Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

¿ANDARÁN DOS JUNTOS, SI NO ESTUVIEREN DE ACUERDO?

¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

AMOS 3:3


Este versículo es tan cierto, que basta con observar a las personas, y Usted se dará cuenta de como tiene cumplimiento. Si Usted presta atención verá como los drogadictos se juntan con otros drogadictos, los alcohólicos con otros alcohólicos, las chismosas con otras chismosas, los delincuentes con otros delincuentes, los profesionales con otros profesionales, los ricos con otros ricos, los niños con otros niños, y así en todos los órdenes de la vida; cada quien busca estar con aquellos que piensan igual porque allí se sienten cómodos.

Iglesia amada, de la misma forma que las gentes del mundo se sienten cómodos entre ellos, así los cristianos nos sentimos cómodos con otros cristianos; porque hablamos el mismo lenguaje y nos entendemos.

Amado hermano, todos comprendemos que si hablamos de predicar, es necesario hacerlo a aquellos que no conocen la Palabra de Dios, porque es necesario ganar almas perdidas para Cristo, esto es que lleguen al Camino de la Salvación de sus almas.

Sin embargo amados hermanos, lo que estamos tratando de entender por medio de este mensaje es con quien debemos compartir nuestra vida social independiente de la misión de expandir el evangelio de Jesucristo, que nos fue encomendada a todos los cristianos.

Según con quienes nos juntamos podemos darnos cuenta de cual es la condición espiritual en la que estamos. Cuando todavía nos sentimos cómodos con las amistades que teníamos antes de conocer a Cristo y con nuestros familiares que no son cristianos, podemos darnos cuenta de que aún somos carnales y que nos falta mucho por crecer en el espíritu.
En cambio si ya hemos comenzado a sentirnos como extraños entre los que no son cristianos, esto nos está hablando de que se está produciendo en nosotros un cambio, un crecimiento espiritual, es decir que ya hemos comenzado ese proceso de transformación que debe ocurrir en todo aquel que se entrega a Jesucristo; dejando cada día morir las cosas terrenales que moran en nosotros para dar lugar al nacimiento y crecimiento de un nuevo ser dentro nuestro, que es el escogido del Dios Altísimo (leer mensaje anterior: ¡CAMBIA! NOS DICE EL SEÑOR”).

Hermano amado si te das cuenta que te sientes mas a gusto con aquellos que aman el mundo y las cosas del mundo, te aconsejo que urgente ores y ayunes por tu crecimiento espiritual y para morir a las cosas terrenales; porque recuerda que si bien Dios nos recibe como estamos, también nos manda a cambiar; y esto lo lograremos cuando podamos ver que lo que hacíamos en el mundo era malo y que a Dios le agradan otras cosas muy diferentes, pues como dice la Palabra no hay comunión entre Dios y el mundo.

¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
SANTIAGO 4:5

La Salvación es un regalo que debemos conservar mediante la santificación, lo que significa que debemos apartarnos de lo malo y hacer lo que es bueno y agradable al Dios Altísimo. Si permanecemos siendo lo que éramos antes de conocer a Jesucristo y no hacemos ningún esfuerzo por cambiar porque creemos que nada malo hacíamos, entonces, amado de Dios, la Salvación aún no te ha alcanzado porque no hay entendimiento en ti por lo cual el Espíritu Santo no puede morar en ti; y recuerda que nadie que no se santifique, y en consecuencia tenga por su obediencia la presencia del Espíritu Santo, podrá entrar en el Reino de los cielos.

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

2 CORINTIOS 7:1


IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO, TU VIDA SOCIAL ES UN TERMÓMETRO DE TU ESTADO ESPIRITUAL, RECUERDA; NO PUEDEN ANDAR DOS JUNTOS SI NO ESTÁN DE ACUERDO. Y ADEMÁS SABE QUE LOS TIBIOS SON UN VÓMITO EN LA BOCA DEL SEÑOR; LOS QUE TIENEN EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO DENTRO SUYO SON LOS QUE ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS.

DIOS TE BENDIGA Y TE DE ENTENDIMIENTO DE ESTE MENSAJE.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR