Translate

jueves, 7 de noviembre de 2013

LA ENVIDIA

Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo? Porque sabía que por envidia le habían entregado.

MATEO 27:17-18


Amada iglesia, la Palabra de Dios nos enseña, y un cristiano nunca puede ignorar, que la vida de Cristo, relatada en los evangelios, es el ejemplo que debemos seguir, y que debemos "andar como el anduvo"; también nos dice nuestro Señor que si el mundo nos aborrece no temamos pues a Él le aborrecieron primero.
En el pasaje de hoy vemos claramente cual fue la causa principal por la que buscaron la muerte de nuestro Señor Jesús: LA ENVIDIA.
 
Cruel es la ira, e impetuoso el furor;
Mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?
PROVERBIOS 27:4
La gente del mundo desconoce lo espiritual y las leyes que lo gobiernan, y no saben, ni entienden que los pensamientos y las palabras aun movilizan demonios, pues ya dice la Biblia que la Palabra tiene poder, además de las acciones que conllevan en ciertos casos, los malos pensamientos y las malas conversaciones. Por algo ya el Señor Jesús nos enseñó en su Palabra, por ejemplo que quien tiene pensamientos de deseo hacia una mujer ya adulteró con ella en su corazón, lo cual es pecado, pues muchas veces ciertas cosas no llegan a la acción o al hecho porque hay cosas que lo frenan.
En el caso de nuestro Señor Jesucristo, la envidia logró que quisieran matar a aquel que había hecho solo bien, soltando al mismo tiempo a un asesino; y observen que fueron los principales sacerdortes y los ancianos, o sea la gente en ese momento "se supone" mas sabia, pero tan solo en la letra y no en su espíritu y en su corazón, pues sino jamas la envidia los hubiese heho que crucificarán al Hijo de Dios, al dador de la vida.
Hoy se sigue viviendo esa misma envidia en el mundo y dentro del "pueblo de Dios". El mundo cree que la envidia se batalla con orgullo y soberbia, o con mentiras, como una cinta roja atada lo cual nada es.
La Palabra de Dios nos enseña como debemos batallar para que no seamos nosotros usados por la envidia ni tampoco ser presas de la envidia de otros; y esto se logra mediante una vida de Obediencia y humildad, y mas específicamente una vida gobernada por el Amor del Espíritu y no por sentimientos del corazón, los cuales son engañosos y los encargados de hacernos caer en pecado.
Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.
MARCOS 7:21-23
Si bien no significa que no padezcamos a causa de la envidia de otros, pues Jesucristo fue perfecto en Obediencia y en todo y sin embargo fue muerto (pero luego resucitó), aunque con propósito; de la misma manera nosotros padeceremos ciertas circunstancias difíciles por ella, mas también con un propósito.

Muchas son las aflicciones del justo,
Pero de todas ellas le librará Jehová.
SALMOS 34:19
Como por ejemplo la vida de José, el cual fue vendido por sus hermanos a causa de la envidia:
4Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. 5Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros. 6Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega. 7Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. 8Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.                        
GÉNESIS 45:4-8
 
AMADA IGLESIA, LA ENVIDIA, COMO TODAS LAS OTRAS ARTIMAÑAS DE SATANÁS PARA LOGRAR NUESTRA PERDICIÓN COMO LA DE LOS DEMÁS SON SUTILEZAS, DE LAS CUALES NO EXISTE FUERTE NI SABIO, NI INTELIGENTE QUE PUEDA ESCAPAR DE ELLAS, SINO SOLO AQUEL QUE OBEDECE A TODA LA PALABRA DE DIOS SERÁ LIBRADO POR NUESTRO SEÑOR.
 
EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR, OIGA LO QUE
EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.
 
 
 
MINISTROS PASTORES YOZZIA WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR