Translate

viernes, 28 de marzo de 2014

¡CUIDA EL TEMPLO DE DIOS!

16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.
1 CORINTIOS 3:16-17


Iglesia amada, cuando decidimos aceptar a Jesucristo en nuestro corazón, desde ese mismo día Dios comienza a limpiar nuestro cuerpo porque es el lugar en el cual ÉL quiere morar, el templo que escogió; pero para habitar dentro nuestro es necesario que seamos limpios por dentro y por fuera.

Hermanos amados nosotros nos reunimos en templos hechos de material, sin importar de que materiales se trate; lo que si procuramos es que el lugar donde nos reunimos a alabar a Dios sea agradable y limpio. Ahora ¿a Usted le gusta la iglesia limpia por dentro y por fuera, o solo por dentro? ¿Cómo cree que le agrada a Dios? Y si Usted es el verdadero templo del Espíritu Santo ¿Usted cree que el ser limpio por dentro será suficiente? ….........

¿Vería Usted bien si la próxima vez que va a su iglesia encuentra en ella paquetes de cigarrillos y cajones de cerveza, vino u otras bebidas alcohólicas? ¿Y su cuerpo no es mas importante que la iglesia, ya que Dios dice que es su verdadero Templo?.

Muchas veces hay quienes dicen la Biblia no prohíbe fumar o tomar bebidas alcohólicas; sin embargo todos podemos leer en los paquetes de cigarrillos que dice “perjudicial para la salud”; ahora si la misma medicina terrenal nos enseña que le hace daño al cuerpo, que es el templo del Espíritu Santo, ¿qué cree Usted, será bueno incorporar a nuestro organismo algo que nos envenena como el cigarrillo? ¿Cree que a Dios le satisface ver como destruimos su templo? No, mis hermanos, definitivamente no; pues ÉL dice: Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él.

Además debemos recordar que la misma ciencia médica dice que el fumar nos acorta años de vida; por tanto quien fuma está conscientemente realizando un lento suicidio, y esto puede incluso implicar el perder la Salvación del alma; pues sabemos que quienes se suicidan no tienen Salvación, pues Dios es quien da y quien quita la vida.

Asimismo no debemos olvidar que el beber bebidas alcohólicas tampoco es bueno para la salud, especialmente si se hace abusivamente, pues sabemos que esto provoca enfermedades como la cirrosis que también llevan a la muerte.

En definitiva todo lo que es malo para la salud, atenta contra la integridad y la higiene del Templo del Espíritu Santo; por tanto es necesario cuidar el cuerpo que Dios nos dio, pues desde el día en que aceptamos ser partícipes de su sacrificio, nuestro cuerpo ya no nos pertenece a nosotros si no a Jesucristo, quien con su sangre lo compró para ÉL.

pero el cuerpo es de Cristo.

COLOSENSES 2:17

Y, mis hermanos amados, el lugar donde Dios habita por medio de su Espíritu Santo debe ser limpio por dentro y por fuera; cuide su Santidad completa, pues no existe santidad parcial; si somos santos por dentro se reflejará por fuera (mas allá de los hipócritas, ese es otro tema), y si no lo es por fuera, no se engañe a sí mismo tampoco lo es todavía por dentro; esto no significa que no pueda llegar a serlo; pues la santificación es un proceso que no va de un día para otro, si no que se va logrando día a día a medida que aprendemos la Voluntad de Dios; y por medio de esta Verdad, nos vamos apartando de lo que es malo.

En esta ocasión no voy a entrar en detalles profundos acerca de este tema, pero recuerde: el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.
23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

1 TESALONISENSES 5:23


CUIDEMOS EL TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO; NO PROVOQUEMOS AL SEÑOR. RECUERDE QUE SU CUERPO JESUCRISTO LO COMPRÓ CON SU SANGRE, Y SI ALGUIÉN LO DESTRUYE DIOS DICE QUE LO DESTRUIRÁ A ÉL. USTED ES MAS IMPORTANTE QUE EL TEMPLO DONDE SE REUNE CON SUS HERMANOS A ALABAR Y GLORIFICAR A DIOS; ASÍ COMO DESEA VER LIMPIO Y SANTO ESE LUGAR, ASÍ DIOS DESEA VERLO LIMPIO Y SANTO A USTED EN ESPÍRITU, ALMA Y CUERPO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuació.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR