Translate

jueves, 5 de septiembre de 2013

"LIMPIEMOS NUESTRO CORAZÓN Y NUESTRO HOGAR"

3Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos.
1 SAMUEL 7:3


Mis hermanos amados nuestro Dios nos hace promesas, pero también nos pide que hagamos cosas nosotros para poder acceder a esas bendiciones. Fíjese Usted que Dios promete liberación a cambio de quitar los dioses ajenos y de preparar nuestro corazón para servirle sólo a ÉL.

Pero ¿Qué quiere decir "quitar los dioses ajenos"?; mis hermanos amados esto no solo se refiere a despojarse de las imágenes que representen dioses extraños o los llamados santos por otras religiones; también hace referencia a despojarnos materialmente de todo aquello que para nosotros sea causa de adoración o que amemos mas que a Dios, como por ejemplo los posters de los considerados ídolos de la música, del deporte, actores; o hay quienes son amantes de los perfumes, los cosméticos; y otras cosas similares. Es necesario despojarse primeramente de todo lo que sea tropiezo para nuestras vidas, en cuanto a objetos se refiere; pero también es importante despojarse de toda idolatría que haya en nuestro corazón.

Si primero no limpiamos el corazón de todas las mundanalidades que hemos aprendido en el mundo, de los deseos pecaminosos y demostramos estos cambios con hechos, es imposible que podamos preparar el corazón para servirle a Dios; si primero no nos limpiamos de los deseos de nuestra carne, no podremos incorporar las cosas del espíritu en nosotros. Si esto no se produce primero, nuestro corazón no estará preparado para servirle sólo a Dios.

Iglesia amada de Jesucristo entre las cosas del Espíritu que debemos incorporar a nuestras vidas si queremos ser bendecidos por Dios, está la Fe, sin la cual es imposible agradarle, ni recibir nada de ÉL; debemos aprender a amarlo por sobre todo, a ser fieles, humildes y obedientes a su Palabra. Hermanos, si logramos que se produzca este cambio en nuestro corazón, recibiremos las promesas de Dios en nuestras vidas, pero lo mas importante, recibiremos la Salvación de nuestras almas que es la bendición mas grande que podamos recibir de parte de nuestro Dios Altísimo.

Hermanos amados, cuando recibimos a Jesucristo en nuestro corazón y le aceptamos como Señor y Salvador y nos dispusimos realmente de todo corazón a Obedecerle, ÉL nos hizo libres de la esclavitud del pecado y de la muerte. No regresemos nunca mas a esa esclavitud, como ocurría con el pueblo de Israel por ejemplo en el tiempo de los jueces, que eran libertados y luego se apartaban de Dios y volvían a ser esclavos. Mis hermanos amados conservemos esa libertad, que Jesucristo pagó con su sangre, no menospreciemos la sangre preciosa de nuestro Señor; sino honremos con nuestra Obediencia y Fidelidad el sacrificio de nuestro amado Salvador. Limpiemos todos los días nuestro corazón hasta que el Señor nos lleve y sirvámoslo a ÉL y solo a ÉL con todo nuestro Ser. Dios nos ama.

Dios bendiga siempre a su Amada Iglesia. Paz a todos.


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR