Translate

jueves, 26 de septiembre de 2013

OBEDECER NO ES UN SENTIMIENTO

15Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, 16y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
GÉNESIS 22:15-18


Creo que este es uno de los pasajes bíblicos mas impactantes referentes a la Obediencia al Dios Altísimo, pues para un cristiano después de Dios lo mas valioso que tiene en esta tierra son sus hijos.

Si hablamos de los sentimientos que moran en nuestra carne, hermanos amados, todo ser humano correcto, el sentimiento mas sublime y poderoso que tiene es el Amor hacia sus hijos.

Nótese, que no había nada mas valioso que Dios le pudiese pedir a Abraham, que su hijo Isaac, el hijo de la promesa, el hijo de su amada esposa Sara, el que estuvo esperando por años.

Sin embargo, si Usted lee el capítulo 22 desde el comienzo, podrá leer que cuando Dios le pide a Abraham que sacrifique a su único hijo, él en ningún momento le cuestiona a Dios esta petición. No le dice porque le pide el único hijo que le dio después de tantos años de espera, no le dice nada en absoluto, simplemente obedeció y diligentemente, es decir rápido; como dice en la Biblia, que muy de mañana emprendió su viaje a la tierra de Moriah, donde debía, conforme a la petición de Dios, ofrecer a su único hijo Isaac en holocausto.

Mentiras son aquellas que a veces vemos en película, donde muestran a Abraham quejándose contra Dios, por haberle pedido su único hijo. Abraham, nunca le cuestionó a Dios tal petición, sino que respondió con Obediencia absoluta, es por ello que es llamado hasta hoy "El Padre de la Fe". Cualquier duda de lo que digo, lea el capítulo 22 completo y verá con sus propios ojos lo que le escribo hoy.

Hermanos amados, si queremos ser hijos de Abraham en la Fe, debemos imitar su Obediencia, la cual fue por FE. Abraham no se dejó llevar por sus sentimientos de Padre, no dejó que su Amor por Isaac fuese un obstáculo para obedecer a la Voluntad de Dios, ni siquiera le puso un pero o un por qué.

Como dice el título, la Obediencia no es un Sentimiento, si siento obedezco, si no, no lo hago. Y no solo eso sino que la Obediencia está por sobre todos los sentimientos, en ello demostramos el verdadero Amor a nuestro Dios, cuando Obedecemos a todos sus Mandamientos, aunque estos contradigan nuestros mas profundos sentimientos.

La verdadera Obediencia es por Amor a Dios y esto es por Fe a su Palabra. El que tiene Fe y Amor hacia Dios, lo demuestra Obedeciendo a toda su Voluntad, me guste o no me guste. Mi voluntad y mis deseos mueren para dar lugar a Su Voluntad y Sus Mandamientos.

Leamos en Juan 14:21-24 que confirma lo antes escrito.
 
21El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.
 
 
A lo largo de mi camino en Cristo he observado que los sentimientos de la carne han sido y son uno de los principales obstáculos para la Obediencia a la Palabra de Dios. Debemos amar a nuestra familia, porque así le agrada a Dios, pero nunca, nunca los sentimientos hacia ellos o hacia otros deben estar primero que nuestro Amor hacia Dios. Nada, ni nadie deben estar antes que Dios. Si obedecemos al igual que Abraham nunca vamos a perder, porque Dios prueba nuestra Obediencia para bendecirnos, no para destruirnos.

Lea bien y verá todas las bendiciones que recibió Abraham y su descendencia después de ser probado. ¿Por qué? dijo Dios: "POR CUANTO ODEBECISTE A MI VOZ".


IGLESIA AMADA SI HEMOS MUERTO A LOS DESEOS DE NUESTRA CARNE, TAMBIÉN DEBEMOS MORIR A LOS SENTIMIENTOS QUE MORAN EN ELLA PARA DARLE LUGAR AL AMOR DE DIOS.

IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO RECUERDE ESTAS PALABRAS Y PÓNGALAS POR OBRA PARA SER UN VERDADERO HIJO DEL DIOS ALTÍSIMO. AMAR A DIOS ES OBEDECERLE. TENER FE ES OBEDECER. CONCLUYENDO LA OBEDIENCIA ES LA DEMOSTRACIÓN MAS GRANDE DE FE Y AMOR HACIA NUESTRO DIOS.


"EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR QUE OIGA Y EL QUE AMA A DIOS OBEDEZCA"


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR