Translate

domingo, 4 de mayo de 2014

ÉL TE LLAMÓ

12 Oyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero. 13 Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente.
14 Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo estará sobre los caldeos. 15 Yo, yo hablé, y le llamé y le traje; por tanto, será prosperado su camino.
ISAÍAS 48:12-15


Mis hermanos amados, una vez mas la palabra nos confirma que quien nos llama es nuestro Señor, el primero y el postrero, nuestro amado y único Dios. Quien como dice en el versículo 13 es tan grande que midió los cielos con su mano; cielos que nuestros ojos no pueden llegar a ver mas que una pequeñísima parte. ¿Puede imaginar Usted cuán grande es nuestro Dios, cuán enorme es su tamaño? Es difícil de imaginarlo ¿no?.

Iglesia amada, Dios nos llamó porque nos amó y para cumplir con sus propósitos en esta tierra. Nadie nació por casualidad, ni llegó al Camino del Dios Altísimo por casualidad; es Dios quien nos llamó y lo hizo para algo.

Nuestro Padre Celestial nos escogió desde el vientre de nuestra madre, y desde entonces ya determinó que labor desarrollaríamos para Él dentro de su Obra en esta tierra. Sin embargo, muchos no quieren responder a este llamado; o vienen a la iglesia con el solo propósito de recibir las bendiciones de Dios.

Mis amados hermanos es cierto que la gran mayoría llegamos al Camino de Dios con necesidades, pero es importante que cuando ya estamos bien, restaurados, empecemos a pensar en que podemos hacer nosotros por la Obra de Dios y no solo estar siempre esperando que Dios haga algo por nosotros.

Dios no nos llamó para estar eternamente en una banca, sentados, recibiendo y nada mas. Si ya has sido restaurado por Dios, es tiempo de que comiences a pensar en que puedes hacer tú por la Obra del Dios Altísimo, por amor y agradecimiento ante tanto que Dios hizo por ti.

Sin embargo, lo primero que debemos aprender es a hacer la Voluntad de Dios, para así poder prepararnos para servirlo. ¡Dios te ha dado tanto!, por qué no empiezas tú a obedecer todos sus Mandamientos, para así poder serle útil en su obra. Es necesario para poder servir a nuestro Señor, ser primero obediente en todo, humilde de corazón y testificar con nuestras obras que somos capaces de vivir lo que predicamos y enseñamos.

Hermano amado, usted que ya está sirviendo en la obra del Señor, no tema, porque Dios también le promete que ÉL hará prosperar su camino; porque ÉL le habló, ÉL le llamó y ÉL le trajo. En todo cuanto Dios le mande estará con Usted y le ayudará a cumplir con la obra que tiene que hacer en esta tierra. Recuerde: no son estrategias de hombre lo que le hará prosperar en su camino, ni su sabiduría, ni nada que provenga de este mundo; si no que será Dios mismo quien le hará prosperar en Su Camino.

AMADA IGLESIA, ÉL TE LLAMÓ PORQUE TE AMÓ Y LO HIZO PARA QUE CUMPLAS UN PROPÓSITO EN ESTA TIERRA; CAMINO EN EL CUÁL ÉL TE HARÁ PROSPERAR. DIOS TE AMA. NO ESCAPES A SU LLAMADO Y NO OLVIDES QUE NO SOLO ESTAS EN LA IGLESIA PARA RECIBIR, SI NO TAMBIÉN PARA APRENDER A SERVIR.
EL SEÑOR NOS BENDIGA AMADA IGLESIA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR