Translate

jueves, 6 de marzo de 2014

DÍA Y NOCHE CLAMÓ A TÍ SEÑOR

1 Oh Jehová, Dios de mi salvación,
Día y noche clamo delante de ti.
2 Llegue mi oración a tu presencia;
Inclina tu oído a mi clamor.

SALMO 88:1-2


Amada Iglesia del Señor Jesucristo, ¡cuán importante es orar y clamar a Dios! Y ¡cuánto nos cuesta! Todos los que verdaderamente somos cristianos, sabemos que la solución a nuestros problemas están en clamar al Dios de nuestra salvación, quien lo dio todo por amor a nosotros.

Mis amados hermanos, quizás Usted está pensando que no todas las soluciones a nuestros problemas están en la oración; sin embargo si nos ponemos a meditar en lo profundo de cada una de las dificultades que enfrentamos en nuestra vida, llegaremos a la conclusión de si no es todo, casi todo tiene su respuesta en la oración.

Por ejemplo si Usted está padeciendo consecuencias de sus desobediencias, es necesario pedir a Dios misericordia por nuestras vidas y fortaleza para nunca volver a cometer las faltas que nos llevaron a padecer estas circunstancias.

Si mi Fe se ha debilitado, debo pedir a Dios perdón por mi incredulidad y que me ayude a fortalecer mi Fe; lo cual debe ir acompañado de congregar para oír Palabra de Dios, y que así mi Fe aumente.

Y por supuesto, si estoy pasando una circunstancia cuya solución para mí es imposible, es fundamental clamar a Dios, día y noche hasta recibir la respuesta a mi clamor; y por supuesto darle las gracias por escuchar la oración y conceder mi petición.

Si padezco mucho porque no he podido cambiar ciertas costumbres en mi vida o de mi carácter, debo seguir buscando a Dios en oración, porque el estar en Su Presencia me ayudará a vivir mas en el Espíritu y desechar los frutos de la carne que hay en mi, para cambiarlos por los frutos del Espíritu.

Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos;esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.
JEREMÍAS 1:5-6

3Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.

DANIEL 9:3

Mis hermanos es muy importante clamar a Dios no solo por nosotros, si no por nuestra familia, vecinos, amigos, y por supuesto también por nuestros pastores y hermanos en Cristo, reconociendo nuestros errores y faltas, clamando el perdón y la misericordia del Dios Altísimo para nosotros y para todos aquellos por los cuales Dios pone en nuestro corazón el orar. Sin descuidar a las almas perdidas que necesitan de nuestros ruegos y clamor para alcanzar el favor de nuestro Padre Celestial.


22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

MATEO 21:22

Es por supuesto fundamental, orar creyendo, pues es imposible que si oramos sin creer podamos recibir algo. Recordemos que sin Fe es imposible agradar a Dios y recibir algo de ÉL, pues es la Fe el canal de la Bendición.

Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación.
ROMANOS 10:1

Orar por la salvación nuestra y la de los demás es la causa principal de los ruegos del cristiano, día y noche debemos clamar por la Salvación de las almas, ya que es el fundamento por el cual murió Cristo, por el cuál derramó su sangre.

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;
EFESIOS 6:18

NO DESCUIDE EN SUS ORACIONES A TODOS LOS SANTOS COMO DICE ESTA PALABRA, PUES ES MANDAMIENTO DEL SEÑOR; Y RECUERDE QUE LOS SANTOS SOMOS TODOS LOS HIJOS DEL DIOS ALTÍSIMO.

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
LUCAS 18:7


MIS AMADOS HERMANOS NO NOS CANSEMOS DE ORAR, ORAR Y ORAR, PUES ESA ES LA VOLUNTAD DE DIOS Y EN ELLO ESTÁ LA RESPUESTA A TODAS NUESTRAS NECESIDADES. CIERTAMENTE ÉL NO TARDARÁ EN RESPONDERNOS SI PERSEVERAMOS EN ORACIÓN Y SÚPLICA.

CLAMA CON EL CORAZÓN QUE DIOS TE ESCUCHA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación. 



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR