Translate

lunes, 28 de abril de 2014

FORTALÉCETE EN EL SEÑOR

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

EFESIOS 6:10-11


Amada Iglesia, es muy común escuchar decir a nuestros hermanos, especialmente cuando son nuevos, que desde que vienen a la iglesia las cosas le van peor.
Nunca decimos a los hermanos que venir a la iglesia significa que no van a tener problemas, todo lo contrario, porque satanás se va a levantar con furia para tratar de que se aparten del Camino. Pero lo que si les enseñamos es que si perseveran en Fe y Obediencia a Dios recibirán a su tiempo el triunfo; mientras que si se apartan y dejan de congregar, los problemas no se acabarán, si no que irán en aumento y sin solución, aunque en principio pueda parecer que saliendo de la iglesia estamos mejor.

Ciertamente no es fácil soportar el proceso de tribulación para nadie, pero sin embargo el versículo 10 de Efesios 6, nos enseña que debemos fortalecernos en el Señor y en el poder de su fuerza.

¿Cómo lograr esta fortaleza?

Obedeciendo a Dios, congregando en todas las reuniones, orando convenientemente varias veces por día, y si el problema fuese muy complicado, ayunando también; esta es la manera de fortalecerse en el Señor. Recordemos que nuestro Señor Jesucristo, para tomar fuerzas para soportar y poder pasar la copa amarga, que tenía que beber por amor a todos nosotros, buscaba el rostro de su Padre, quien le fortalecía.

36Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 37Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 39Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 40Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? 41Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 42Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. 43Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. 44Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras.
MATEO 26:36-44

¿Cuántas veces mi hermano, Usted se habrá sentido como el Señor Jesucristo, triste hasta la muerte?
Siga entonces el ejemplo que nos dejó; oraba una y otra vez, a fin de fortalecerse y poder beber la copa amarga que era necesaria para Salvación de toda la humanidad.
Recuerde mi hermano, que después de beber la copa amarga llega la Gran Victoria que Usted está esperando; pero si deja pasar la copa sin beberla nunca llegará la Gran Victoria. Nos es necesario morir como nuestro Señor para poder volver a vivir; claro está, no hablo de morir en la carne, si no a la carne, esto es, a los caprichos, los malos deseos, las rebeldías, las desobediencias, el mal carácter, el pecado en general. Entonces podremos resucitar en una criatura conforme al Espíritu Santo y de esta manera veremos la Gloria de Dios en nuestra familia y en todas nuestras peticiones.

Mis amados hermanos el Señor nos enseña que para poder resistir las asechanzas del diablo es necesario vestirnos de toda la armadura de Dios.

12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,
EFESIOS 6:12-19


NUNCA OLVIDE QUE LA LUCHA NO ES CONTRA CARNE Y SANGRE, SI NO CONTRA LAS POTESTADES DE LAS TINIEBLAS, Y QUE CONTRA ELLAS SOLO SE PUEDE LUCHAR VESTIDOS CON LA ARMADURA DE DIOS. LEA ATENTAMENTE LOS VERSÍCULOS ANTERIORES QUE DETALLAN CÓMO ESTÁ FORMANDA DICHA ARMADURA.

SOPORTE, RESISTA, NO BAJE LOS BRAZOS, QUE ANTES DE LLEGAR LA VICTORIA SE SENTIRÁ MORIR; SI SE SIENTE ASÍ, RECUERDE QUE ESTÁ CERCA LA GRAN BENDICIÓN. SOLO LOS QUE PERSEVERÁN EN FE Y EN OBEDIENCIA VERÁN LA GLORIA DE DIOS. NO DESMAYE LA VICTORIA ESTÁ CERCA.

PRÓXIMAMENTE HABLAREMOS DE ESTA ARMADURA. DIOS LOS BENDIGA Y GUARDE .



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR