Translate

lunes, 26 de mayo de 2014

NO A LOS IMPULSOS DE LA CARNE

5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

ROMANOS 8:5-9


Amados hermanos, si nos ponemos a analizar la creación de Dios, prontamente vamos a poder ver la diferencia entre el hombre y los demás seres vivos. Y si lo hacemos con la guía del Espíritu Santo podremos discernir la gran diferencia entre el hombre y el cristiano.

Usted cuando observa a los animales puede ver que viven y que siguen una rutina de vida establecida por Dios para ellos, tal como nacer, crecer, reproducirse y finalmente morir. Sin embargo, podemos ver en algunos animales ciertos rasgos de inteligencia adquiridos por medio de la costumbre y del instinto que Dios les dio; pero además, si Usted observa a los que están mas cerca nuestro, podrá ver incluso ciertos sentimientos, como el celo, la preferencia por alguien de la familia, la protección del lugar donde viven y de las personas que los cuidan, y aún cuando son cachorros, juegan como si fuesen niños. Tienen costumbres adquiridas como lo es el horario de los alimentos, el lugar donde duermen y otras cosas similares.

El ser humano se diferencia en que tiene una inteligencia superior a la de un animal y además tiene poder de entendimiento para tomar decisiones, porque Dios lo creó en libertad. Sin embargo he observado que muchos al igual que los animales se dejan guiar por el instinto y tienen reacciones y sentimientos básicos como si fuesen animales; a veces hasta ese amor instintivo que tienen los animales entre sí lo han olvidado y muchas veces terminan actuando peor que uno de estos; pues en su libertad elijen dejarse gobernar por el corazón, por la carne y no por el Espíritu de Dios.

1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
1 CORINTIOS 13:1-3

Pero mi hermano amado, los cristianos debemos ser muy diferentes a cualquier ser humano sin Dios, entendiendo que la esencia nuestra es el Amor y esto es lo que nos diferencia de todo el resto de la creación; pero no un amor instintivo, ni egoísta, sino un amor de origen divino, el cual nos hace pensar en el otro para ayudarlo en lo que esté a nuestro alcance; y que nos hace entender que todos tenemos un alma que es preciso llevar por Camino de Salvación.

4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

1 CORINTIOS 13: 4-8

El mundo esta cada vez mas animalizado, cada cual hace lo que siente, sigue los impulsos de su carne, sin pensar en las consecuencias de sus actos, aumentando así los crímenes pasionales, los robos, los adulterios, la degeneración sexual, la violencia en todos los ámbitos, hogar, escuela, trabajo, calle, y mas. Mire algún noticiero o la programación de cualquier canal de televisión y se dará cuenta de lo que le estoy diciendo.

1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,

2 TIMOTEO 3:1-4

HERMANO, SI NOSOTROS NOS DESCUIDAMOS DE NUESTRA RELACIÓN CON DIOS, Y NO ASIMILAMOS LA NECESIDAD DE CAMBIAR DE VIDA, CREYENDO QUE PODEMOS VIVIR IGUAL QUE ANTES DE CONOCER A CRISTO, DIFICILMENTE NOS PODREMOS DIFERENCIAR DE ESTOS HOMBRES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS QUE SOLO SE GUÍAN POR SUS IMPULSOS CARNALES Y HASTA HAN PERDIDO EL AFECTO FRATERNAL.

AMADA IGLESIA DIGA NO A SUS IMPULSOS CARNALES, NO SE DEJE GUIAR POR ELLOS; DIGA SÍ AL ESPÍRITU SANTO, Y DÉJESE GUIAR POR SU CERTERA VOZ. DIOS NOS BENDIGA AMADA IGLESIA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación. 



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM