Translate

sábado, 12 de octubre de 2013

CUIDA LA BENDICIÓN QUE DIOS TE DIO

9Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, 10y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová. 11Y dijo Jehová a Salomón: Por cuanto ha habido esto en ti, y no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé, romperé de ti el reino, y lo entregaré a tu siervo. 12Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu padre; lo romperé de la mano de tu hijo. 13Pero no romperé todo el reino, sino que daré una tribu a tu hijo, por amor a David mi siervo, y por amor a Jerusalén, la cual yo he elegido.
1 REYES 11:9-13



Mis amados hermanos los que conocemos la Palabra de Dios, sabemos que el rey David dejó una gran Bendición para su descendencia, porque aunque cometió muchos errores nunca se apartó tras otros dioses y cada vez que era amonestado de parte de Dios aceptaba la disciplina del Señor y se arrepentía sinceramente y se humillaba delante del Dios Altísimo.

El rey Salomón su hijo fue escogido por Dios para heredar el trono y este rey recibió de parte de nuestro Dios bendiciones de sabiduría y riquezas y gloria mas que cualquiera de los reyes de su época. Solo que no permaneció en esa obediencia, sino que lamentablemente en contra de la voluntad de Dios tomó esposas extranjeras, a las cuales en su vejez le hizo estatuas de los dioses que ellas adoraban y terminó el mismo cayendo en apostasía, apartado de la Gracia del Dios Altísimo.

Mis hermanos amados, por amor a David Dios tuvo ciertas misericordias con Salomón, pero inevitablemente los hechos de Salomón trajeron consecuencias como la división del reino de Israel y no dejó bendición para su descendencia, sino todo lo contrario.

El Señor nos enseña a través de esta historia que no debemos descuidar la bendición que Dios nos dio, muchos descansan en las oraciones del Pastor, o de los familiares o vecinos o amigos que van a la iglesia; pero hermanos amados no es esta la voluntad de Dios, si bien debemos orar los unos por los otros, pero no dejar todo a cargo de otros como acto de vagancia espiritual.

Podemos ser partícipes de las bendiciones de nuestros hermanos, y nuestros pastores; pero la Salvación es personal, no olvide esto jamás; solo en Jesucristo hay Salvación, cuando nosotros perseveramos en Obediencia y Fe hasta el final.

Mis hermanos amados, Dios quizás les concedió muchas bendiciones en su vida como lo hizo con Salomón, pero si no nos conservamos en Obediencia y Fe hasta el fin, podemos al igual que este rey caer en apostasía y aunque sea al final de nuestros días y a pesar de que hayamos hecho muchas obras buenas en nuestras vidas, no serán contadas si al final apostatamos de la Fe en el Dios Altísimo.

No te quedes recordando la gloria pasada y las bendiciones y los milagros que recibiste de parte del Señor, vuélvete a ÉL de todo corazón, que se encienda el fuego que alguna vez hubo en ti hacia el Señor y su Obra, que esa llamita que había quedado, recobre la fuerza del primer Amor.

Mis amados hermanos no pierda como Salomón todo lo que el Señor le dio por dejarse llevar por los demás, la Salvación es personal. No baje los brazos, no se aparte a diestra ni a siniestra de la Palabra de Dios, de sus Mandamientos, una sola desobediencia le puede hacer perder todo lo que hasta ahora vino sembrando en la Obra de Dios. No permita que nada, ni nadie le aparte del Camino del Señor, de la Obediencia a Su Palabra, de la Santidad, sin la cual nadie le verá.

AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, DIOS NOS AMA TANTO QUE DIO A SU HIJO JESUCRISTO PARA REDIMIR NUESTRAS ALMAS, PERO NO SE OLVIDE QUE DIOS ES JUSTO, Y QUE LA OBEDIENCIA DE LOS QUE NOS AMAN NOS HEREDAN BENDICIONES, PERO SI NOSOTROS NO PERMANECEMOS EN ESA OBEDIENCIA PODEMOS PERDERLO TODO, AÚN LA SALVACIÓN DE NUESTRAS ALMAS. ¡CUÍDALA! NO TENEMOS DOS ALMAS, SOLO UNA Y VALE LA PENA LUCHAR EN CONTRA DE LAS TENTACIONES Y RENUNCIAR A TODO LO QUE A DIOS NO LE AGRADA PARA NO PERDER LA SALVACIÓN QUE JESUCRISTO NOS REGALÓ.


"EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR