Translate

sábado, 8 de febrero de 2014

PERFECCIONANDO LA SANTIDAD EN EL TEMOR DE DIOS

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
2 CORINTIOS 7:1


Amada iglesia, muchos piensan que la santidad es algo de otro mundo (aunque si pertenece solo a los hijos obedientes de Dios), que es algo para gente aburrida o para algún viejo sacerdote; muchos lo relacionan a las monjas, algo exagerado y ajeno a ellos. Otros, conociendo el Camino de Dios, y habiendo leído en la Biblia lo que es la Santidad, viven una vida “cristiana” ligera, tomándose, en su comodidad a frases tales como: “No es tan así”, “pero”, “No es para tanto”, “Eso es “legalismo” o fanatismo”, y otras frases semejantes.

Primeramente recordemos que la Santidad es: APARTARSE DE LO MALO.

¿QUÉ ES LO MALO?

MALO ES TODO LO QUE DIOS ME ENSEÑA A TRAVÉS DE LA BIBLIA, DE SUS SIERVOS Y DE SU ESPÍRITU SANTO QUE ES MALO; NO LO QUE YO PIENSO, SIENTO O ME ENSEÑARON.

TODO LO QUE ALEJE A LAS PERSONAS DE LA SALVACIÓN DEL ALMA ES MALO. SABIENDO QUE LA SALVACIÓN DEL ALMA SE LOGRA A TRAVÉS DE CREER EN EL HIJO DE DIOS, NUESTRO AMADO SEÑOR JESUCRISTO, Y EN OBEDECER A TODA SU PALABRA.

Algunos tal vez, en la gran misericordia de Dios, no pierdan la Salvación del alma, porque llegan a arrepentirse a tiempo de sus malas obras, pero si SE PIERDEN MUCHAS BENDICIONES NO SIENDO OBEDIENTES A TODO LO QUE DIOS MANDA, NO CRECIENDO Y PERMANCIENDO EN SANTIDAD; YA QUE TODA DESOBEDIENCIA ES PECADO, Y EL PECADO ES LA PUERTA ABIERTA AL ENEMIGO PARA QUE VENGA A PERTURBAR NUESTRAS VIDAS.

En el versículo de hoy leímos que DEBEMOS PERFECCIONAR LA SANTIDAD, osea que si bien no somo perfectos, ni seremos perfectos mientras estemos en este cuerpo de carne, la Palabra de Dios nos manda a BUSCAR ESA PERFECCIÓN.

Para lograr esa perfección, Dios no dice que lo primero que debemos hacer es LIMPIARNOS DE TODA CONTAMINACIÓN DE CARNE Y DE ESPÍRITU, esto es de todo pecado sea directamente en el cuerpo como en el espíritu, tal y como la fornicación (en la carne y en el espíritu), las rebeldías, las iras, el compartir con los que practican pecado, la falta de amor en mi forma de vivir, como por ejemplo, mi forma de vestir, de hablar, carácter, mis pensamientos, acciones; también la forma en que alimento mi cuerpo, ya que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y no fue hecho para que lo destruyamos con inmundicia, el tener y conservar objetos que sean consagrados, o sean referentes a la idolatría y al pecado (estatuillas, estampitas, botellas de alcohol, logotipos de marcas de cigarrillo y otras cosas dañinas, imágenes de famosos, cantantes, actores, mal llamados “santos” y de todo tipo de idolatría), otras cosas como los vicios (cigarrillo, alcohol, droga, etc), cosas fuera de la ley; y todo lo que vaya contra la Palabra de Dios.

VER TAMBIÉN ENSEÑANZA: “ESTO TAMBIÉN ES IDOLATRÍA, Y MUNDIAL

Con misericordia y verdad se corrige el pecado,
Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal,
PROVERBIOS 16:6

PERO AMADOS HERMANOS, ADEMÁS DE APARTARSE DE TODAS ESTAS COSAS, ES NECESARIO NO VOLVER A ELLAS, COMO DICE ESTE ÚLTIMO PASAJE BÍBLICO Y EL FINAL DEL PRIMERO, PERMANECIENDO EN SANTIDAD Y PERFECCIONÁNDOSE EN ELLA, Y ESTO SE LOGRA MEDIANTE EL TEMOR DE DIOS.

NO PUEDO DECIR QUE AMO A DIOS, SI PRIMERO NO EMPIEZO POR TENER TEMOR DE ÉL; pero no es un miedo ciego, sino UN ENTENDIMIENTO DE QUE ÉL ES AMOR PERO TAMBIÉN FUEGO CONSUMIDOR, DE QUE ÉL ES MISERICORDIOSO PERO JUSTO.
MI FE EN ÉL DEBE SER DEMOSTRADA A TRAVÉS DE MI OBEDIENCIA, DE UNA VIDA EN SANTIDAD. PARA QUE DE ESA MANERA NUESTRO PADRE CELESTIAL NOS PUEDA LLENAR DE SU AMOR EN NUESTROS CORAZONES PARA APRENDER A AMARLO, CONFORME A SU AMOR, SANTO Y VERDADERO, Y NO AL AMOR MENTIROSO Y CONTAMINADO QUE CONOCEMOS EN EL MUNDO.

RECUERDE QUE EL EVANGELIO DE DIOS NO ES POR EMOCIÓN SINO POR FE, POR OBEDIENCIA A SU PALABRA.

NUNCA DEJE DE ALABAR A DIOS, CON SU BOCA, CON UN “ALELUYA”, “GLORIA A DIOS” O “TE AMO SEÑOR”; YA QUE TODA LA GLORIA Y LA HONRA PERTENECEN A NUESTRO AMADO DIOS Y SEÑOR; PERO TAMPOCO DEJE DE ALABARLO CON LO PRINCIPAL QUE A ÉL LE AGRADA, Y QUE A NOSOTROS NOS LLEVA A SALVACIÓN, QUE ES NUESTRA: OBEDIENCIA.

Para cerrar este mensaje, amado y amada de Dios, no olvide como empezaba el pasaje, diciendo: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas,”

SI QUIERE QUE LAS PROMESAS DE DIOS SE HAGAN UNA REALIDAD EN SU VIDA, LIMPIÉSE DE TODA CONTAMINACIÓN DE CARNE Y DE ESPÍRITU, TAL Y COMO DICE LA PALABRA DE DIOS, PERFECCIONANDO LA SANTIDAD, QUE ES APARTARSE DE LO QUE DIOS DICE QUE ES MALO, EN EL TEMOR DE DIOS,

PARA LUEGO APRENDER AMAR A DIOS. PUES DIOS ES AMOR, Y SIN AMOR NADA SOMOS.


PERFECCIONA LA SANTIDAD EN EL TEMOR DE DIOS



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR