Translate

sábado, 5 de abril de 2014

LA PEREZA

 Pasé junto al campo del  hombre perezoso,
  Y junto a la viña del hombre  falto de entendimiento;
31  Y he aquí que por toda ella  habían crecido los espinos,
  Ortigas habían ya cubierto su  faz,
 Y su cerca de piedra estaba ya destruida.
32  Miré, y lo puse en mi corazón;
 Lo vi, y tomé consejo.
33  Un poco de sueño, cabeceando otro poco,
 Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir;
34  Así vendrá como caminante tu necesidad,
 Y tu pobreza como hombre armado.

PROVERBIOS 24:30-34


Mis amados hermanos, ciertamente la pereza es un demonio destructor para quien sea que lo tenga y no quiera despojarse de el.

Tanto para las cosas de esta tierra, como mucho mas para las del Espíritu, la pereza pierde el alma.

Pocas son las personas que no tienen pereza para el trabajo terrenal, pero diría que ninguna la que no tenga pereza para lo espiritual; ya que somos de carne y el Espíritu de Dios batalla contra los deseos de nuestra carne.

Quien tiene pereza para lo terrenal indudablemente la tendrá para lo de Dios; y algunos otros que en su vanidad y propia fuerza no son perezosos en lo terrenal, pero no se hacen un tiempo para lo de Dios, y mucho menos ponerlo primero en sus vidas; y esto para que su carne, su vientre, y su herencia material para los hijos, sean abundantes, mas su fortaleza espiritual, su herencia de bendición de Dios para sus hijos, y su cuidado de la Salvación, sean pobres.

Además:

En su propia opinión el perezoso es más sabio
Que siete que sepan aconsejar.

PROVERBIOS 26:16

Cuando no nos esforzamos por lo espiritual, por obedecer los mandatos de Dios, nuestro entendimiento se envanece, pues ya no proviene de Dios sino de nuestra pereza, que con su propia “sabiduría” para no obedecer derriba cualquier buena y verdadera enseñanza de la Palabra dada por un Ministro del Altísimo.

Hay pereza espiritual cuando no nos esforzamos por arrodillarnos a orar, cuando no nos esforzamos por congregar en la iglesia, cuando no prestamos atención a la Palabra, o no leemos la Biblia; pero también hay pereza espiritual cuando no nos esforzamos por dejar la rebeldía, por obedecer, por amar, por perdonar, por ser pacientes, por dejar el mal carácter, algún vicio, por ser diligentes, por dejar las costumbres, por vencer nuestros sentimientos pecaminosos, y por hacer todo lo que es conforme a la perfecta Voluntad de Dios, que ayuda a la Salvación de las almas.

AMADA IGLESIA, ESFUÉRCESE POR DEJAR TODO TIPO DE PEREZA; REPRENDA AL DEMONIO CADA DÍA EN EL NOMBRE DE JESÚS, Y CREA A LA PALABRA DE DIOS QUE DICE QUE NUESTRO PADRE NOS DIO ESPÍRITU DE PODER, DE AMOR Y DE DOMINIO PROPIO (2 TIMOTEO 1:7).

EL ENEMIGO SIEMPRE VENDRÁ A PERTURBARLE Y A QUERER VENCERLE, PERO NO OLVIDE QUE SI USTED LE RESISTE, ÉL HUIRÁ, Y DIOS LE DARÁ LA VICTORIA SIEMPRE.

Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.

LUCAS 4:12-13

Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.

SANTIAGO 4:6-8

DESECHA LA PEREZA.


EL SEÑOR NOS DE LA FORTALEZCA AMADA IGLESIA DE CRISTO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR