Translate

domingo, 2 de febrero de 2014

PARA VIVIR ES NECESARIO MORIR

35Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. 36Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

MARCOS 8:35-37


Iglesia amada de Jesucristo, muchas veces cuando meditamos en estos versículos lo hacemos en el sentido literal de la Palabra, como ciertamente ocurre en países donde no se permite hablar de Jesucristo y aquellos que lo hacen son asesinados por causa de Cristo y del Evangelio.

Sin embargo, mis hermanos, el Señor me hacía reflexionar lo siguiente; y es que cada uno de nosotros tiene una vida cuando llega al Camino del Señor, y la gran mayoría no esta dispuesto a perderla. Mas la Palabra de Dios nos enseña que todo aquel que quiera salvar su vida, la perderá; esto es que todo aquel que pretenda justificarse por medio de la Palabra, utilizando las artimañas del error para seguir viviendo conforme a su voluntad y no según Dios, perderá la vida eterna.

Amada iglesia, todo aquel que deje su vida de lado para vivir la vida que Jesucristo manda por medio de Su Palabra, ese es el que ganará la vida eterna; pues en esto demostramos que amamos a Dios, cuando obedecemos a Sus Mandamientos y no a los intereses egoístas de nuestra carne.

Debemos entender que antes de conocer a Dios todo lo hacíamos para nosotros, para nuestra familia; trabajábamos para tener un bienestar económico, para brindarle un futuro a nuestros hijos, para disfrutar de los placeres de esta vida, llámese vacaciones, ir al cine, al teatro, a bailar, realizar viajes, deleitarnos con alimentos, vestirnos con ropa costosas, tener lo último en tecnología (celulares, notebooks), autos 0 km., playa, música, juegos (bingo por ej.) y aún vicios (droga, alcohol). Y en esta vida la iglesia no estaba incluida y Dios ocupaba un lugar casi inexistente, y los actos de beneficencia solo los hacíamos a fin de engordar nuestra vanidad, lavar nuestras conciencias y sentirnos un poco “mas buenos”.

Hermanos amados es esta la vida que debemos perder, la que nosotros habíamos planificado, en la cual el centro de atención éramos nosotros y los nuestros. Ahora es necesario entender que en la vida del cristiano el centro es Dios y debemos tener en cuenta a la iglesia, a nuestros hermanos y a las almas perdidas; nuestros intereses egoístas deben desaparecer, para dar lugar a los intereses de Dios, en ello no hay lugar para la soberbia, la vanidad, el orgullo, la mezquindad; si no para el verdadero amor, aquel que proviene del Dios Altísimo, donde nuestro gran amor pasa a ser Dios, y así nuestros hermanos y las almas perdidas. Ya no debemos hacer obras de caridad para ser vistos, si no hacer la Obra de Dios, que se hace por amor y sin que mi mano izquierda sepa lo que da mi derecha, obedeciendo primeramente a los Mandamientos de Dios (diezmos, ofrendas, primicias y toda clase de ayuda a la iglesia y los hermanos); entendiendo que mi familia ya no son los que lo son según la carne y la sangre, si no todos aquellos que aman a Dios y hacen Su Voluntad.

Pues como dice el Señor, varón, mujer, de qué te aprovechará ganarte el mundo por medio de la fama y el dinero, si por esta causa perdieres tu alma; ya que ni todo el oro ni la plata del mundo te alcanzarán para pagar por la salvación de tu alma; solo la sangre de Cristo pudo pagar por ella. Ni las personas mas influyentes podrán librarte de la perdición eterna; SOLO LA SANGRE DE JESUCRISTO PUEDE SALVAR TU ALMA.

Hombre, mujer, es necesario perder esta vida que nosotros habíamos planeado conforme a nuestra sabiduría e intereses, renunciar a ella por causa de Jesucristo y del evangelio para de esta manera ganar la vida eterna.

RECUERDA HOMBRE Y MUJER DE DIOS: HASTA QUE NO DECIDAS RENUNCIAR A VIVIR CONFORME A TU VOLUNTAD, PARA EMPEZAR A VIVIR CONFORME A LA VOLUNTAD DIVINA TU VIDA SEGUIRÁ PERDIDA Y TU ALMA EN ALTO RIESGO DE PERDERSE. PARA SALVAR TU ALMA ES NECESARIO QUE RENUNCIES A TU VIDA POR AMOR A JESUCRISTO Y EL EVANGELIO Y QUE VIVAS COMO ÉL MANDA.

MORIR YO, PARA QUE VIVA ÉL EN MÍ. HAZLO Y VIVIRÁS.

SI TIENES VERDADEROS OÍDOS, OYE LO QUE EL SEÑOR TE DICE Y NO SEAS REBELDE A SU PALABRA. EL SEÑOR NOS BENDIGA AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR