Translate

jueves, 12 de septiembre de 2013

DESORDENADA Y VACÍA

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
GÉNESIS 1:1-2


Amados del Señor, quiero que presten especial atención a estos versículos que son los primeros de la Biblia, pues hay mucha Palabra de Dios en ellos para nosotros, muchísima bendición de Dios si las tomamos para nuestras vidas acomodándonos a la perfecta Voluntad del Creador.

Dios es amor, e hizo toda su creación en amor; dio a su Hijo unigénito a morir por nosotros por amor; por lo tanto todo lo que Dios quiere para nosotros es bendición y que VIVAMOS EN AMOR. Cuando la bendición no llega a nuestra vida, o se retrasa, tiene una razón de ser. Algunas veces es por pruebas de Dios, algunas por disciplina del Señor, y otras por nuestras rebeldías y falta de entendimiento.

Pero hay algo fundamental para que la bendición de Dios repose sobre nosotros todo el tiempo y en todo momento, esto es, el VIVIR CONFORME AL ORDEN QUE DIOS ESTABLECIÓ.

Hoy en día satanás, y desde el principio, se ha encargado de transgredir el orden de Dios en nosotros, aun en los hijos de Dios, contaminados y engañados por la sociedad moderna.

Hoy en día satanás está usando distintos métodos para la destrucción del pueblo de Dios, para quitar el afecto natural de las personas y el amor demostrado el cual nos hace ser hijos de Dios. Entre esas sutilezas destructivas del enemigo están:

  • Se le da mas importancia y tiempo al trabajo, al bienestar económico que al amor de familia (en lo cual hay vanidad, no hay amor, y hay falta de sabiduría)
  • Se le da mas importancia y tiempo al conocimiento terrenal que al espiritual
  • Se le da mas importancia y tiempo al trabajo terrenal que al trabajo por las almas
  • Se está viviendo un religiosísimo que intenta suplantar el afecto y el amor demostrado, de Dios en nosotros, hacia todos, primero a los de la casa y luego a los de fuera.
  • Se está durmiendo espiritualmente y no se está "velando y orando", como lo expresa la parábola de las "Diez Vírgenes".
  • Se le da mas tiempo a las cosas del mundo que a las cosas de Dios.
  • Se está viviendo un tiempo de orgullo y rebeldía que no deja que Dios pueda completar su obra en cada alma.
  • Muchas iglesias se están guiando mas por tradiciones, costumbres y mandamientos de hombres, que por el Espíritu de Dios y Su Palabra.
  • No se está buscando, ni dando, ni obedeciendo a, la ministración pastoral personal, para cada alma del rebaño, en las iglesias; y así muchos hermanos continúan con los mismos problemas durante toda su vida y los traspasan a su descendencia, multiplicados, a causa de rebeldías que permanecen en lo oculto, donde el enemigo gobierna.

Dice este pasaje de la Biblia, que cuando la tierra estaba desordenada y vacía el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Nosotros somos tierra; NO PUEDE HABITAR PLENAMENTE DIOS EN NUESTRAS VIDAS EN TODO MOMENTO Y HACER DESCENDER LA BENDICIÓN SOBRE NOSOTROS SI NO ESTAMOS EN ORDEN EN TODOS LOS ASPECTOS DE NUESTRA VIDA Y BUSCANDO LA LLENURA DE SU SANTO ESPÍRITU.

Cuando llegamos al camino de Dios, Él empieza a ordenarnos y llenarnos con su presencia; pero muchas veces pasamos años en el Camino y no nos ordenamos en ciertos aspectos de nuestra vida, no nos sacamos ciertas cosas del pasado, y esto hace que la plenitud de la bendición de Dios no pueda manifestarse en nuestras vidas y en nuestros hogares, y además, de esta manera, le dejamos abiertas ventanas a satanás por donde pueda meterse a perturbar nuestras vidas y nuestra paz, y la de los que nos rodean.
 

Amado, amada, no le ponga frenos a la obra de Dios en su vida y en su familia; Su obra debe ser completa en nuestras vidas; debemos entregarle TODO nuestro corazón y nuestras obras a Dios, y no solo el noventa y nueve o el noventa por ciento.

Cuando hacemos lo contrario, o no demostramos nuestra FE a Dios con nuestra obediencia y humildad, le estamos llamando mentiroso a Dios.

NO TEMA amado y amada de Dios, si usted predispone el cien por ciento de su vida a la obediencia al orden de Dios, las bendiciones de Dios le alcanzarán, y estará guardando su alma y la de toda su familia para Salvación.

 
EL QUE TIENE OÍDOS PARA OIR, OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS


DIOS LE AMA Y QUIERE QUE VIVA EN SU AMOR, OBEDIENCIA Y ORDEN PARA QUE LA BENDICIÓN REPOSE EN SU VIDA Y HOGAR.
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR