe tener un orden; y no cualquier hermano puede servir en la casa de Dios, y mucho menos en el lugar santísimo.

Esto no es porque la casa de Dios se maneje como las realezas, o los lugares de importancia del mundo, donde muchas veces se guían, por nombres, genealogías incuestionables, por una inteligencia terrenal supuestamente superior, o por alguna grandeza terrenal; todo lo contrario, pues un pastor, un diácono, un siervo de Dios, así como el Siervo de Dios, nuestro amado Señor Jesucristo, es quien se humilla hasta lo sumo, siendo despreciado, no entendido, servidor de los demás, no como los corruptos de este mundo, sino sabiendo que tiene un Amo, El cual no puede ser burlado. Siendo a quien mas Dios le exige, padeciendo necesidades, persecuciones, el dolor de ver como se le advierte a las almas el peligro y muchas caen y reciben el daño por no escuchar; y son escogidos por Dios y sostenidos por su obediencia incuestionable a los mandatos del Señor. Tal y como lo dice el capítulo 53 del libro de Isaías.

ESTA CLARO QUE NI SIQUIERA TOMAMOS EN CUENTA A AQUELLOS QUE APARENTAN SER SIERVOS PERO NO SON LLAMADOS POR DIOS.

Quien está sirviendo en la casa y en la obra de Dios lo hace por la Salvación de las almas, por lo tanto será blanco de los mayores ataques del enemigo; teniendo al mismo tiempo la responsabilidad, en el caso de quienes ministran la Palabra, de estar en condiciones de transmitir exactamente lo que el Espíritu Santo les da para cada alma y situación.

Por esta razón es necesario hacer un llamado de atención a las iglesias y pastores, y también a los hermanos, a que se deje de formar el servicio de la casa de Dios por estudios, sentimientos o ideas de crecimiento rápido.

Muchos simplemente creen que deben formarse, llamados, “líderes” solo por estudios de ciertos cursos o seminarios teóricos, por carisma, o, como piensan otros varios, para ocupar a los jóvenes en las cosas de Dios y despejar sus mentes, y que suelen hacerlo en la música.
El enemigo, el diablo, no va a venir con un examen de historia bíblica a atacarnos para ver si tenemos buena memoria, ni tampoco encontrará una pared porque seamos los músicos o alabadores de la iglesia, por tomar un ejemplo común; sino mas bien, aunque debamos defendernos con la Palabra, lo principal que vendrá a atacar satanás es nuestro corazón, nuestra vida, porque la principal arma con la que nos defenderemos, no es el mucho estudio, ni un nombre famoso, o una posición en la iglesia, sino nuestra SANTIDAD, nuestra OBEDIENCIA, conforme al orden de los mandamientos de Dios y no a nuestro pensamientos, y la LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO EN NUESTRAS VIDAS. Y la santidad y la obediencia no solo en nuestra vida dentro de la iglesia, sino en todo lugar, en todo tiempo y aun en nuestros pensamientos e intenciones del corazón.

Fíjese que en el pasaje que tomamos hoy dice que para que los apóstoles no descuidarán la oración y el ministerio de la Palabra, eligieron a 7 varones, de BUEN TESTIMONIO, y LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO, para servir a las mesas, a las viudas (aunque si bien allí empezó el servicio de los primeros diáconos, después vemos con el ejemplo de Esteban que hacían mucho mas que solo servir las mesas, por la gran necesidad y hambre de Dios que había en el pueblo); ¿leyó bien? LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO PARA SERVIR LAS MESAS. Esto es mas que solo conocer la Palabra o tener algún estudio, es estar LLENO DEL SEÑOR, por medio de la OBEDIENCIA y la ORACIÓN, en todo tiempo. Y ¿para qué? Para no caer y permanecer firme ante los ataques del enemigo, que vendrá con astucia y a atacarnos en nuestras debilidades para destruirnos.
Y si es necesario estar llenos del Espíritu Santo para servir las mesas, limpiar, o ser portero en la casa de Dios, ¿cuánto mas deben ESTAR LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO LOS MÚSICOS, ALABADORES, DIÁCONOS Y PREDICADORES, PARA DAR DEL SEÑOR Y PARA NO CAER? ¿Y MAS AUN LOS PASTORES?.

NO SE CONFUNDA; es cierto que mucha es la mies y pocos los obreros, pero eso no significa que deban servir sin estar preparados EN EL ESPÍRITU. Pues por esto luego vemos muchos llamados “líderes” (bíblicamente no hay líderes sino diáconos, que significa servidores) que son presa fácil de satanás y que terminan dando mal testimonio, por tener mas letra y sentimiento que Espíritu.
Nuevamente le digo: NO SE CONFUNDA; no es que queramos limitar el deseo de los hermanos de servir, sino todo lo contrario, pero queremos cuidarlos de que no sean engañados y caigan por no estar preparados espiritualmente. Todo en la casa de Dios tiene un orden para que las cosas salgan bien, así como todo en la vida. No limitando sino cuidando, porque habremos de dar cuentas por cada alma.

Y para ir cerrando esta breve enseñanza y exhortación de parte del Espíritu Santo, es necesario decir cuales son las razones por las que muchos servidores no están preparados o CRECIDOS ESPIRITUALMENTE para servir o soportar los embates del enemigo (y también, muchas veces, para cuidar la Salvación):
Primero vemos iglesias y específicamente pastores de estudio y que no son consagrados al servicio de la obra, que se guían mas por el sentimiento del corazón que por el Espíritu.
En segundo lugar, en referencia al primer punto, que ponen a servir almas que ni siquiera han tenido tiempo, o no han querido cambiar cosas básicas en su vida, como su forma de vestir o de hablar.
En tercer lugar, le dan mas importancia a los estudios bíblicos, a la letra que al estilo de vida cristiano que lleva el hermano o la hermana.
En cuarto lugar, y en referencia a lo anterior, vemos hermanos y hermanas, y matrimonios que quieren servir o están sirviendo en la casa de Dios, pero que no viven en el orden de Dios en sus hogares, ocupando el lugar que deben ocupar tanto el hombre como la mujer. Por ejemplo matrimonios en donde el hombre no es la cabeza del hogar, y la mujer no es sujeta, o peor aun trabaja fuera de su casa.

AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, RECIBA ESTE MENSAJE COMO UN MENSAJE DE AMOR DE DIOS, PARA QUE SU OBRA Y LA BENDICIÓN PARA SU VIDA, Y LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS, NO TENGA ESTORBO; ESPECIFICAMENTE, PARA QUE EL ENEMIGO TENGA LA MAYOR PARTE DE LAS PUERTAS CERRADAS PARA PERTURBAR SU VIDA, O PEOR AUN HACERLE CAER.

GUIANDOSE EN EL AMOR, EL ORDEN Y LOS MANDAMIENTOS DE DIOS, Y MAS ESPECIFICAMENTE, POR EL ESPÍRITU SANTO Y NO POR SENTIMIENTOS, NO CAERÁ EN ERROR, Y ALCANZARÁ LA BENDICIÓN COMPLETA Y LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

DIOS LE DE EL ENTENDIMIENTO Y LA FORTALEZA NECESARIA PARA VENCER EN ESTA Y EN TODA BATALLA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM