Translate

miércoles, 15 de enero de 2014

OBEDECER A MEDIAS ¿ES OBEDECER?

18Y Jehová te envió en misión y dijo: Ve, destruye a los pecadores de Amalec, y hazles guerra hasta que los acabes. 19¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová? 20Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído a Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas. 21Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová tu Dios en Gilgal.

1 SAMUEL 15:18-21


Iglesia amada, muchas veces los hermanos y especialmente los nuevos creen que con obedecer a Dios en algunas cosas es suficiente, como creyó Saúl cuando dijo que él había hecho lo que Dios le mandó porque fue a la guerra y mató a los amalecitas; sin embargo no hizo todo lo que Dios le dijo, pues dejó vivo al rey Agag y parte del botín.

Mis hermanos amados esta actitud de Saúl no agradó a Dios, pues quiso justificar su desobediencia diciendo que el pueblo fue el que dejó esos animales para hacer sacrificios a Dios, recordando así el pecado de Adán cuando echó la culpa a Eva de su desobediencia, siendo injustificable esto, pues Dios había hablado con los dos; asimismo las palabras de Saúl no tenían justificación ya que el mismo Dios le dio a él las instrucciones específicas de lo que tenía que hacer.

Hermanos, Siervos de Cristo, esto nos enseña algo muy importante a nosotros, y es que es necesario oír la voz de Dios antes que la voz del pueblo; es el mismo Dios Altísimo quien gobierna la iglesia y no la voluntad del pueblo, y Dios no nos justificará si ponemos al pueblo por excusa de las desobediencias a sus órdenes, ya que nuestro Padre Celestial nos habla directamente a nosotros.

Por otra parte nosotros los Siervos debemos ser mucho mas cuidadosos todavía, pues debemos ser ejemplo para los hermanos en Obediencia, en Santidad y en todo lo que hace a la Palabra de Dios; es por esto mismo que Saúl fue desechado como rey; que no seamos nosotros desechados como Siervos por seguir su ejemplo de hacer parte de lo que Dios manda y parte de lo que me parece a mí o al pueblo que dirijo.

De todos modos, mis hermanos, mas allá de lo que hagan sus Siervos, hoy Ustedes quedan avisados de que la OBEDIENCIA PARCIAL ES IGUAL A DESOBEDIENCIA; si queremos recibir las bendiciones de la Obediencia es necesario Obedecer a toda la Palabra de Dios; solo la Obediencia total es igual a Obediencia. A partir que Usted leyó este mensaje ya no podrá justificarse en que su Pastor no le enseñó, o en que él no lo hace. Ni la ignorancia, ni el mal ejemplo son justificación delante del Señor.

Mi hermano amado, si Usted desobedeció a la manera de Saúl, no haga como él tratando de justificarse delante de Dios alegando que si obedeció; mas bien reconozca su error, pida perdón a Dios y prometa no volver a hacerlo; esto es lo que agrada a Dios, EL VALIENTE QUE RECONOCE SUS CULPAS y que se arrepiente de corazón sincero con el firme propósito de no volver a hacerlo mas.

La Palabra de Dios nos confirma que la obediencia parcial es contada como desobediencia a través de los siguientes versículos:

10Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. 11Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. 12Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.
SANTIAGO 2:10-12

SI SOMOS LIBRES DEMOSTREMOS NUESTRA LIBERTAD Y NUESTRO AMOR A DIOS CUMPLIENDO CON TODOS SUS MANDAMIENTOS, YA NO POR TEMOR, YA NO POR LEY, SINO POR AMOR. Y RECORDEMOS QUE SI TRANSGREDIMOS UN MANDAMIENTO SOMOS RESPONSABLES DE TODOS.


¡AH! LA CARTA DE SANTIAGO ES DEL NUEVO TESTAMENTO.

DIOS NOS BENDIGA Y DE ENTENDIMIENTO A LOS QUE LO PERDIERON.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR