Translate

jueves, 8 de mayo de 2014

JESÚS Y LOS JURAMENTOS

33 Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.
MATEO 5:33-37


Amada iglesia, mucha gente cree que solo debe cumplir, cuando lo que sale de su boca lo jura o lo promete. Sin embargo nuestro amado Señor Jesucristo nos enseñó que no se debe jurar por nada, sino cumplir lo que de nuestra boca salga. El solo hecho de decir algo ya es un compromiso, una promesa que se debe cumplir. Y el no cumplir con lo prometido es pecado delante de Dios.

La mayoría de las personas tienen la costumbre de “hablar por hablar”, tal vez para desligarse de la presencia de alguien, o porque les gusta prometer solo para hacerse ver, pero luego no cumplen con lo dicho. No olvide que todos los pecados, son pecados para Dios, y que no es como el mundo dice, que ciertas cosas no la toman como pecado, o que no tienen importancia.

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.
MATEO 12:36-37

Lamentablemente muchos ignoran la Palabra, y aun “cristianos” que voluntariamente la ignoran, o no le prestan atención. Se “sacrifican” en ciertas cosas, según ellos, pero olvidan cosas esenciales que no solo deben cumplirse en el templo y cuando son vistos, sino en todo momento y en todo lugar.

Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. 23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.

1 SAMUEL 15:22-23

Así como el rey Saúl fue desechado por “obedecer a su manera”, lo cual es igual a desobediencia, en lugar de prestar atención y obedecer al mandato de Dios tal cual ÉL lo ordenó, así también nosotros, si hacemos igual, primeramente perderemos bendiciones y recibiremos las consecuencias de nuestras desobediencias, y luego si persistimos en nuestras rebeldías y faltas de atención pondremos en riesgo la Salvación de nuestras almas.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 18 Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador? 19  De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.

1 PEDRO 4:17-19

Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.
1 CORINTIOS 9:26-27

Mis amados hermanos en el Evangelio nos gozamos de obedecer los mandatos de Dios que se basan en el Amor hacia los demás; ese es nuestro gozo, y el cumplir lo que sale de nuestras bocas, conforme a la Voluntad de Dios, es de bendición para uno y para los oyentes. Y si de nuestra boca salió palabra deshonesta o de maldición, pidamos perdón y desechemosla de nuestras vidas.

RECUERDE QUE CUANDO UN SIERVO DEL SEÑOR LE EXHORTA CONFORME A LA PALABRA DE DIOS, NO LE ESTÁ MALDICIENDO SINO QUE LE ESTÁ HABLANDO DE PARTE DE DIOS PARA QUE SE ALEJE DEL ERROR EN EL QUE ESTÁ Y LAS CONSECUENCIAS NO CAIGAN SOBRE SU VIDA; PUES EL EXHORTAR TAMBIÉN ES AMAR.

La insensatez de hacer votos a la ligera

Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. 2No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. 3 Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.
4 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?
7 Donde abundan los sueños, también abundan las vanidades y las muchas palabras; mas tú, teme a Dios.

ECLESIASTÉS 5:1-2

Pero si nuestra boca se apresura a prometer (recuerde que el solo decir que se hará algo ya es un promesa según la Palabra de Dios, y que se debe cumplir) delante de la Presencia de Dios, en el templo, en oración o al siervo del Señor que está delante, a Dios se está prometiendo, y si no se cumple mayor condenación caerá sobre nuestras vidas. Aunque Dios siempre está presto a perdonar si nos arrepentimos, pero debe un haber un arrepentimiento sincero, el cual debemos mostrarlo soportando las consecuencias del error, del pecado cometido, haciendo obras dignas de arrepentimiento, para así empezar a “sembrar” diferente; buena siembra para bendición y Salvación.

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento

LUCAS 3:8

AMADA IGLESIA DEL SEÑOR, CUIDA LO QUE SALE DE TU BOCA; ACÉRCATE MAS PARA OÍR QUE PARA HABLAR, Y PRESTA ATENCIÓN A LO QUE EL SEÑOR TE DICE. PORQUE LA ENSEÑANZA DEL MUNDO ES PARA EL VIENTRE PERO LA ENSEÑANZA DE DIOS ES PARA VIDA Y VIDA ETERNA, PARA SALVACIÓN DEL ALMA.

RECUERDA: LA GRACIA DE DIOS NO ES LIBERTINAJE, NI UNA VIDA LIGERA; LA GRACIA DE DIOS ES EL AMOR DE DIOS MEDIANTE LA OBRA REDENTORA DE JESUCRISTO, QUIEN NOS DA LA FORTALEZA QUE NOS AYUDA A OBEDECER A TODOS SUS MANDAMIENTOS, Y QUE NOS PERDONA CUANDO FALLAMOS, PERO QUE NOS INSTA A OBEDECER EN TODO CUANTO ÉL NOS ORDENA PARA SALVACIÓN.


DIOS TE BENDIGA AMADA IGLESIA DE CRISTO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM