Translate

viernes, 11 de abril de 2014

LA AFLICCIÓN DEL MUNDO Y LA PAZ DE DIOS

El que canta canciones al corazón afligido
Es como el que quita la ropa en tiempo de frío, o el que sobre el jabón echa vinagre.

PROVERBIOS 25:20


Amado lector, hay una diferencia muy grande cuando uno ve las cosas desde adentro, a cuando las ve desde afuera. Como por ejemplo, para el que es fornicario, la fornicación la ve como algo bueno, como lo mejor del mundo y que por nada se apartaría de ella, y defiende todo lo relacionado, mas cuando uno que no es fornicario lo ve desde afuera, le da asco, repulsión y aborrece todo acto de ese tipo o que se asemeje o aliente la fornicación; también podríamos tomar el ejemplo de un joven que está en tristeza y aflicción y ve como única salida la droga, aunque luego de drogarse vea que está peor que antes, no puede salir de eso y lo ve como su única solución, sin embargo quienes lo vemos desde afuera nos apena y luchamos para que aquella persona salga de ese estado y vea que si hay salida y que la droga solo le trae mas destrucción y muerte, y que la salida, la paz, la felicidad y la Salvación están en Jesucristo, quien se lleva todo dolor y aun nos hace amar a quienes nos ofendieron, con una paz en medio de cualquier problema y con lo mas importante que es la Salvación de nuestras almas.

Es doloroso ver como la gente del mundo, sin Dios, pasa sufrimientos y que en lugar de buscar del Amor de Dios, prefieren, podríamos decir “drogarse” con cosas de este mundo, que le traen una felicidad momentánea, engañosa, para luego estar peor que antes; como por ejemplo: las canciones del mundo que hablan de desamores, de amores imposibles, de infidelidades, de envidias, de celos, de toda poesía melancólica, donde no hay una verdadera salida para los problemas, de iras, de odio, de perversión, donde se llama malo a lo bueno y bueno a lo malo, y donde nada es verdadero como en las novelas, y de toda obra engañosa y perversa del corazón; muchos otros esperan los fines de semana para poder ser “felices” por un rato, con alguna salida, rebeldía, “pareja” casual, pecado favorito, sin entender cual es el final de todo este engaño del corazón.

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

JEREMÍAS 17:9-10

Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. 9 Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. 10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.

2 CORINTIOS 7:8-10

¿Leyó el último versículo resaltado en negrita?. LA TRISTEZA DEL MUNDO PRODUCE MUERTE, porque para la persona del mundo sin el conocimiento de Dios y Su Palabra y del Poder de nuestro Señor Jesucristo, siente que ya no hay remedio para sus dificultades y solo busca soluciones parciales, temporales, o directamente se tira al abandono sin ya esperanza. Tanto para cosas de menor importancia, como para las de mayor importancia, Cristo tiene el Poder para solucionar todos nuestros problemas, y para mostrarnos que a través de su sacrificio, si le aceptamos en nuestro corazón poniendo nuestra vida en sus manos, puede, y nos dará, la paz, la felicidad, la sanidad, la solución a cualquier problema, y lo mas importante que es la Salvación de nuestra alma.

Y los que oyeron esto dijeron: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? 27 Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.

LUCAS 18:26-27

TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, ES POSIBLE PARA DIOS.
CONFÍE EN ÉL.

Tal vez, si usted conoce de este camino, el Camino de Dios, o está transitando por Él, verá también que tiene padecimientos, pues aquí nadie dijo “pare de sufrir”, pero como leímos en el pasaje anterior, LOS PADECIMIENTOS DEL CRISTIANO PRODUCEN ARREPENTIMIENTO PARA SALVACIÓN; MAS LOS PADECIMIENTOS Y LA TRISTEZA DE LAS PERSONAS DEL MUNDO, ALEJADOS DE DIOS, PRODUCE MUERTE.

Pero ¿por qué padecemos siendo cristianos?, principalmente porque Dios nos enseña un camino nuevo de Amor, de perdón, de felicidad aun en los problemas, pero nuestro carne, nuestro cuerpo, nuestro corazón y mente están acostumbrados a otra cosa; y allí está nuestra lucha, en dejar el pecado, en creer a Dios y no a lo que nuestra “carne” nos dice, y en batallar contra toda obra de las tinieblas, en cuidar, una vez que lo aprendemos, con nuestra Fe y Obediencia a Él, la Salvación de nuestras almas, que Cristo nos compró a precio de su sangre.

BASTA YA, VARÓN Y MUJER DEL MUNDO; BASTA YA, VARÓN Y MUJER DE DIOS; DEJA DE LADO LA TRISTEZA, DEJA DE LADO LA MELANCOLÍA, DEJA DE LADO LA DUDA, Y DEJA DE LADO LAS SOLUCIONES ENGAÑOSAS Y MOMENTANEAS DEL MUNDO, PARA ABRIR TU CORAZÓN Y AFERRARTE AL ÚNICO QUE PUEDE DARTE PAZ Y FELICIDAD VERDADERA, Y UNA ESPERANZA VIVA, QUE ES LA SALVACIÓN POR MEDIO DE JESUCRISTO.

YA SEA QUE NUNCA HAYAS ESCUCHADO HABLAR DEL EVANGELIO DE JESUCRISTO, DE PAZ Y SALVACIÓN, COMO QUE HAYAS CONOCIDO O ESTÉS TRANSITANDO POR ESTE CAMINO Y HAYAS PERMITIDO QUE EL PECADO, LA DUDA Y LA TRISTEZA HAYAN ENTRADO A TU CORAZÓN; DIOS, A TRAVÉS DE SU HIJO JESUCRISTO, TE HACE UN LLAMADO EN ESTE MOMENTO:

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

APOCALIPSIS 3:20

EL CRISTO QUE TE PREDICO HOY NO ES UN CRISTO MUERTO COLGADO EN UNA CRUZ, NI UNA IMAGEN, NI UNA ESTAMPITA, NI UNA ESTATUA; SINO UN CRISTO VIVO, QUE DIO SU VIDA POR TÍ, PERO QUE RESUCITÓ, Y HOY ESTÁ AQUÍ CON PODER Y CON SU AMOR MARAVILLOSO, ESPERANDO QUE LE CREAMOS Y LE DEJEMOS ENTRAR EN NUESTRAS VIDAS.

NO ESCUCHE YA MAS A SU CORAZÓN, ESCUCHE LA VOZ DE DIOS QUE LE ESTÁ LLAMANDO Y LE QUIERE DAR AMOR Y PAZ VERDADERA.






Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR