Translate

viernes, 6 de junio de 2014

CONDENADOS POR SU PROPIO JUICIO

10 Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, 11 sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.

TITO 3:10-11


Amada Iglesia, leía esta Palabra y reflexionaba en mi corazón acerca del Amor y la Misericordia de Dios, y recordaba que la rectitud es parte del Amor. Fíjese que en el versículo 10 dice: "que al hombre que cause divisiones después de una y otra amonestación, deséchalo".

Usted me preguntará en dónde se refleja el Amor en este hecho; está muy claro: en primer lugar le da varias oportunidades de arrepentirse a aquel que causa divisiones en la Iglesia, pues si está dentro de la Iglesia es claro que es alguién que conoce la Palabra de Dios, y sin embargo no la respeta, y hace que sus hermanos tampoco lo hagan incitándolos a la rebeldía. En segundo lugar, el Amor se demuestra en que Dios no permite que un rebelde le destruya toda la siembra; si no que ordena que se retire al tal, a fin de que los demás no sean contaminados y se pierdan o sufran las consecuencias de la rebeldía.

Hermanos amados alguien que provoca división en la iglesia, como dicen estos versículos, se ha pervertido y busca pervertir a los demás; pues el espíritu inmundo que mora en él, le incita a llevar a otros juntamente con él hacia la perdición eterna; y esta actitud es pecado y el perseverar en el pecado es condenación.

Pero algo que llamó poderosamente mi atención, es el final del versículo 11, donde dice que el tal ha pecado y está condenado por su propio juicio; ¿leyó lo mismo que yo?, ya está condenado y por sí mismo, por sus propios juicios. Hermanos amados es preciso guardar nuestra mente; cuida lo que piensas, que no salga de lo que ya está escrito, no debes juzgar conforme a tí mismo, a tus pensamientos; debes juzgar conforme a la guía de la Palabra de Dios.

Lamentablemente no solo vemos que dentro de la Iglesia hay personas que provocan divisiones entre los hermanos, confundiéndolos con enseñanzas sacadas de sus propias concupiscencias, conforme a la vanidad de sus mentes; si no que esto también ocurre en los medios de comunicación, tales como la televisión, la radio, y en internet, por ejemplo a través de las redes sociales. Éstos hombres no solo están pervertidos en sus pensamientos, si no que los publican con tanta convicción y justificaciones (recordemos que satanás también tentó a Cristo con la Palabra de Dios), que hacen caer a otros en condenación, arrastrando a los nuevos, o inconstantes a la misma condenación en la que ellos ya han caido por sus propios juicios.

TEN CUIDADO SIERVO, LLAMADO POR DIOS O LEVANTADO POR TI MISMO, MEDITA EN LO QUE PREDICAS, PORQUE DIOS TE DEMANDARÁ LA SANGRE DE TODOS AQUELLOS QUE SIGUEN TUS DISOLUSIONES Y POR CAUSA DE TUS PALABRAS SEAN GUIADOS A ETERNA PERDICIÓN.

RECUERDE QUE SATANÁS CUANDO CAYÓ ARRASTRÓ CONSIGO A UN TERCIO DE LOS ÁNGELES; ESTA ES SU COSTUMBRE. NO SEAS TÚ TAMBIÉN SU ALIADO, PUES ÉL YA ESTÁ CONDENADO A ETERNA PERDICIÓN JUNTAMENTE CON TODOS LOS QUE LE SIGUIERON.

QUIEN PREDICA ES RESPONSABLE DE TODO LO QUE SALE DE SU BOCA Y DE LAS CONSECUENCIAS QUE SUS PALABRAS PROVOQUEN. PIENSA ANTES DE HABLAR Y/O DE ESCRIBIR.

HERMANOS AMADOS, NO PIENSE MAS ALLÁ DE LO QUE ESTÁ ESCRITO; HABLE, PIENSE Y JUZGUE CONFORME A LA PALABRA DE DIOS. TODO LO QUE SALE DE LO ESCRITO EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS ES VANIDAD; Y NADA VANO ENTRARÁ EN EL REINO DE DIOS.


RECUERDE ESTE VERSÍCULO QUE ACABAMOS DE MEDITAR, QUE QUIEN POR SU JUICIO HACE CAER A OTROS EN DIVISIONES, PECA Y ESTÁ CONDENADO. NO LO DIGO YO, LO DICE LA PALABRA DE DIOS Y USTED LA PUEDE LEER IGUAL QUE YO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM