Translate

domingo, 11 de mayo de 2014

MI PUEBLO NO OYÓ MI VOZ

11 Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí.
12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos.
13 ¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, Si en mis caminos hubiera andado Israel!
14 En un momento habría yo derribado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios.
15 Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido, Y el tiempo de ellos sería para siempre.
16 Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, Y con miel de la peña les saciaría.
SALMO 81:11-16


Iglesia amada ¡cuántas veces el pueblo de Dios cierra sus oídos a Papá del Cielo y se niega a oír la voz de sus consejos! Cada vez que menospreciamos una enseñanza bíblica o un consejo pastoral fundamentado en la Palabra de Dios, estamos cerrando nuestros oídos a la voz de nuestro Padre Celestial.

Iglesia amada ¡cuántas veces Dios desea bendecirnos y no puede porque no escuchamos su voz! ¡cuántas veces hacemos nuestra voluntad y desechamos al Señor, porque nos falta Fe para obedecer, o simplemente no estamos dispuestos a renunciar a lo que nos gusta!

Amados hermanos, muchas veces el Señor habla cosas maravillosas para nuestras vidas y respuestas favorables a nuestras peticiones; y después nada de esto ocurre ¿Sabe por qué? Simplemente porque no hacemos lo que ÉL nos manda, porque no obedecemos a la voz de sus consejos y deseamos que nos llegue la bendición de Dios a cambio de nada, haciendo nuestros caprichos como un niño sin entendimiento.

Sin embargo amados hermanos, si nos comportamos como niños sin entendimiento, rebeldes a la voz de Dios, aunque el Señor desea bendecirnos no puede hacerlo; porque Dios no premia la rebeldía, ni la dureza de corazón.

El Señor nos ama y tiene poder para conceder nuestras peticiones, y el deseo de hacerlo; pero está frenado porque muchos caminan en sus propios consejos, hacen como a ellos bien les parece y desechan la voz del que vive en los cielos.

7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

1TESALONICENSES 4:7-8

Nuestro Padre Celestial dice: “Israel no me quiso a mi”, ¡cuán cierto es esto lamentablemente mis amados hermanos!. Muchos vienen a la Iglesia, pero no por amor a Dios, si no por interés, por amor a las bendiciones. Muchos no se preocupan por conocer la Voluntad de Dios para agradarle, no hay amor hacia ÉL porque no tienen ningún interés en obedecer sus Mandamientos; ni si quiera les interesa la Salvación de su Alma, no la tienen en cuenta; su única meta es recibir los milagros que están esperando; y si pasado un tiempo no lo reciben se retiran de la iglesia y van a otra, buscando un Pastor a modo de curandero que le haga el milagrito; sin entender que todo viene de parte de Dios, y que si ÉL no decide bendecir, no importa cuanto recorran no la recibirán hasta que se rindan a sus pies y hagan SU VOLUNTAD.

21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
JUAN 14:21

El amor a Dios se demuestra obedeciendo a sus Mandamientos, no por interés de los beneficios; si no justamente por Amor a ÉL. Y en la Obediencia está la bendición; pues las bendiciones son añadiduras que recibimos cuando somos obedientes a la Voluntad de Dios.

NO SEAS REBELDE COMO EL PUEBLO SORDO QUE NO QUIERE OÍR LA VOZ DE DIOS, PORQUE ASÍ JAMÁS RECIBIRÁS ALGO DE ÉL.
NO CAMINES EN TUS PROPIOS CONSEJOS PORQUE NO HAY BENDICIÓN EN ELLOS.
NO CANSES A DIOS CON TUS REBELIONES PARA QUE NO TE ABANDONE A LA DUREZA DE TU CORAZÓN.

DIOS TIENE TODO PARA TÍ, SIEMPRE QUE TUS OÍDOS OIGAN SU VOZ Y TU ALMA SE APRESURE A OBEDECERLE. ÉL TE AMA, ÁMALE TÚ TAMBIÉN.

LA PAZ DE DIOS HABITA EN EL CORAZÓN DE LOS HUMILDES Y OBEDIENTES A SU PALABRA. SHALOM.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM