Translate

martes, 17 de junio de 2014

¿CUÁNDO EL CRISTIANO CAE EN ERROR?

Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. 18 Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

2 PEDRO 3:17-18


Amada iglesia, ¿cuál es la forma de que un hermano caiga en error?; dice en este pasaje que nos guardemos de caer de nuestra firmeza arrastrados por el error de los inicuos.
¿En qué debemos permanecer firmes para no caer? EN LA OBEDIENCIA A DIOS. Ahora, ¿es por nuestra propia fuerza que no seremos arrastrados por el error de los inicuos y permaneceremos firmes en la obediencia? Está claro que no, que es por el poder y la fortaleza de Dios en nosotros. Y ¿tendremos la fortaleza de Dios en nosotros si solo lo alabamos de labios y no con nuestras obras? ¿No dice la Palabra que la fe sin obras es muerta?.
Pues bien, hay hermanos que parece que creyeran que Dios solo está o solo los ve cuando están dentro de la iglesia, porque fuera de la iglesia dejan de comportarse como santos de Dios, en la santidad que Él nos pide, por dentro y por fuera. Estos “hermanos” fácilmente caen en error por ser hipócritas, y Dios los mira de lejos.

¿Cómo voy a lograr permanecer firme en la obediencia a Dios?. Dice la Palabra que El Padre (Dios), El Hijo (Jesucristo), y El Espíritu Santo uno son, y que por medio del Espíritu Santo recibimos la sabiduría, la guía, la fortaleza y la paz para permanecer firmes en la OBEDIENCIA a la Voluntad de Dios. Con respecto a esto, hay muchos que en su falta de sabiduría confunden lo que es una “visita” del Espíritu Santo, con lo que es que el Espíritu Santo “viva” dentro nuestro. El Espíritu Santo nos puede visitar en una alabanza, en una predicación, en una imposición de manos, con alguna sanidad o liberación, o con alguna palabra profética, pero para que el Espíritu Santo VIVA en nosotros es necesaria LA OBEDIENCIA A DIOS EN TODO MOMENTO, viviendo como un hijo de Dios desde que nos despertamos a la mañana hasta que nos acostamos a la noche.

Ahora, si usted leyó con atención lo anterior, le habrá surgido una duda, y es esta: ¿Cómo es que lograré obedecer a Dios para que el Espíritu Santo viva en mí, si para poder obedecer necesito al Espíritu Santo?

Aquí está la respuesta:

El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. 12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
MATEO 13:11-13

Quienes no empiezan por obedecer en lo de fácil entendimiento, no recibirán el conocimiento, ni la fortaleza para obedecer en lo demás. Como por ejemplo, aquellos hermanos que dicen dejar todo para Dios, diciendo: que Dios me cambie, en lugar de ellos esforzarse en lo que pueden y pedir la fortaleza a Dios para cambiar lo que todavía no pueden. Como muchas veces decimos, si no empiezas por cambiar cosas sencillas en tu vida como por ejemplo tu forma de vestir, lo de fuera, ¿cómo lograrás cambiar lo de dentro, lo del corazón?. Aquellos que llegan al Evangelio, a la iglesia, al Camino de Dios, reciben Palabra de Dios, una sanidad, o alguna bendición del Señor, y luego se esfuerzan con deseo sincero por hacer la Voluntad de Dios, empezando por obedecer en lo básico, como es el buscar a Dios en oración, recibirán de Dios la sabiduría y la fortaleza para ir creciendo en obediencia para Salvación; estos son los que tienen y tendrán mas. Pero aquellos que llegan al Camino de Dios, reciben bendición de Dios, y luego no se esfuerzan por aprender y por buscar de Dios, aun lo que han recibido de Dios les será quitado; estos son los que no tienen, y que aun lo que tienen les será quitado.

Para cerrar este mensaje, veamos que la Palabra sigue diciendo en el versículo dieciocho, del primer pasaje, que antes bien debemos crecer en la Gracia y el conocimiento de nuestro Señor. Esto es en arrepentirse de los errores y buscar la fortaleza de Dios para ser bendecido y canal de bendición para los demás; cuidando así su propia Salvación y siendo de ayuda para la Salvación de los demás.

AMADA IGLESIA, HERMANO, HERMANA, SOLO LOGRARÁS NO CAER EN ERROR SI PERMANECES EN OBEDIENCIA; Y SOLO LOGRARÁS CRECER PARA SALVACIÓN SIN CON HUMILDAD TE ARREPIENTES DE TUS ERRORES Y TE ESFUERZAS EN OBEDECER.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM