Translate

viernes, 14 de febrero de 2014

PADECIENDO COMO CRISTIANOS

Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos; 33por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante. 34Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. 35No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 36porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
37 Porque aún un poquito,
Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.
38 Mas el justo vivirá por fe;
Y si retrocediere, no agradará a mi alma.
39Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

HEBREOS 10:32-39


Mis amados hermanos, no debemos olvidarnos que la Palabra de Dios siempre nos enseña que a causa de Jesucristo y del Evangelio es necesario que padezcamos; pero este padecimiento no es para muerte, si no para vida. Pues el mismo Jesucristo dijo, “el que pierda su vida por causa de mi y del evangelio, la ganará”.

Hermanos amados los padecimientos sobrevienen por dos causas fundamentales:

Antes de ser iluminados con la luz de Cristo, vivíamos conforme a la carne, mas después que Jesucristo resplandeció en nuestras vidas se hace necesario comenzar a vivir conforme al Espíritu, y esto por supuesto trae una batalla entre nuestra carne (cuerpo) y nuestro espíritu, trayendo un conflicto en nuestra alma que sufre por no poder hacer lo que quisiere. Y este proceso que es el cambio de dejar de vivir conforme a los rudimentos de la carne para vivir conforme a la guía del Espíritu es conflictivo y doloroso y nos provoca sufrimiento.

La segunda causa por la cual padecemos es por los que nos rodean, nuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros, que están acostumbrados a como éramos antes de conocer a Cristo, y a muchos de ellos no les agrada el cambio que se produce en nosotros cuando Jesucristo entra a habitar en nuestros corazones, y prefieren nuestra antigua forma de ser. Por esta causa muchos nos vituperan, nos critican, se enojan con nosotros, nos presionan, se burlan, y hasta se alejan de nosotros pretendiendo hacernos escoger entre Dios y ellos; lo cual suele traer mucha tribulación y dolor.

Y aún existe una tercera causa por la cual padecemos tribulación, y son las mismas tinieblas que procuran usar todos los medios anteriores y aún mas con la intención de separarnos de Jesucristo, pretendiendo que abandonemos a Dios, a la iglesia y a la obra; lo cual algunos lo hacen porque no pueden soportar la presión. Además pone delante nuestro muchos tropiezos a fin de cansarnos y hacernos desistir de perseverar en el Camino de Dios.

Aún como dice en el versículo 34 muchas veces también sufrimos el despojo de nuestros bienes, pues una de las estrategias de satanás es hacernos elegir entre lo material y Dios; de hecho muchos abandonan el Camino de Dios, a causa del amor al dinero, raíz de todos los males; es por esto que nuestro Señor siempre permitirá que seamos probados en esta área, pues es una de las principales causas por la cual muchos le fallan a Dios.

Mas a pesar de todo lo padecido es necesario soportar con paciencia para que llegado el tiempo recibamos la promesa de Salvación y las bendiciones que Dios preparó para nuestras vidas.

CONCLUYENDO, MIS AMADOS, ES NECESARIO HACER LA VOLUNTAD DE DIOS Y ESPERAR CON PACIENCIA SIN PERDER LA CONFIANZA EN EL SEÑOR, PARA LLEGAR A OBTENER LAS PROMESAS QUE HEMOS RECIBIDO POR MEDIO DE SU PALABRA; PUES MIS AMADOS HERMANOS SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS, POR TANTO ES NECESARIO QUE EL JUSTO VIVA POR FE.

IGLESIA AMADA, Y COMO DICE EL VERSÍCULO 39, EL QUE RETROCEDE LO HARÁ PARA PERDICIÓN, ASÍ QUE SI YA PUSISTE LA MANO EN EL ARADO NO MIRES HACIA ATRÁS PORQUE SERÁ PARA PERDICIÓN DE TU ALMA, MIRA HACIA ADELANTE, TOMA FUERZAS EN JESUCRISTO CADA DÍA Y CONSERVA FIRME TU FE PARA PRESERVACIÓN DE TU ALMA.

NO RETROCEDAS, ATRÁS SOLO ESTÁ LA MUERTE Y EL INFIERNO. DELANTE ESTÁ JESUCRISTO Y LA SALVACIÓN.

ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE Y JAMÁS, JAMÁS, JAMÁS MIRES HACIA ATRÁS. EL SEÑOR TE DARÁ CADA DÍA LAS FUERZAS NECESARIAS, CONFÍA EN ÉL Y ÉL TE AYUDARÁ.

LA PAZ DEL SEÑOR SEA CONTIGO SIEMPRE.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”. 

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR