Translate

domingo, 22 de septiembre de 2013

LA GRACIA NOS ENSEÑA A RENUNCIAR A LOS DESEOS MUNDANOS

11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
TITO 2:11-14


Mis hermanos amados, ciertamente la gracia de Dios se manifestó a todos los hombres para salvación; pero como dice en el versículo 12 es necesario entender que para vivir bajo esa gracia debemos renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos.

La gracia no se manifestó para que el hombre haga lo que se le de la gana o continúe viviendo de la misma manera que lo hacía antes de conocer a Cristo; porque Dios no es un Dios que justifique el libertinaje, ni que transgreda sus propias leyes. Dios es un Dios Justo que en su Amor y Misericordia nos dio una salida sabiendo que en la carne nadie podía cumplir con todas sus leyes, por tanto ser salvos por cumplir con toda la ley era imposible. Es por esta razón que envió a su Hijo, quien en su sangre pagó el precio por la redención de nuestras almas y cuando regresó con el Padre nos dejó su Espíritu Santo, quien nos fortalece para vencer la debilidad de la carne y poder obedecer a los Mandamientos del Dios Altísimo.

En estos últimos tiempos el engaño dentro de la iglesia ha crecido grandemente, cumpliéndose la Palabra dicha por nuestro Señor Jesucristo, cuando dijo que la señal de los últimos tiempos era el "Engaño", "Mirad que nadie os engañe", esas fueron sus Palabras.

Solo el estar llenos del Espíritu Santo, en Obediencia a Dios es como podremos ser librados de los engañadores; sabiéndonos alumnos y no maestros; siendo humildes y reconociendo nuestras debilidades.

Estos engañadores a los que antes nos hemos referido, no enseñan que debemos renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos; todo lo contrario, alientan e incentivan a los hermanos a tomar la Gracia como ocasión para el libertinaje, como un comodín que te permite vivir como quieras, sin necesidad de cambiar, sin respetar las leyes y los Mandamientos de Dios, como si esto fuera malo y digno de ser desechado.

14Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. 15Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. 16Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. ROMANOS 7:14-16

La Biblia nos enseña que la Ley es Buena, es Espiritual, solo que imperfecta porque no podía dar vida; es por eso que se añadió la Gracia que si da vida; pero sin desechar la Ley; lo que cambia, lo que esta pronto a desaparecer es el Antiguo Pacto, seamos entendidos y no confundidos por nuestras concupiscencias que buscan justificar los malos deseos que habitan en nuestra carne. Jesucristo dio su vida, nosotros debemos ser capaces de renunciar a nosotros mismos por Amor a ÉL y para no perder la Salvación que nos regaló.

Hermanos amados, Jesucristo se dio a si mismo para purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. ¿Hay pureza y buenas obras en el mundo? No, hermanos amados, definitivamente no; porque el que no tiene a Cristo nada bueno puede hacer; en el mundo solo hay vanidad, orgullo y vanagloria, esos son los fundamentos de las buenas obras del mundo; no el Amor puro y desinteresado que solo el que tiene a Jesucristo en su corazón conoce.

Muchos profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan. Una verdadera conversión, debe ser desde adentro hacia afuera; se manifiesta en todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo; el resto son solo argumentos de los esclavos de satanás y de los rebeldes para justificarse y no renunciar a los deseos mundanos que moran en su corazón. Los hijos de desobediencia no entran en el Reino de los cielos.

IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO, SEAMOS SENSATOS Y ENTENDIDOS, PODEMOS ENGAÑARNOS A NOSOTROS MISMOS Y A LOS DEMÁS; PERO NO SOMOS NOSOTROS LOS QUE NOS JUSTIFICAREMOS PARA ENTRAR AL REINO DE DIOS, ES JESUCRISTO; Y NO OLVIDEMOS QUE LA BIBLIA DICE QUE MUCHOS LE DIRÁN QUE LO CONOCEN Y ÉL DIRÁ "NO OS CONOZCO, APARTAOS DE MÍ, HACEDORES DE MALDAD". PROCUREMOS CONOCER Y HACER LA VERDAD PARA SER LIBRES VERDADERAMENTE Y NO PERDER LA SALVACIÓN DE NUESTRAS ALMAS. DIOS NOS BENDIGA.


"EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR QUE OIGA"



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR