Translate

domingo, 26 de enero de 2014

CRISTO TE HIZO LIBRE, NO TE ESCLAVICES

1Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
GÁLATAS 5:1


Mis amados hermanos, ciertamente, a todos nosotros Jesucristo nos hizo libres de la esclavitud del pecado al que cada uno estaba atado antes de conocer a nuestro Señor y Salvador.

Iglesia amada cuando llegamos al Camino del Señor alguna atadura había en nuestras vidas, ya sea la droga, el alcoholismo, la falta de perdón, la enfermedad, la amargura, la tristeza, la mentira, el engaño, la delincuencia, la prostitución, la hipocresía, la soberbia, el orgullo, la vanidad, el dolor, el sufrimiento, los juegos de azar, el adulterio, la ira, la contienda, en fin; estábamos atados a varias formas de pecado de las cuales, aunque quizás queríamos, no podíamos desprender, sin embargo cuando Jesucristo llegó a nuestras vidas nos hizo libres de todas esas formas de esclavitud a las que estábamos sometidos. Dios nos hizo libres porque quisimos y de lo que quisimos, porque nadie es libre si no quiere, ya que nuestro Señor no obliga, si no que ÉL actúa conforme a nuestra voluntad.

Mi amada iglesia hay algo importante que debemos entender, Jesucristo nos libertó, pero es nuestra tarea mantenernos en esa libertad y no volver al yugo de esclavitud. Recordemos que Dios hizo libre al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, pero ellos no quisieron vivir en esa libertad, a pesar de las maravillas que Dios hizo con su brazo fuerte y extendido, ellos preferían volver a la esclavitud, tanto así que desecharon al Dios Todopoderoso y lo cambiaron por la imagen de un becerro de oro porque no tuvieron paciencia para esperar en el Señor.

1Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.

ÉXODO 32:1

Mis hermanos, muchos hicieron igual que el pueblo de Israel, por causa de su falta de Amor y Obediencia a Dios prefirieron volver a la antigua vida de la que habían sido libertados; y hoy los vemos destruidos y sumergidos en la inmundicia del mundo, y esto lo decimos con gran dolor en nuestro corazón, ellos están tan mal que son incapaces de esforzarse por volver a Cristo; porque, como dice la Palabra de Dios, han sido alcanzados por siete demonios peores que el que tenían antes.

43Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. 44Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. 45Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.
MATEO 12:43-45

Hermano amado mantente firme en la libertad que Jesucristo te dio, no vuelvas al yugo de esclavitud del cual ÉL te libertó. Y esto, amados hermanos, se logra congregando, orando y Obedeciendo a todo lo que me enseña Dios a través de la Biblia y de mis Pastores; dejando lo que a Dios no le agrada y haciendo lo que ÉL nos manda. La Obediencia absoluta a Dios es la forma de permanecer en su libertad y no arriesgarnos a volver atrás.

Cuando te apartas del Camino de Dios es muy difícil volver, porque satanás te pondrá cuerdas mas poderosas, y tiene derecho a hacerlo porque tu desobediencia le da derechos a él sobre tu vida, y estas ataduras serán mas difíciles de vencer que la primera vez.

Y ¿sabes qué? Los que se rebelan contra Dios corren el riesgo de perecer en el desierto como le pasó a la mayoría del pueblo de Israel cuando salieron de Egipto que nunca llegaron a ver la tierra prometida.

RECUERDA, DIOS TE LIBERÓ, PERO LLEGAR A LA TIERRA PROMETIDA DEPENDE DE TU OBEDIENCIA AL SEÑOR JESUCRISTO. LA VERDADERA LIBERTAD LA ALCANZAMOS CUANDO LOGRAMOS AMAR A DIOS, A LA IGLESIA, A LOS HERMANOS Y A CUMPLIR LOS MANDAMIENTOS DE DIOS POR AMOR Y NO POR OBLIGACIÓN.

CON LA OBEDIENCIA ALCANZAMOS LA TIERRA PROMETIDA, QUE ES LA PAZ DE CRISTO EN NUESTRO CORAZÓN Y UNA VIDA BENDECIDA. CON LA OBEDIENCIA A DIOS LLEGAREMOS A LA TIERRA PROMETIDA CELESTIAL QUE ES EL REINO DE DIOS.


RECUERDE: SER LIBRES DE LA ESCLAVITUD DEL PECADO NO SIGNIFICA SER SALVOS. MUCHOS FUERON LIBERADOS, PERO POCOS PERMANECEN EN ESA LIBERTAD HASTA EL FIN PARA ASÍ ALCANZAR LA VERDADERA LIBERTAD, QUE ES LA SALVACIÓN DEL ALMA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9) 

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR