Translate

lunes, 30 de septiembre de 2013

BUENO LE ES AL HOMBRE LLEVAR EL YUGO DESDE SU JUVENTUD

Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.
Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová.
Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud.

Que se siente solo y calle, porque es Dios quien se lo impuso;
Ponga su boca en el polvo, por si aún hay esperanza;
Dé la mejilla al que le hiere, y sea colmado de afrentas.

Porque el Señor no desecha para siempre;
Antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus
misericordias;
Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.
 
LAMENTACIONES 3:25-33



Muchos, o mas claramente, las personas que no conocen a Dios, justamente no le pueden conocer, ni pueden entender lo que la Biblia dice, porque primero no aceptan que hay un Dios superior al que se le debe obediencia, el cual nos creó y no nosotros a nosotros mismos, y de esta manera comprender que la Biblia es la Palabra de Dios, la cual nos guía a la vida.
Así también muchos "cristianos" no creen, obedeciendo por completo a toda la Palabra de Dios, porque primero buscan entender para luego obedecer, cuando la misma la Biblia nos enseña que debemos obedecer para luego entender, como así también, debemos creer para luego ver, pues eso es la FE.
¿Leyó este precioso pasaje? Pues tal vez todavía no lo llegue a comprender, pero solo debemos comprender que todo lo que Dios permite que nos suceda, si nosotros le amamos sinceramente, es para nuestra bendición, como por ejemplo el padecer aflicciones desde nuestra juventud.
Podría, tal vez, resultar largo explicar todo este pasaje, sin embargo, para entenderlo de la mejor manera, simplemente tomemos, como siempre debemos hacerlo, el ejemplo de la vida de nuestro Señor Jesucristo cuando estuvo en carne en esta tierra, relatado por los Evangelios. Él, Jesucristo, siendo rico, siendo Dios, se hizo pobre, se humilló a ser hombre, para dar la vida por nosotros, los cuales éramos sus enemigos a causa del pecado; y Él fue obediente conforme a los planes de Dios, y lo fue hasta la muerte y muerte de cruz, siendo santo y sin pecado. Vino a padecer para que nosotros fuésemos bendecidos, vino a sufrir para que nosotros nos gozáramos, y cuando parecía que era vencido estaba logrando la mayor victoria para la humanidad. Así también todos los padecimientos que nos toque enfrentar son para bendición de muchos; cuanto mas grandes sean nuestras batallas mas grandes serán nuestras victorias.

Veamos los siguientes pasajes:

"Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová."
SALMOS 34:19


"En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos."
1 JUAN 3:16


El príncipe de este mundo es satanás, por lo tanto y como dice la Palabra (JUAN 15:18-26), el mundo nos aborrecerá si nosotros nos comportamos como hijos de Dios. Mas no debemos desmayar por los padecimientos, y de esta manera: Poniendo nuestra mirada en la victoria que está delante y no en los padecimientos de ahora, pues así mismo lo hizo nuestro Señor.

Si Dios le ha escogido a usted, o usted tiene el deseo de ser canal de bendición para muchas almas, debe saber que satanás intentará destruirle; mas Dios es fiel para sostenernos hasta el fin.

Así que, cuantos mas padecimientos tenga usted por causa de Cristo, mas debe gozarse. Eso si, diferéncielos de los padecimientos por rebeldía y por disciplina de Dios, de las cuales debemos todos aprender, pues nuestras equivocaciones ayudan a desechar nuestro orgullo.

DIOS LE BENDIGA; ACEPTE LA PALABRA DE DIOS TAL CUAL ESTÁ ESCRITA, PUES VIENE DE ÉL, Y EN ÉL NO HAY ERROR NI SOMBRA DE VARIACIÓN. NUESTRO DIOS ES AMOR Y NOS ENSEÑA A GUIARNOS A TRAVÉS DE ESE AMOR EN TODAS LAS AREAS DE NUESTRA VIDA, Y NO DEJARNOS GOBERNAR POR LOS SENTIMIENTOS DE NUESTRA CARNE, LA CUAL BATALLA CONTRA EL ESPÍRITU DE DIOS. CRÉALE A DIOS Y NO A SU CORAZÓN NI A SU MENTE NI A SU CUERPO. MAS COMO DICE LA PALABRA, SI VIVIMOS CONFORME AL ESPÍRITU NOSOTROS TENEMOS LA MENTE DE CRISTO.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR