Translate

lunes, 31 de marzo de 2014

ESPERA EN DIOS, EL MATRIMONIO

46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? 47 Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. 48 Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. 49 Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa.

LUCAS 6:46-49


Usted sabe hermano y hermana que una torre, una pirámide, una fortaleza, o cualquier tipo de construcción para que no se caiga y sea firme debe tener una buena base, sólida. Como dice la Palabra de Dios quien hace su casa sobre roca, por más que vengan lluvias y vientos contra la casa no caerá; nuestra roca es Cristo, y nuestra casa somos nosotros, luego nuestra familia (en el caso de siervos la iglesia, el ministerio también).

La principal institución que Dios creó es LA FAMILIA, y el matrimonio es la base de la familia.

Si ese matrimonio está fundado en la roca, que es Cristo, tendremos una base tan fuerte que gran parte de las puertas, por las que el enemigo intentará entrar a nuestras vidas, permanecerán cerradas.
Ahora, ¿El enemigo sabe esto? ¡Claro que lo sabe!, por esta razón ataca a las personas desde su niñez y adolescencia para que no logren formar esa base sólida que es el matrimonio en Cristo.

¿QUÉ ES EL MATRIMONIO EN CRISTO?

Un matrimonio en Cristo, es la unión entre un hombre y una mujer, CRISTIANOS; una unión que da Dios, en el momento justo, con la persona indicada y guiado por sus mandamientos.

El momento justo es cuando Dios decide que lo es; hablando en términos ideales, de como debería ser lo mejor, es cuando ambos están preparados en el Espíritu para llevar adelante un matrimonio; lo que diríamos cuando están el mejor momento espiritual, para que así lo que los guie a unirse sea EL ESPÍRITU y no LOS OJOS Y EL CORAZÓN.

Con la persona indicada, es con aquella a quien Dios preparó para usted, sabiendo que como dijimos antes, NO DEBEMOS GUIARNOS POR EL CORAZÓN NI POR LOS OJOS, SINO POR EL ESPÍRITU SANTO; entendiendo también que si nosotros anhelamos algo en la otra persona debemos serlo nosotros primero; pues no puedo esperar recibir, por ejemplo, una esposa que sea respetuosa y sujeta, si yo no soy sujeto a Dios; pues la Biblia dice que LO QUE UNO SIEMBRA, ESO MISMO SEGARÁ, y esto es una ley de Dios que no puede ser quebrantada. Si usted anhela un esposo lleno de amor y de buenos tratos, un siervo de Dios íntegro, para que Dios se lo dé, sea usted también una sierva integra y llena de amor por Dios, por su familia, por las almas, y por todas las cosas que Dios le da. Si usted anhela un esposo que no mire para otro lado y sea solo para usted, usted también cuidese de no andarse mostrando, y sea casta en su forma de vestir y de ser, para no hacer caer a otros en pecado de adulterio con el pensamiento (MATEO 5:27-30); pues de esta manera estará usted sembrando tropiezo para las almas y cosechará tropiezo por la ley de Dios.

Un matrimonio GUIADO POR LOS MANDAMIENTOS DE DIOS, es aquel en el cual las discusiones o los problemas que el enemigo pueda traer, ya no se resuelven por lo que a cada uno le parece, sino por lo que Dios dice en la Biblia, sabiendo que Dios dice, cosas como estas:

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

EFESIOS 5:22-25,33

Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 4 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

TITO 2:3-5

Y cada uno mirándose a sí mismo primero antes de mirar al otro. Y ocupando su lugar en el matrimonio; no habiendo mujeres que quieran tomar el lugar del hombre, ni hombres que quieran tomar el lugar de la mujer, en lo que a las responsabilidades y deberes que Dios les encomendó se refiere.

¿CÓMO LO LOGRO?

Para lograr un matrimonio en Cristo, un matrimonio feliz, formado en la roca para que ninguna tempestad lo destruya, y llegue a bendición y SALVACIÓN, hasta que Cristo venga, es necesario seguir todo el orden que Dios nos enseña en Su Palabra, todo lo antes dicho aquí que se basa en lo que está escrito, y sin sacarle ni agregarle a los mandatos de Dios.
Sabiendo esto: que si yo, en el caso de los jóvenes que todavía esperan en Dios, realmente me esfuerzo por vivir como Dios manda sin pensar en lo que no debo o no es tiempo, entonces Dios me preparará alguien que también viva en sujeción y amor a Dios, y por lo tanto ya no temeré lo que temen los que no esperan en Dios; pues en el caso de la mujer, Dios le dará un marido que la ame, tratándola como a vaso frágil y cuidándola en toda área, principalmente en lo que edifica para Salvación; y en el caso del varón Dios le dará un mujer respetuosa, sujeta, y que ame y cuide de su esposo y de sus hijos, obediente a Dios.

-PARÉNTESIS- "NOVIAZGO"

Y comprendiendo que en Cristo, no es un "prueba y error" como en el mundo, sino que es con quien debe ser y en el momento justo, y PARA SIEMPRE; con un COMPROMISO EN SANTIDAD, DEJANDO TODO PARA EL MATRIMONIO, y no como en los noviazgos del mundo donde ya se comportan en ciertas áreas como casados, y en otros que ya deberían comportarse como casados se comportan como solteros. EN CRISTO ES, HOY ME COMPROMETO Y HASTA QUE DIOS NO DIGA QUE SE DEBEN UNIR EN MATRIMONIO, SEPARADOS POR COMPLETO EN LA CARNE, PERO COMPORTÁNDOSE CON FIDELIDAD Y SANTIDAD COMO CASADOS. Sabiendo también esto, que si todo está en orden y usted tiene sus padres y sus pastores, o al menos sus pastores, Dios le avisará a ellos confirmándole si es o no es la persona que Dios preparó para usted, de la misma manera a la otra persona. Pues sus padres son "sus padres" sus "GUIAS" y sus pastores son como sus "padres" en lo que al Espíritu se refiere (aunque a nadie se le debe llamar padre, sino solo a Dios, en lo que al Espíritu se refiere, pero Dios le guia a través de los pastores, y por esto ellos son avisados por Dios como sus padres).
- -

Si usted ya está unido en matrimonio, NO SE DESALIENTE, y no se separe, sino esfuércese por, ahora que conoce la voluntad de Dios, ordenar su matrimonio conforme a la Voluntad perfecta de Dios; salvo en los casos donde claramente lo específica 1 de CORINTIOS capítulo 7 y MATEO capítulo 19 del verso 1 al 12, en los cuales Dios da dos situaciones en donde el hombre o la mujer puede separarse sin pecado, y que son por causas de adulterio o por el esposo o esposa incrédulo que no consiente en seguir viviendo con el creyente (pero mas bien lea los pasajes mencionados para que no tenga duda, y escríbanos si lo necesita).

NO OLVIDE, EL ESPÍRITU SANTO DEBE SER SU GUÍA Y NO EL CORAZÓN Y LOS OJOS; Y PARA QUE EL ESPÍRITU SANTO SEA SU GUÍA USTED DEBE SER OBEDIENTE A TODO LO QUE ORDENA EL SEÑOR, PUES EL SEÑOR DA SU ESPÍRITU SANTO A LOS QUE LE OBEDECEN (HECHOS 5:32).

EL ESPERAR EN DIOS EL MATRIMONIO ES UNA DE LAS DECISIONES DE OBEDIENCIA MAS IMPORTANTE QUE USTED PUEDE TOMAR EN SU VIDA. PUES DE ESTO DEPENDERÁ PRÁCTICAMENTE TODA SU VIDA, Y SI NO SE ARREPIENTE A TIEMPO TAL VEZ HASTA SU SALVACIÓN, Y LAS BENDICIONES, O MALDICIONES, QUE DEJARÁ A SU DESCENDENCIA.


NO SE APURE, ESPERE EN DIOS. TÓMELO PARA SU VIDA Y ENSÉÑELO A LOS DEMÁS. ¡HAY GRANDES VICTORIAS PARA LOS QUE ESPERAN EN DIOS! :)



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR